Sociedad

En Córdoba la docencia se organiza contra la desidia del Gobierno

Mientras el gobierno provincial continúa negando el estado real de los edificios escolares, las y los docentes se organizan y exigen asambleas a UEPC, para que el inicio de las clases sea con recursos y no con discursos.

Noé Silbestein

Delegado departamental UEPC | Agrupación Docentes D-Base

Viernes 19 de febrero | 12:46

Para Sarmiento había una sintonía entre la importancia asignada a la educación y los edificios en que funcionaban las escuelas, que tenían que ser edificios ventilados, amplios, higiénicos, con grandes patios y hermosos jardines. En 2021, en la provincia de Córdoba las escuelas no tienen siquiera las condiciones básicas para funcionar. Ya no hablemos de los protocolos sanitarios. No tienen agua, tienen paredes con grietas, tanques o cisternas que no se han limpiado, baños colapsados. Por eso la pelea es para que el gobierno provincial le otorgue a la educación la importancia que tiene.

El ministro de educación, Walter Grahovac, dijo que el regreso a las clases presenciales es una necesidad de los estudiantes, "particularmente de aquellos que pertenecen a sectores vulnerables". Entonces no se entiende si desprecia a estos estudiantes o por qué no han realizado las obras correspondientes para que las escuelas estén andando. La provincia tiene dinero y ni siquiera ha mandado kits de sanitización a todas las escuelas. La improvisación llega al extremo de no tener ni siquiera la logística para repartir mascarillas y barbijos para los docentes, algo expresamente reconocido por las autoridades educativas.

En los medios y en las redes se viralizan fotos, videos, testimonios que dan cuenta de la realidad que se vive en las escuelas. En una realidad diferente, el gobierno pretende que todo va bien. Grahovac valoró como exitoso el retorno a las escuelas aunque dijo que “hay cosas que ajustar”. ¿Qué detalles, señor Ministro?

Te puede interesar: Ministro Grahovac bochado en la Legislatura de Córdoba

Con ustedes, los detalles

Como hemos cronicado acáel Carande Carro de Carlos Paz pelea por su edificio, y el gobierno se niega a construir un edificio y le ofrece dos galpones. Uno, que supuestamente estaba en condiciones para funcionar, y el otro en obras. Ayer el galpón que según autoridades tenía hasta la inspección de Bomberos, se incendió. Pasaba esto unos días después y era otra la historia.

A no ser que el gobierno considere que los docentes no son humanos, o que valen menos que una mosca, no se explica por qué no había ni alcohol en gel en las escuelas que abrieron sus puertas para reuniones presenciales. Y que estos días están recibiendo una gran demanda de familias. Si hay agua, los baños están rotos, o el cielo raso está deteriorado, o todo eso a la vez, como hemos visto en la televisión en el día de ayer. No hay personal de limpieza necesario ni insumos que alcancen, no hay internet, las escuelas que recibieron un termómetro, tuvieron que salir a comprar las pilas. El seguro médico sigue a cargo de las escuelas, que tienen que armar una "vaquita" entre los docentes o pedir a la cooperadora.

La docencia se organiza

Con el regreso a la actividad, en reuniones presenciales o virtuales, las y los docentes empezaron a tomar contacto con las desastrosas condiciones de las escuelas. Y se organizaron para plantarse frente al intento del gobierno de que se vuelva a la presencialidad en condiciones imposibles. Como el gremio docente (UEPC) no habilitó asambleas, las hicieron a cuenta propia. Una vergüenza que el sindicato ni siquiera convoque a asambleas estando en juego la salud de las y los trabajadores.

En el IPEMyT 204 Lucchini en asamblea decidieron “el no retorno a la presencialidad hasta tanto estén garantizadas las condiciones de higiene y seguridad necesarias”. Exigen más personal de limpieza e insumos, dispositivos y conectividad para la comunidad educativa en caso de continuar con la modalidad mixta o virtual. Hasta tanto se cumplan las condiciones para el retorno a la presencialidad, los docentes continuarán trabajando en la modalidad virtual.

En el IPEM 169 se realizó una asamblea en la que demandaron a la conducción del sindicato para que pelee para que se garanticen elementos de protección, más personal de limpieza, cobertura de horas y cargos, recomposición salarial del 40% al básico en una sola cuota, transporte gratuito y seguro para estudiantes, docentes y personal de la escuela.

En el IPEM 92 los docentes elaboraron un mandato en el que manifiestan que quieren volver a la presencialidad pero en condiciones seguras, entienden que el protocolo debe ser garantizado con recursos del Estado y no de la cooperadora, entre otras cosas exigen nombramiento de personal docente y de limpieza, conectividad y dispositivos, recomposición salarial, y crean una comisión de bioseguridad conformada por docentes y comunidad educativa para vigilar el correcto funcionamiento del protocolo.

En el IPEM 8 hicieron un recuento de todas las falencias: cortocircuitos, humedades, pozos negros colapsados, falta de agua potable, falta de personal… Ante esa situación de imposibilidad de trabajar en la presencialidad, que entienden es compartida por la mayoría de las escuelas de la provincia, plantean que no volverán a las aulas hasta que no estén dadas las condiciones. Tras doce puntos con exigencias, muchas compartidas por las de otras escuelas que consignamos arriba, definen poner en pie una comisión de seguridad e higiene para controlar y exigir la infraestructura e insumos necesarios para el cumplimento de los protocolos. Invitan a ser parte de dicha comisión a las familias, trabajadores de limpieza y del PAICOR y trabajadores de la salud, a la vez que proponen coordinar entre las escuelas la organización y plan de lucha de toda la comunidad educativa. Concluyen exigiendo a UEPC que convoque a asambleas escolares y de delegados para organizar la defensa de la educación y la salud de toda la comunidad educativa.

Te puede interesar: El gobierno de Córdoba debe reconocer las falencias y UEPC ahora niega que estén dadas las condiciones para la presencialidad

Ayer en los medios de Córdoba vimos que la conducción de UEPC empezaba a denunciar que la mayoría de las escuelas no cuentan con las condiciones previstas en el protocolo sanitario, por lo cual no hay posibilidades de realizar un trabajo presencial. El sindicato docente señala que a esa problemática se suma la del transporte público y la derivada de la no cobertura de los cargos docentes.
Es ahora cuando el sindicato tiene que llamar a asambleas para organizar un plan de lucha provincial. Toda la docencia de Córdoba quiere una vuelta segura, y eso es una pelea que hay que ganarle al gobierno.







Temas relacionados

Educación   /    Pandemia   /    Córdoba   /    Escuela   /    Córdoba   /    Educación   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO