Sociedad

En Guernica también peleamos por la salud

Trabajadores de salud y estudiantes de profesiones afines se solidarizan con la toma de Guernica y atienden a decenas de familias y niños en la Posta Sanitaria.

Pablo Minini

@MininiPablo

Sofía Salce

Universidad Nacional de Lanús

Domingo 4 de octubre | 21:05

Ubicada en el barrio La Unión dentro de la toma de terrenos de Guernica funciona la Posta Sanitaria puesta en pie por los mismos vecinos.
Este sábado 3 de octubre se realizó una jornada de atención donde el Equipo Interdisciplinario de Salud conformado por distintas agrupaciones solidarias, se puso a disposición de las familias.

El sábado fue un día de sol y viento, de esos que secan la tierra luego de las lluvias de la semana pasada, de esos que vuelan chapas. De esos que limpian el aire pero que también dan mucho frío.

"Nosotros nos quedamos acá para cuidar el lugar, pero si hace mucho frío o llueve tenemos que irnos, por el nene", nos cuenta una vecina desde la entrada a su casita. Ella se acerca a la posta para que un pediatra revise a su hijo de tres años. Es una de las tantas mujeres y familias que se acercan a la posta cuando se entera de que "los médicos están atendiendo".

Médicos, enfermeros y enfermeras, psicólogos y psicólogas, trabajadores sociales, estudiantes de medicina, enfermería y más carreras afines a salud fueron a la posta sanitaria en una jornada para conocer el barrio, caminar las callecitas y visitar a los vecinos. Para atender los dolores y las manos lastimadas y también para charlar y acompañar.

"Yo estoy acá para sostener la toma, pero mi hijo está con su abuela, porque estos días hizo mucho frío y no quiero que se enferme", nos cuenta una vecina. Otra vecina se acerca y nos dice que ella es asmática y que los médicos siempre le dieron medicación para que pueda respirar mejor, pero que las condiciones de vida son duras y no ayudan. Le preguntamos si empeoró su condición durante la toma y nos dice que no, que toda su vida vivió en lugares precarios y que eso no la ayuda.

Estos testimonios son el fiel relato de lo que escuchamos en cada historia: años de una salud pública vaciada que no da respuestas a las y los más pobres. Y confirma lo que vemos trabajando en salud pública en el Conurbano todos los días: una salud de calidad para unos pocos y para millones un sistema sin presupuesto, con trabajadores precarizados que no dan abasto a la demanda, sin recursos en aparatos, medicación o tratamientos. En Guernica, además, se ve la cara más brutal del sistema que no puede garantizar una vivienda digna sin la que no hay ninguna salud posible.

"Adentro de la casilla sigue mojado desde el otro día", nos cuenta un vecino que se quedó sin trabajo desde la pandemia. "El gobierno vino a prometernos plata si nos íbamos, plata por tres meses para pagar el alquiler. Pero yo no les creo nada. Porque te vas y después ¿Dónde vivís? ¿De qué trabajas si no hay trabajo? ¿Y si me enfermo?"

Las vecinas y los vecinos vienen soportando frío, lluvia y viento. Los aprietes de la policía y de los funcionarios de la municipalidad y de provincia, en sintonía con una campaña mediática que quiere dejarlos como criminales. Pero ellos saben que la toma es legítima, que el que está mal es el sistema que les niega la posibilidad de una casa.

Desde hace décadas que sabemos que la salud no es solo ganarle a virus y bacterias. Porque para ganarle a la enfermedad tenés que tener un plan de asistencia y vacunación racional. Pero también es necesario contar con las condiciones que prevengan las enfermedades o que permitan curarse si la enfermedad sucede.

Abrigo, comida, una casa confortable para abrigarse en el invierno o refrescarse en el verano, una cama donde descansar, un lugar donde cuidar a los hijos o donde recibir amigos y familiares y desarrollar una vida social, agua potable, cloacas, asfalto, servicio eléctrico, de gas. Todas esas cosas se necesitan para decir que alguien está saludable.

Todo esto no es ajeno a los trabajadores de salud pública, quienes día a día están en la primera línea combatiendo todas las enfermedades producto de la pobreza: malnutrición, enfermedades contagiosas, stress, trastornos de aprendizaje, dengue y una larga lista. Lista de la cual el covid 19 es la principal amenaza este año, pero no la única.

Sergio Scalea, médico pediatra, hace un llamado desde la posta sanitaria para que los trabajadores y estudiantes de salud, así como también los centros de estudiantes y los sindicatos como ATE y CICOP se sumen a esta tarea de sostener una atención digna a las y los vecinos de la toma de Guernica.

Te puede interesar: Jornada solidaria: las familias y los niños de Guernica no están solos







Temas relacionados

Toma de tierras   /    Guernica   /    Solidaridad   /    Derecho a la vivienda   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO