×
×
Red Internacional

El lunes pasado, la página de comunicaciones oficiales de la Facultad publicó un video que anunciaba el comienzo de la vuelta progresiva a actividades presenciales en el edificio.

Contraimagen FADUJuventud del PTS + independientes

Viernes 24 de septiembre | 21:08
FaduComunica

En primer lugar, hablaron de cómo la Universidad de Buenos Aires fue parte del plan de vacunación nacional y las supuestas medidas de integración para el dictado de clases virtuales que más bien brillaron por su ausencia, dejando a estudiantes, docentes y no docentes en la deriva. Luego enumeran las funciones administrativas que se van retomar en septiembre y que los exámenes finales de diciembre también tendrían esta modalidad presencial, así como los cursos de verano. Como punto a destacar, las elecciones de claustro de docentes se aplazaron para diciembre y el de claustro de graduados será en febrero y marzo del año 2022, sin mencionar nuevamente qué ocurrirá con las elecciones del claustro estudiantil, que tiene la menor representación mientras somos la mayoría de la comunidad educativa.

Bajo estas condiciones, no hay retorno a la presencialidad posible en este cuatrimestre, sin discutir de forma democrática entre toda la comunidad educativa: ¿cuáles son los protocolos que se darán? De la implementación de medidores de CO2, de sistemas de ventilación cruzada en todas las aulas y baños en condiciones sanitarias necesarias aún no hay noticia. Las medidas necesarias para regresar a la presencialidad deben ser discutidas entre todxs y tiene que ser la comunidad educativa quien tenga el control de los insumos de protección necesarios. Para garantizar todos los elementos y condiciones necesarias, es urgente un mayor presupuesto que asegure las readecuaciones de infraestructura.

La apertura de la sede se da en el marco de una crisis institucional que estalló el pasado 24 de junio con la renuncia de Guillermo Cabreraa la presidencia del decanato tras ser denunciado en la justicia y en medios periodísticos por violencia de género. Desde entonces, Carlos Venancio, anteriormente vicedecano, asumió el cargo que tenía Cabrera.

La crisis de las autoridades de la facultad

Desde el inicio de la pandemia el 20 de marzo del 2020, el Consejo Directivo sesionó solamente 5 veces entre sesiones extraordinarias y ordinarias, habiendo ya pasado un año y medio desde el inicio de la misma. En todos estos encuentros primaron las jugadas de la agrupación de las autoridades, conformada por ReFadu (Franja Morada/UCR), Corazón FADU y Coalición (peronistas y radicales alineados al PJ), que tiene la mayoría en el Consejo.

Defienden a capa y espada los intereses del radicalismo y el peronismo más de derecha, haciendo oídos sordos a las necesidades de docentes que se pusieron al hombro las clases todo el año, sin recursos ni mejoras salariales, y a la situación cada vez más difícil de los estudiantes, sin becas y problemas para acceder a internet o equipos.

Las autoridades hacen todo lo posible para hacer aún más antidemocrática la funcionalidad del Consejo, sesionando a conveniencia y cambiando las fechas de elecciones, así como la apertura a concursos docentes sólo para engrosar el padrón y desde ya no para brindar más cargos a quienes no están cobrando por su trabajo, problema que denuncian múltiples cátedras que no cuentan con los cargos suficientes para dictar sus clases como corresponde. Además, nunca aceptaron tratar un pronunciamiento en contra de la privatización de Costa Salguero, más bien forman parte del espacio político que defiende estas políticas en la legislatura de la Ciudad.

La situación de la FADU no es muy diferente del resto de las facultades que componen la UBA. En la facultad de sociales también hubo una serie de maniobras de las autoridades, en este caso del peronismo ligado al gobierno nacional, para organizar una elección de docentes y graduados a medida para poder disputar luego la elección del decanato

Más allá de algunas diferencias entre ambos espacios, del peronismo y el radicalismo, se puede ver que en ambos casos la voz estudiantil no fue considerada, es decir, primando los intereses de internas de espacios políticos de los partidos tradicionales muy alejados de la vida diaria de trabajadores y trabajadoras de la educación así como de estudiantes. A ambos lados “de la grieta”, defienden el régimen universitario tal cual, sin cuestionar su estructura (desde los contenidos y modalidades de planes de estudio, pasando por las condiciones laborales docentes, etc.)

La minoría del Consejo, compuesta por La Corriente, La Mella (Patria Grande) y Auge, del Frente de Todos, plantearon en las sesiones la gravedad del funcionamiento con irregularidades. Sin embargo, propusieron proyectos propios para la organización de las elecciones, omitiendo las elecciones estudiantiles y que es necesario un cambio radical en la elección de claustros, que termine con el régimen antidemocrático que hoy rige las facultades. Hoy día los estudiantes, siendo mayoría, tienen la menor representación en los consejos y en el claustro docente sólo pueden votar titulares y adjuntos, los docentes ad-honorem votan en el claustro de graduados, y las y los no docentes no están representados (en algunos casos tienen voz (pero no voto), producto de luchas de la comunidad educativa que lo impusieron a las autoridades, como ocurre en la FADU).

Por una real participación estudiantil

Creemos que es necesario democratizar los órganos de cogobierno con mayoría estudiantil, claustro único docente y participación no docente, estableciendo el voto directo (una persona, un voto), como mecanismo de elección de autoridades y revocabilidad de los cargos. Como forma de garantizar la verdadera democratización, no sólo la pluralidad de voces y propuestas académicas disidentes sino también cuestionar profundamente los contenidos existentes para ponerlos al servicio de los intereses de las grandes mayorías. Poco antes de la pandemia,la gestión de la facultad estuvo detrás del cierre de cátedras históricas de la carrera de Arquitectura, exponiendo la preferencia por aquellas que siguen un modelo mercantilista.

En una Argentina sacudida por la crisis económica, acrecentada con la pandemia, la orientación de ajuste a pedido del FMI del Gobierno de Alberto Fernández no se hizo esperar en la educación. En ninguno de los momentos que los estudiantes salimos a la calle en la pandemia a reclamar al gobierno por las becas Progresar o el acceso a la conectividad encontramos a las agrupaciones que están en la facu y son opositoras a las autoridades y están alineadas con el FDT, impulsando el debate, la organización o la movilización estudiantil. Incluso donde conducen centros de estudiantes como en el caso de Filosofía y Sociales, directamente borrados. Y el problema es que en esta realidad que vivimos, son muchos compañeros y compañeras los y las que se quedaron afuera, no pudieron sostener sus estudios y abandonaron, muchas veces por quedarse sin laburo o tener que elegir entre trabajar y estudiar.

Convocan a defender la “institucionalidad” de la FADU contra “las políticas discrecionales y unilaterales del oficialismo” y denuncian los cambios de fecha de elecciones y la vuelta a la presencialidad sin debate. Buscan la salida a la crisis a esta crisis que más bien su resolución está lejos de presentarse en el plano institucional, sino en cuanto se pongan en movimiento aquellos espacios de organización que se encargaron de vaciar.

Todas estas agrupaciones festejaron el reemplazo de Nicolás Trotta en el Ministerio de Educación por Jaime Perczyk, que promovió la resolución 1254 que devalúa los títulos universitarios, además de haber colaborado con el rector de la Universidad de Córdoba Hugo Juri, en el proceso de lucha estudiantil del 2018 que hoy tiene judicializados a 27 estudiantes de la UNC por haberse organizado y luchado por sus derechos.

Todo esto es una parte de lo que hoy vemos en el cambiazo de gabinete derechizado con Juan Luis Manzur a la cabeza, un conocido antiderechos que gobierna Tucumán al servicio de las azucareras. Y con Aníbal Fernández en Seguridad, un mal presagio siendo responsable de la Masacre de Avellaneda, en un país donde la crisis social es cada vez más aguda y la respuesta del Gobierno es reforzar el aparato represivo de la mano de Berni, ya con ejemplificadores casos en Guernica y la militarización de los barrios con casos de violencia policial como el de Facundo Castro, por el cual aún luchamos por justicia.

Este gabinete es el que está preparando el terreno para votar un presupuesto de ajuste para el 2022 donde la educación va a ser otra vaca flaca. El martes el Gobierno desembolsó al FMI U$S 1.900 millones por un vencimiento de la deuda que tomó Macri y que el propio Gobierno dijo que no fue para beneficio de las mayorías trabajadoras sino para la fuga de capitales de las grandes empresas y para beneficiar a los acreedores externos. Ese pago equivale al 72 % del presupuesto universitario del 2021 ($264.896 millones). Es decir, casi un presupuesto entero se fue en uno solo de los pagos al FMI, en diciembre habrá uno nuevo por el mismo monto.

En esta situación de la facultad y el país, las agrupaciones estudiantiles referenciadas en el peronismo y kirchnerismo, convocan a un abrazo a la FADU para el lunes próximo, para denunciar que las irregularidades sobre el funcionamiento de la facultad en manos de las autoridades radicales en alianza con peronistas, pero omiten levantar la bandera del derecho de estudiantes a votar a sus representantes en el Consejo Directivo, y tampoco se posicionan, proponen medidas y espacios de debate frente a la realidad social y económica que vivimos nosotres, docentes y no docentes. Para realmente generar el revuelo necesario en la FADU para imponer nuestra voz, abrir los debates, organizarnos y enfrentar esta situación así como la necesidad de pelear por nuestro acceso a la educación y todos los derechos de la comunidad educativa, necesitamos espacios de organización. La conducción del CEFADU se niega a convocar cualquier espacio de deliberación, hay que exigirlo y coordinar para que exista, impulsándolo desde abajo. En ese camino, podemos también organizarnos junto a les docentes y trabajadores de la facultad para pelear por becas integrales para que nadie se queda afuera y por el salario y condiciones laborales acorde para todes. Estaremos presentes el lunes en el "abrazo a la FADU" que convocan estas organizaciones así como la AGD de FADU en base a sus reivindicaciones docentes ya que rechazamos la avanzada de la gestión, pero presentando estos puntos de reclamo y cómo luchar por ellos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias