×
Red Internacional

EL PARTIDO QUE DEJÓ FELIPE QUISPE.Elecciones en Bolivia: conflicto en la agrupación de Eva Copa por cambio de candidatos

El titular de la agrupación ciudadana indianista Jallalla modificó arbitrariamente la lista de concejales generando repudio en las bases. ¿Cuál es el verdadero carácter de este partido?

Juana RunaMilitante de la LOR-CI y de Pan y Rosas

Sábado 6 de marzo | 00:17

El pasado 3 de marzo, se desató una feroz pelea al interior de la agrupación ciudadana Jallalla, que lleva como candidato a gobernador del departamento de La Paz a Santos Quispe (hijo del recientemente fallecido Felipe Quispe “El Mallku”) y, a Eva Copa, como candidata a la alcaldía de El Alto.

Según trascendió por las redes sociales, Leopoldo Chui, titular de la agrupación, faltando minutos para el cierre de las listas de candidatos, habría modificado la nómina de los 3 primeros candidatos a concejales de la ciudad de El Alto, generando protestas por parte de los mismos militantes de Jallalla en las puertas de su domicilio.

Chui ante estas protestas amenazó, a través de su cuenta en Facebook, con la posibilidad de suspender la presentación de Jallalla a los comicios, lo cual fue denunciado por Santos Quispe afirmando que de producirse esta situación obedecería a que Chui habría recibido dinero por parte del MAS para impedir el ya descontado triunfo, con más del 70% de votos según las últimas encuestas, de Eva Copa en la ciudad de El Alto.

Te puede interesar: Elecciones subnacionales: el MAS se fragmenta y golpistas retendrían lugares claves

Que Chui no haya llegado a estos extremos no impide que haya quedado en evidencia que aunque Jallalla busca convertirse en la expresión de la etnicidad aymara, mantiene los mismos vicios y prácticas anti democráticas de todos los partidos del régimen.

Analistas de diversos medios han llegado a afirmar y denunciar que se compran y venden candidaturas dentro de lo que denominan como “franja de seguridad”. Es decir, dentro de las probables candidaturas vencedoras y que obtendrán un lugar en la administración de los gobiernos locales. El cambio de los tres concejales por parte de Chui, de manera inconsulta, como tratándose de su propia empresa, pone de relieve el carácter empresarial y patronal de esta agrupación ciudadana y se convierte en una advertencia a quienes han depositado algunas expectativas en este agrupamiento.

Recordemos que estos cambios en Jallalla se produjeron en medio del escándalo provocado por el trágico accidente en la Universidad Pública de El Alto (UPEA) que dejó como saldo el fallecimiento de 7 estudiantes que cayeron de un cuarto piso, además de 5 estudiantes hospitalizados en estado crítico.

Te puede interesar: UPEA: Por una Comisión Independiente para esclarecer los hechos

El accidente tuvo como causa la aglomeración de estudiantes que habían sido convocados, con carácter obligatorio, a una Asamblea Estudiantil Extraordinaria por parte de los dirigentes de centros de estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas, Financieras y Administrativas. Frente a esta situación, estudiantes de base denunciaron, a través de las redes sociales, que estos dirigentes, vinculados antes al MAS y ahora a Eva Copa de Jallalla, buscaban prorrogarse recurriendo a métodos extorsivos para el control de los centros de estudiantes. No es un secreto para nadie el uso de métodos gansteriles y fraudulentos que lamentablemente se desarrollan en todas las universidades del país y de las cuales tanto el MAS como los derechistas de la oposición no se han privado de utilizar en ningún momento.

Aunque parece que esta denuncia no afectará el caudal de votos que Jallalla espera recibir en las elecciones de este domingo 7 de marzo, lo cierto es que cientos de estudiantes de la UPEA ya están realizando una experiencia concreta de los métodos de Eva Copa, antes puestos al servicio del MAS y hoy al de su propia persona.

Jallalla se hizo conocida luego de que el histórico líder aymara, Felipe Quispe, aceptó postular como candidato a gobernador por esta agrupación, notoriedad que se vio amplificada luego de que Eva Copa aceptara ir como candidata de El Alto por esta agrupación tras haber sido relegada de las candidaturas en el MAS.

Eva Copa rompió con este partido al considerar que su desplazamiento de las listas de candidatos y candidatas era una deslealtad y falta de reconocimiento por parte de Evo Morales y la cúpula del partido, después de que ella llevó adelante todas las medidas de negociación y conciliación con los golpistas sugeridas y definidas por el mismo Evo Morales, desde Buenos Aires, y que fueron avaladas por el actual presidente Luis Arce Catacora para ser ejecutadas por Eva Copa.

Con esto lo que se pone en evidencia es que lo que llevó a Eva Copa a romper con el MAS, aunque lo más probable es que más temprano que tarde vuelva a su redil, no fueron diferencias políticas sino que en realidad fue una disputa, entre caudillos, por cargos políticos y espacios de poder.

Para ejemplificar esto, los hechos más relevantes, fueron cuando Eva Copa que quedó a la cabeza de los 2/3 del Parlamento durante el gobierno golpista de Áñez, selló un “acuerdo de paz” el 17 de noviembre de 2019, que fijaba una nueva fecha de elecciones. El MAS firmó la “paz social” utilizando como moneda de cambio la sangre derramada de las víctimas de las masacres de Sacaba y Ovejuyo y a dos días de la masacre de Senkata. Meses después, y nuevamente bajo la dirección, en coordinación y con el aval de Evo Morales y Luis Arce, Eva Copa se encargó de llevar adelante la política de traición a la rebelión antigolpista de agosto de 2020, luego de que Arce se reuniera con el TSE aceptando la fecha del 18O.

Te puede interesar: Bolivia: con acuerdos parlamentarios y sindicales inicia la “pacificación” al servicio del régimen golpista

Recordemos que en agosto se desarrollaban movilizaciones de vastos sectores populares que empezaban a establecer de manera germinal formas de autoorganización y autodefensa en rechazo al prorroguismo de Áñez, a su gestión criminal de la pandemia y a sus bandas paramilitares como la RJK y la UJC. En esta resistencia de agosto, cumplirá un papel destacado el Mallku quien calificó la desmovilización masista como una traición.

Pese a esto, meses después, surgió la alianza entre Eva Copa y el Mallku, misma que entusiasmó a la población alteña. Hay que decir que esta alianza muestra las importantes contradicciones del proyecto indianista del fallecido líder. Mientras el Mallku no solo que enfrentó el golpe de Estado sino que además denunció la traición del MAS, no dudó en aliarse con Eva Copa cuando ella misma, pese a haberse retractado en diversas oportunidades, negó la existencia de un golpe de Estado y fue pieza clave en la negociación con los golpistas.

Aunque el triunfo de Eva Copa está descontado, lo cierto es que ya se conoce cuál es su orientación política ante los grandes problemas nacionales. Está basada en la conciliación con las clases dominantes, su política conservadora –expresión de su militancia metodista- frente a los derechos de las mujeres y de las diversidades sexuales, así como el uso de métodos antidemocráticos con sus propias bases que desnuda el carácter mercantil de Jallalla. Esto último no es exclusivo de Jallalla sino que es una “práctica” común en todas las variantes de los partidos del régimen, que va desde el MAS y todas las opciones de derecha, donde ofrecen candidaturas al mejor postor. La democracia representativa queda reducida a un gran mercado donde quiénes tienen capital podrán acceder a puestos en la administración y el control de gobernaciones y alcaldías para ponerlas al servicio de sus propios intereses.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias