Internacional

CORONAVIRUS EN EL MUNDO

En Estados Unidos la pandemia puso en evidencia las profundas desigualdades sociales

En la principal potencia mundial los primeros informes hablan de altas tasas de muerte de afrodescendientes y latinos. Como en todo el mundo el coronavirus está dejando al descubierto la miseria irreformable que el capitalismo tiene para ofrecer.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Jueves 9 de abril | 14:53

Apenas el coronavirus empezó a tener circulación local en los distintos países, comenzó a verse en todo el mundo, cómo un enorme universo de trabajadoras y trabajadores fueron despedidos de sus empleos, convirtiéndose en nuevos desocupados o desocupadas, gracias a los empresarios más preocupadas por el lucro capitalista que por la vida de sus empleados.

La otra cara de esta misma moneda son quienes tienen trabajos no registrados, precarios, con bajísimos sueldos, sin obra social, y ni siquiera les suministraban los elementos básicos para protegerse del virus. Las patronales, con el aval de los gobiernos, los obligan a trabajar en actividades que ni siquiera deberían considerarse esenciales, a riesgo también de perder su puesto de trabajo.

Te puede interesar: Crisis en Estados Unidos: 16 millones de nuevos desocupados en tres semanas

Por supuesto Estados Unidos no es la excepción a esta situación, más bien es uno de los países donde más se puede observar esto.

La población afrodescendiente y latina, son por lejos quienes ocupan esos trabajos precarios, sin ningún derecho. Sus bajos salarios, no poder acceder a pagarse un seguro de salud, vivir en forma precaria, ahora en medio de la pandemia, los está matando y constituyen los más altos índices de mortalidad incluso en los estados donde, en particular los afrodescendientes, no son mayoría.

Por ejemplo, en el condado de Milwaukee, que pertenece al estado de Wisconsin, hay 1500 casos positivos de Covid19 y 67 muertes. El 70% de esas muertes pertenece a la población afroamericana, que sin embargo solo son el 26% de la población total de ese condado.

En Lousiana pasa otro tanto, pero con números más altos todavía. Allí hay 17.030 casos reportados y 652 fallecidos, y se repiten los porcentajes: el 70% de los muertos eran afroamericanos, pero son el 32% de la población total de esa ciudad.
Así podemos seguir estado por estado, ciudad por ciudad. En Chicago por ejemplo, de los 118 fallecidos hasta hoy, 82 son afroamericanos. Pero solo son el 40% de quienes viven en aquella ciudad.

Donald Trump, con el cinismo que lo caracteriza, pero sobre todo la prepotencia que le dio pertenecer a la clase empresarial de su país, tuvo que reconocer esa realidad este último martes en una reunión con su gabinete, pero al tomar nota solo dijo: “no tiene sentido y no me gusta, vamos a tener estadísticas completas en los próximos días”.

Porcentaje de población y de muertes afroamericanas en los distintos estados. Gráfico publicado originalmente en el Whashington Post. Los datos surgen de los Departamentos de Salud de los estados y de un estudio de la Universidad Johns Hopkins

Podrá no gustarle, pero tiene mucho sentido: son los sectores donde las enfermedades, en su mayoría, no se tratan en los hospitales porque no pueden pagar su atención. Una enfermedad respiratoria, en las poblaciones de bajos recursos por lo general termina mal curada, es en ese organismo donde el coronavirus se aloja con mayor facilidad, con altas probabilidades de causar la muerte.

Las cuestiones de clase, hacen a la salud de las poblaciones. Ese es el sentido que dice no encontrarle Trump. Más bien que quiere negar.

Los mensajes confusos y contradictorios que estuvo dando Donald Trump a la población estadounidense, primero negando la importancia y daño del virus y ahora culpando a China por la pandemia, también ayudó a que en particular estos sectores de la población no tuvieran información precisa.

Además del hecho de que son precisamente quienes tienen trabajos (en su mayoría) como los de cadenas de comidas rápidas, transporte público, mensajería, mal pagos y muy expuestos al contagio.

Con la población latina, pasa otro tanto y peor si hablamos de los migrantes sin papeles. Por ejemplo los “Centros de detención del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas”, ya están teniendo altas tasas de contagio. Pero el Gobierno de Trump sigue empecinado con sus políticas racistas y xenófobas.

Por ejemplo en Nueva York, los latinos constituyen el 29% de la población, pero son el 34% de la totalidad de los muertos por Covid19 hasta ahora.

Las huelgas que empiezan a aparecer en varias ciudades de Estados Unidos, de trabajadores precarios de distintos rubros, exigiendo medidas de salubridad para trabajar, dan cuenta de que se empiezan a organizar acciones en defensa de su propia vida, la de sus compañeros y sus familias.

Te puede interesar: Segunda huelga de los trabajadores de Amazon en Staten Island

Pero incluso, las acciones que están realizando las trabajadoras y trabajadores de la salud, exigiendo insumos para poder atender a toda la población, habla de que un combate racional y verdadero contra el coronavirus, solo puede venir de la mano de la clase trabajadora y no de los gobiernos que están tratando por todos los medios de preservar las ganancias empresariales.

Como decía Tre Kwon una de las enfermeras del Hospital Mount Sinaí, de Harlem –Nueva York-, que además es miembro de Left Voice (parte de la red de diarios de La Izquierda Diario): “Trump es otro jefe multimillonario fanático que también vela por sus propios intereses. Realmente (la industria manufacturera) necesita estar bajo el control del público, de la clase trabajadora” .

Te puede interesar: Tre Kwon, enfermera de Nueva York: "La única solución racional es nacionalizar la industria"







Temas relacionados

Coronavirus   /    Deportaciones   /    Donald Trump   /    Trabajo informal   /    Trabajadoras y trabajadores de la salud   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO