×
×
Red Internacional

CABA. Elección de delegados en Coca Cola: ¿Quiénes se presentan y qué está en juego?

El 18 y 19 de Abril en planta Alcorta se elegirá al nuevo cuerpo de delegados. La Lista Marrón enfrentará a la Lista Verde oficialista del sindicato de Aguas Gaseosas (SUTIAGA), la cual viene acumulando gran descontento en la base por su pasividad y complicidad con los despidos y ataques de la multinacional.

Lunes 11 de abril | 16:11

A poco de conocida en estos días la fecha de votación, hizo su presentación formal la Lista Marrón. Conformada por trabajadores del PTS en el Frente de Izquierda Unidad y compañeros independientes, la Marrón es conocida en la fábrica de gaseosas por su historia de lucha contra los despidos y defender los derechos de todas y todos los trabajadores, junto a organizar a un importante sector de trabajadores en Planta Alcorta.

Con mandato vencido hace un año, la Verde viene acumulando un gran descontento al interior de la fábrica. Despidos ilegales, persecución, hostigamiento y armado de causas truchas, son algunas de las prácticas habituales de la empresa, las cuales tanto los delegados como el sindicato SUTIAGA jamás enfrentaron y por el contrario, convalidaron. En la fábrica suele decirse que el sindicato en lugar de defender los derechos de los trabajadores, parece ser una sucursal de la gerencia de Recursos Humanos de la empresa.

Sigue en la memoria de los trabajadores la firma de más de 30 despidos por parte del sindicato en 2019, avalando ese ataque que la empresa llevó adelante contra decenas de trabajadores y sus familias en pleno macrismo. Una empresa multinacional que acumula millones de dólares año tras año.

Ese ataque ilegal que la empresa no pudo justificar con el preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo fue parte de un plan de reestructuración que Coca Cola Femsa puso en marcha en 2015, llamado “Tom 2020”, el cual consiste en un plan de “modernización” y automatización, utilizado para eliminar puestos de trabajo y el control de los trabajadores mediante sistemas de cámaras. Muchos de esos trabajadores despedidos fueron reincorporados luego de una dura pelea junto a la lista Marrón y la Comisión de Mujeres. Otros tantos se encuentran aun dando esa pelea en las calles y en el poder judicial con los abogados del Centro de Profesionales por los Derechos Humamos (CeProDH).

La fuerte pérdida de poder de compra de los salarios con el correr de los años es otro punto que señalan los trabajadores y trabajadoras de Coca Cola. Denuncian también la falta de categorías o categorías truchas, la exclusión del convenio a varios sectores de la planta y el “manoseo” constante con los cambios de turnos, el no respeto de los feriados y la polifuncionalidad constante mediante cambios de sectores.

En Coca Cola, al igual que en otras fábricas, se trabaja con un sistema de turnos llamado “americano”, el cual consiste en lo rotación constante entre trabajar de día o de noche, impidiendo planificar ni organizar la vida a sus trabajadores. “No puedo planificar juntarme mi familia o sacar un turno médico”, señaló a este medio un trabajador del sector de Bodega. “A mí cuando me cambian de turno me cuesta conciliar el sueño, a veces voy a la fábrica sin dormir y eso muchas veces es peligroso”, acusa también un trabajador de las líneas de producción.

“Basta de dejar nuestras vidas en la fábrica..”

Desde la Marrón y la Comisión de Mujeres de Coca Cola se busca en estas elecciones recuperar el cuerpo de delegados para que esté en función de los intereses de las y los trabajadores de la fábrica, enfrentando los despidos, los ataques y organizando a los trabajadores para avanzar en todos los derechos y cambios que sean necesarios llevar adelante

Te puede interesar: Coca Cola: se logró la reincorporación de otro trabajador despedido

Desde esa lista se promovió históricamente la realización de asambleas, donde todos los trabajadores tengan voz y puedan votar las medidas a llevar adelante en el marco de un debate colectivo. En la fábrica, las y los trabajadores expresan bronca de que las decisiones se tomen a sus espaldas y a puertas cerradas entre los dirigentes del sindicato y los jerárquicos de la empresa.

Los inicios de la lista se remontan a los primeros cinco años del 2000. Con el despido de un activista de la fábrica se inició un proceso de lucha por la conformación de un cuerpo de delegados, que hasta ese momento la empresa durante 19 años no permitió. Como parte de ese proceso se termina abriendo el debate y organización y se logra la efectivización de 246 trabajadores contratados. Al calor de esa lucha se irá haciendo carne la conformación de la agrupación Marrón de Coca Cola. En los últimos años se sumará a las peleas de las agrupación la Comisión de Mujeres de Coca Cola, conformada por las compañeras de los trabajadores en lucha.

Cuestionar los turnos rotativos, el trabajo nocturno y rechazar los cambios constantes de horarios, junto a no trabajar los feriados ni fines de semana, son algunas de las demandas que la lista Marrón se propone llevar adelante junto a los trabajadores de Coca Cola Femsa. “No puede ser que la patronal tenga en sus manos nuestro tiempo y vidas, y haga con ellas lo que quiere”, denunciaba un candidato de la lista en una entrevista reciente. “Podrían repartirse las horas de trabajo entre efectivos y contratados para trabajar menos y trabajar todos, sin afectar el salario”, sostenía un trabajador del sector de Calidad. Otra de las demandas históricas que en esta ocasión mantendrá la Agrupación Marrón es la efectivización de todas y todos los tercerizados y contratados.

En un contexto en el cual el índice de inflación muestra al desnudo la cada vez más grave situación social, donde con el correr de los años más trabajadores somos pobres, y en el marco del reciente acuerdo con el FMI que exige aún más ajuste y probablemente traiga reformas estructurales como la laboral, desde la lista Marrón se plantea que ahora más que nunca es necesario un cambio en la conducción del cuerpo de delegados para enfrentar los ataques que vendrán, y que ya estamos sufriendo como la carestía alimentos, y los tarifazos de luz, gas y combustibles.

Por eso desde la Marrón se propone pelear por un cuerpo de delegados organizado dentro de la fábrica que implemente el método de asamblea y consulta con todos los compañeros y compañeras, coordinando con otros sectores de trabajadores, ocupados y desocupados.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias