Mundo Obrero

FRAUDE DE LA CTA YASKY

Elecciones de la CTA Yasky: fraude en las urnas, fraude en la lucha

Desde la oposición la Lista 6 Multicolor, impugnaron la elección nacional y de todas las jurisdicciones, por estar plagada de irregularidades que dan lugar a un escandaloso fraude. La CTA de Yasky alineada a las conducciones kirchneristas sindicales, que se dicen democráticas, utiliza los mismos métodos de la tradicional burocracia sindical.

Leandro Sorribas

@Leo_espartaco

Viernes 7 de septiembre de 2018 | Edición del día

Las elecciones de la CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky fueron un total fraude, para propios y ajenos. Una central que pretende en los discursos ser democrática, que practica los mismos métodos que cualquier burocracia sindical de la CGT.

Esta fue la última elección de las tres CTA existentes o “inexistentes” según por donde se la mire. Todo un bochorno. En estas elecciones, de la central que conduce el docente Hugo Yasky, fueron una brutal expresión de fraude que va en contra de la más mínima manifestación de democracia sindical.

Poca participación y poco interés por parte de los trabajadores fue lo que logró la conducción de la central.

La regla general fue esconder los padrones generales hasta el último momento. En un gran acto anti democrático no fueron exhibidos en tiempo y forma, y dieron lugar a múltiples denuncias en cada urna donde se pudo fiscalizar. Los padrones por sindicato, ni siquiera existieron. Muchos de ellos, estuvieron mezclados con afiliados de movimientos sociales. Y a partir del mediodía, la página con el padrón online, única forma donde los afiliados podían saber donde votaban, apareció caída.

El colmo lo sufrieron los estatales de ATE Capital, nunca supieron donde votaban. La junta electoral cambio las mesas de votación la noche anterior y los estatales nunca fueron informados de sus lugares de votación. Al comienzo de los comicios, los militantes oficialistas, avisaban por whatsapp a sus conocidos para que vayan a votar. Y la reconocida dirigente de la Marrón Clasista del INDEC, Ana Laura Lastra, una de las pocas donde sí le aparecía su lugar de votación, este se le asignó en la CTA de Florencio Varela, cuando hace más de 20 años que trabaja en el INDEC.

Al mediodía, luego de la denuncia de la Multicolor –ante la falta de información para los estatales- la página con el padrón online, apareció caída. Terminando la elección, muchísimas compañeras y compañeros nunca supieron dónde votar.

Por otro lado, como ya dijimos, los padrones por sindicato no existieron. Muchos de ellos, estuvieron mezclados con afiliados de movimientos sociales, por ejemplo los trabajadores del Hospital Posadas votaban en un local social a cuadras de su lugar de trabajo. O nunca fueron anunciados ni los recorridos, ni los horarios de las urnas volantes y por ende no fue posible la fiscalización por parte de la oposición.

En aeronáuticos de APA Capital no dejaron entrar a candidatos y fiscales para realizar el trabajo de control en de urnas. El candidato a la Comisión Directiva de CTA, Eduardo Saab, miembro de la comisión interna de LATAM, denunció que personal de seguridad le informó que por orden de la empresa no podía ingresar a la zona de votación.

Podes ver: [Video] Elecciones CTA: Aerolíneas Argentinas impide el ingreso de fiscales de la oposición

El escándalo electoral fue en todo el país

Para muestra basta un botón, o muchos botones. En Mendoza no dejaron votar ni siquiera al candidato a Secretario General de Mendoza Capital de la Lista 6 Multicolor, Sergio Onofrio estando empadronado a kilómetros de su lugar de trabajo. Extrañamente, el compañero figura en los padrones de Lavalle, lo cual resulta sumamente raro y preocupante, siendo que no solo es candidato en la lista oficializada para estas elecciones en curso sino que además integra el secretariado seccional del SUTE Capital que es su entidad de base.

En la Provincia de Tucumán no fue menor. El padrón general fue presentado a solo un día de la elección no dando lugar a un control democrático por parte de la oposición, como en todo el país. Constatamos decenas de afiliados que no figuran en los mismos y habiendo realizado la presentación correspondiente, no se arbitraron los medios para su incorporación. Al comienzo del comicio, no se conocieron los horarios y los recorridos de las urnas volantes ni de Capital, ni de Tafí del Valle, como en casi todo el país.

Las urnas volantes fueron un fraude escandaloso, sin ninguna posibilidad de fiscalización y donde ningún trabajador podía saber por dónde y cuándo iban a pasar.

Y en algunos casos, como en la Sede de Desarrollo Social de Tucumán Capital calle Congreso 334 donde esa dirección no existe o Salta 75, donde nunca llegó la urna.

Mientras tanto, fraude en la lucha

Las conducciones sindicales del kirchnerismo tuvieron una gran participación, pero en contra de los trabajadores. Todos estos meses los mercados aplicaron un gran golpe al bolsillo y las conducciones sindicales la dejaron pasar. A tono con un fraude escandaloso en las elecciones, sindicatos pertenecientes a esta central continúan arreglando paritarias a la baja como ahora es el caso de los docentes universitarios de CONADU. Mientras crece el conflicto educativo, la conducción kirchnerista de ADULP-CONADU acepta oferta miserable del Gobierno del 15%.

Días atrás y el mismo día de la corrida ¡Sí el mismo día, a la misma hora y por el mismo canal! la conducción de Beto Pianelli y Segovia del subte, dieron la noticia.

Se conocieron dos actas firmadas por la conducción mayoritaria de la AGTSyP. Firmaron a pedido del macrismo y el coimero Roggio, sin consulta con los trabajadores, un enorme retroceso del derecho a huelga y una gran pérdida salarial.

No solo no modificaron el acuerdo salarial de la UTA (que es de 25,5 % en cuotas cuando la inflación se dispara este año a más del 40 % a medida que sube el dólar), ni lograron retrotraer las sanciones antisindicales e intentos de despidos, sino que además lo firmado implica un retroceso de décadas en la organización sindical de los trabajadores del subte. Entregaron con llave en mano el derecho a huelga, como exige la UTA, el Gobierno y Metrovias. Eso sí, no hicieron ni una asamblea para debatir el acta.

Días atrás su concubino de la CTA, Claudio Marín de FOETRA de Telefónicos, dio a conocer un acta firmada por Telecom/Cablevisión (Clarín) y todos los sindicatos telefónicos, que habilitan un aumento en la jornada laboral para las áreas técnicas. Sí, como lees bien, aumento de la jornada laboral.

El acta establece dos diagramas de horarios, por los cuales puede “optar” el trabajador. Ambos casos implican un aumento de la jornada de las 140 horas mensuales actuales a 178.5, a cambio de una compensación salarial, en el marco de una paritaria cerrada recientemente con solo un 16.5% para este año.

Para la mayoría del gremio, una de las principales conquistas fue la recuperación, luego de una gran huelga, de la jornada histórica de 7 horas sobre la cual hasta ahora solo habían podido avanzar las empresas durante la dictadura y luego de la privatización y que ahora está en peligro nuevamente. Como sus amigos del Subte, fue sin asambleas ni reunión de directiva. Muy democrático todo.

Mientras actúan de esta forma gremio por gremio, son incapaces de realizar medidas de fuerza en común. Nada impediría una medida de fuerza en común ante las paritarias o ante los despidos o las represiones. Uno podría preguntarse, ¿para qué entonces una central de trabajadores? Lo opuesto a los cantitos que vienen desde las bases de los gremios: Unidad de los trabajadores y al que no le gusta…

Necesitamos recuperar los sindicatos para pelear contra el ajuste de Macri y los gobernadores

Con una bajísima participación, y con estas maniobras fraudulentas, la conducción de Yasky y Baradel quiere mantener a toda costa, una CTA inofensiva contra el ajuste de Macri, ajena a la gran lucha de los estudiantes, los estatales y docentes, y totalmente funcional a los intereses electorales del kirchnerismo y el PJ. Su estrategia de #Hay2019 más que un fraude es una gran estafa.

Te puede interesar: Claudio Dellecarbonara: finalizó el fraude en la CTA Yasky

La lista Multicolor, conformada por las corrientes político-sindicales de la izquierda (PTS, PO, MST), en la Ciudad de Buenos Aires, fue encabezada por Claudio Dellecarbonara, para proponer un cambio de rumbo en la central, para que no sea un instrumento de campaña para 2019, como propone Yasky, sino una herramienta de lucha y organización para enfrentar ahora el ajuste de Macri, el FMI y los gobernadores. Esta perspectiva es la que desplegamos en la campaña electoral y fue muy bien recibida en las bases.

La oposición se consolidó en gremios como AGTSyP del Subte y se mantuvo la mayoría histórica en LATAM y comienza a despertar importantes expectativas en sectores de rampa de los aeronáuticos de APA, a pesar de lo escandaloso y poco participativo de esta elección.

En gremios como docentes y estatales, por el escandaloso manejo de padrones y falta de información de la votación, poco se pudo expresar electoralmente el peso que la oposición viene adquiriendo en los ministerios y escuelas.

La CTA, que agrupa a cientos de miles de trabajadores, podría ser un poderoso instrumento para enfrentar los ataques, si no fuera por la orientación de su conducción, que diluye todo su peso, divide las luchas y no pone en pie ningún plan de lucha serio.







Temas relacionados

Lista Multicolor   /    Claudio Marin   /    Trabajadoras y trabajadores telefónicos   /    Hugo Yasky   /    AGTSyP   /    Roberto Baradel   /    Clarín   /    Mauricio Macri   /    Subte   /    CTA   /    Estatales   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO