Géneros y Sexualidades

DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

Chile: El significado del 8 de marzo en el año político actual

El viernes 6 de marzo a las 19 horas se realizó la marcha del 8 de marzo en Santiago, con una asistencia de cerca de 12 mil personas según la Coordinadora Feminista 8 de marzo, convocantes al evento. También en Arica, Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Rancagua, Santiago, Concepción, Temuco y otras ciudades se hicieron actos, concentraciones o manifestaciones.

Natalia Cruces

Santiago de Chile

Martes 10 de marzo de 2015 | Edición del día

Imagen: Pan y Rosas Teresa Flores.

La marcha del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se da en un contexto particular: la crisis del régimen político marcada por los escándalos del caso Penta, Soquimich y Dávalos. Con una alta desaprobación para todos los partidos del régimen, desde la derecha a la Nueva Mayoría y la caída en las encuestas de Michelle Bachelet, con solo un 36% de aprobación.

Por otra parte, el gobierno ha tenido una activa política con la llamada agenda de género, impulsando el Ministerio de la Mujer, el Acuerdo de Unión Civil o el proyecto de despenalización de aborto. Todas estas iniciativas han intentado responder a las demandas que las organizaciones feministas y de la disidencia sexual, que vienen instalando los temas del aborto legal, seguro y gratuito, el matrimonio igualitario, la adopción de los hijos, igualdad salarial, entre muchos otros temas.

Sin embargo, todas estas iniciativas no terminan de responder a las necesidades de las mujeres, la diversidad y las feministas. El aborto en las tres causales planteadas solo responde a menos del 10% de los 160 mil abortos que se realizan por año; el Acuerdo de Unión Civil no dice nada de matrimonio ni adopción de los hijos; la reforma laboral no termina de liquidar el código del trabajo que vienen de la dictadura, la reforma educativa no garantiza la gratuita para todas y todos, ni tampoco derriba la educación a lo Pinochet.

La marcha del 8 de marzo en Santiago

Como ya señalamos, cerca de 12 mil personas marcharon el viernes desde Plaza Italia. A diferencia de otros años, la concentración tuvo una característica particular: la presencia de sindicatos, federaciones y organizaciones estudiantiles, destacando especialmente una columna de trabajadores de Correos de Chile y la presencia del Sindicato de Trabajadoras de Casa particular, organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional y, sobre todo, de casi todas las organizaciones de izquierda, inclusive aquellas que nunca habían participado de esta movilización. Esto expresa sin duda el escenario político, donde todo está en discusión: lo educativo, las reformas laborales, el régimen mismo. Y también, una izquierda que se prepara para una mayor intervención, ánimo de construirse y también en hacer suyas demandas democráticas como las de género.

También, se vio por primera vez en la marcha a todos los partidos de la Nueva Mayoría: Juventudes Comunistas y Partido Comunista, la Juventud Radical, mujeres de la Democracia Cristiana, Partido por la Democracia.

Particularmente, los cantos encabezados por la agrupación de mujeres, feminista y de la diversidad sexual Pan y Rosas Teresa Flores, enfrentaron en todo momento la presencia de las mujeres de estos partidos del régimen y de la Nueva Mayoría, así los cantos que decían “que Nueva, que Nueva, que Nueva Mayoría, si van a gobernar para la misma minoría”, lograron prender entre los asistentes, que rechazaban la presencia de estos partidos en la marcha. Otro de los cantos que se escuchaba era “Llegamos las feministas de la clase obrera anticapitalista, sin la derecha y la DC que en la dictadura apoyó a Pinochet”, recordando el pasado de este partido, que fue uno de los que pidió el golpe de Estado.

También el discurso y animación de las voceras de la Coordinadora 8 de marzo, Alicia Sepúlveda de Pan y Rosas Teresa Flores y Soledad Acevedo de la Coordinadora Autónoma contra la violencia, estuvo marcado por la crítica al proyecto de despenalización del gobierno y la exigencia de un aborto legal, seguro y gratuito. Otro de los ejes de la marcha fue la denuncia a las Iglesias, Católica y Evangélica.

También participaron de la marcha parlamentarias y dirigentes como Bárbara Figueroa, de la Central Unitaria de Trabajadores, Camila Vallejos, Karol Cariola, entre otras, organismos como la Corpade, trabajadores de la salud.

La marcha del 8 de marzo se transforma así en el inicio de un año marcado por el debate político, la crisis del régimen en curso, la mayor presencia e intervención de las organizaciones de izquierda y del activismo, que desde el 2011 en adelante se viene haciendo presente en el movimiento estudiantil, la juventud y la clase trabajadora, como también el debate sobre las distintas políticas y estrategias que levantan las organizaciones de izquierda, feministas y de la diversidad.







Temas relacionados

8 de Marzo   /    Santiago de Chile   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO