×
×
Red Internacional

Desde el Monumental.¿El show debe continuar? River y las opciones para enfrentar su semana más difícil

Luego de quedar eliminado de la Copa de La Liga, el Millonario deberá mantener el fuego sagrado con el que enfrentó a Boca, aun en las condiciones más adversas. Hay expectativas con lo que pueda llegar a suceder con los nuevos testeos y la inclusión o no del joven Leo Díaz en la lista de la Copa Libertadores.

Alfredo BlancoTwitter: @ruidosucioar

Lunes 17 de mayo | 21:33

Con la eliminación de River en la Copa de la Liga Profesional, se cortó una seguidilla favorable de cinco "mano a mano" consecutivos con su rival de toda la vida. Si bien esto pudo causar un sabor amargo en el equipo que dirige Marcelo Gallardo, no hizo más que fortalecerse de cara a lo que viene, que son ni más ni menos que los duelos definitorios en la clasificación a octavos de final de la Libertadores.

En un contexto desfavorable por las quince bajas por Covid-19 en su plantel, el Millonario tuvo que recurrir a piezas que no estaban en los planes de nadie, y mucho menos en los mismísimos protagonistas. La inclusión de Alan Leonardo Diaz, el arquero que ni siquiera debutó en reserva, y la titularidad e ingresos de jugadores que tampoco formaban parte de la convocatoria, no implicaron un cambio sustancial en el rendimiento colectivo que propone en enfrentamientos eliminatorios. River lo jugó como una final y, a pesar de las falencias normales por algunos cambios de intérpretes, equiparó por momentos a un Boca que a priori se presentaba como favorito para avanzar a la semifinal.

Ahora bien, el orgullo que manifestó el técnico con sus jugadores, ¿alcanza en esta coyuntura para enfrentar lo que viene? Y es aquí donde tenemos que prestar atención a factores que van más allá de lo futbolístico. A Gallardo se le cayeron quince de sus jugadores y está a la espera de los alcances de las lesiones de Enzo Pérez y Leonardo Ponzio. Sumado a esto, adentro de esas bajas se encuentran los cuatro guardametas anotados en la lista de buena fe de la Copa Libertadores. Los de Núñez no tienen arqueros para enfrentar a Independiente Santa Fe, el próximo miércoles, por lo que comenzarán a partir de este lunes las tratativas para poder incorporar al joven Leo Diaz (figura en la Bombonera) aunque sin seguridad de que puedan prosperar: luego de recurrir al extracto 3.7.5.12 del reglamento, deberán presentar un pedido especial junto a un certificado médico, que luego pasarán por el análisis y revisión de la Comisión Médica de la Conmebol. En caso de que el pedido no llegue a buen puerto, se daría una situación insólita, que es la inclusión de un jugador de campo como arquero. Hay nombres, se habla de Milton Casco y Jonatan Maidana, que en algún entrenamiento se ubicaron abajo de los tres palos, pero siempre desde una situación recreativa. A simple vista, estamos frente a un hecho inédito que ni el más pesimista de los hinchas millonarios pudo imaginar.

Sin embargo, el escenario puede ser aun peor. En las próximas horas se realizarán nuevos hisopados en el plantel y cuerpo técnico, y por supuesto existe la posibilidad de que el número de resultados positivos sea mayor. Las opciones para Gallardo se verían aun más disminuidas y el rompecabezas sería muy complicado de resolver. Cabe aclarar que el mínimo de jugadores que puede presentar un equipo es de siete y River cuenta con quince a su disposición, por lo cual las opciones, las especulaciones y los rumores con lo que pueda llegar a ocurrir estarán ocupando horas y horas de aire en los programas radiales y televisivos, y el show del morbo (recordemos que estamos hablando de un problema de salud que están atravesando personas) seguirá como mínimo hasta el próximo miércoles. Por supuesto, alentado por una entidad como la Conmebol, que de actos inhumanos entiende y mucho. No olvidemos que obligó a jugar como sea los partidos disputados en Barranquilla (Colombia) la semana pasada, en el marco de una crisis social insostenible, con los estruendos y gases de la represión policial inmiscuyéndose en el desarrollo de los encuentros.

Podemos escribir líneas y líneas sobre los diferentes contextos que puedan llegar a desarrollarse, pero el correr de las horas irá revelando lo que finalmente sucederá. Lo más sensato, por supuesto, sería la suspensión del partido (al menos del que viene) por una situación sanitaria de fuerza mayor, pero los rivales también juegan en estas instancias y querrán que el reglamento sea el mismo para todos, sin excepción. Veremos qué sucederá con los próximos testeos y si prospera o no el pedido riverplatense para incorporar a Díaz en la lista de buena fe de la Copa. Por lo pronto, sea lo que sea que acontezca, el temple y el fuego sagrado que caracteriza a este equipo en situaciones como las que está viviendo, siguen intactos. Como se dijo a lo largo de estos años y desde que asumió, Gallardo deberá seguir levantando pagarés, aunque estos se impongan de manera inevitable e insólita.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias