×
×
Red Internacional

La bajante histórica comenzó en marzo de este año y provocó cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social de ciudades costeras, así como en el futuro de su flora y fauna.

Miércoles 22 de diciembre de 2021 | 20:48
Foto: Bajante del Río Paraná | Télam

El río Paraná continúa descendiendo en varios puertos de Entre Ríos, donde la bajante histórica comenzó en marzo de este año y provocó cambios en la vida ambiental, económica, productiva y social de ciudades costeras, así como en el futuro de su flora y fauna hasta al menos 2025.

Además, el Instituto Nacional del Agua (INA) alertó que prevalecerá una disminución de los caudales entrantes, y continuarán las aguas bajas hasta al menos el 28 de febrero del 2022.

Te puede interesar: Alerta.Bajante del Río Paraná: "Vamos a un proceso de sabanización de nuestros ecosistemas"

Las alturas actuales ya superaron las marcas de 1971 (0,50 metros), las de 2020 y 1970 (0 metros), y hay que remontarse a 1944 para registrar una situación peor que la actual.

Ese año, el río marcó -1,40 (debajo del nivel del mar) metros frente a Paraná, al igual que en Diamante (-1,38), Victoria (-41) y en La Paz (-1,11).

En el noroeste entrerriano, en La Paz, el río Paraná bajó de 1,33 metros a 93 centímetros, lejos de los 3,20 metros de límite de aguas bajas y de los 4,11 que la Prefectura Naval Argentina (PNA) registró como promedio entre 1996 y 2020.

Te puede interesar: Cursos de agua.Bajante del río Paraná: preocupa el abastecimiento de agua potable en Entre Ríos

En Paraná, capital provincial, el río homónimo también descendió los últimos 7 días de 68 a 26 centímetros, muy por debajo de su nivel de aguas bajas (2,30 metros) y de su altura promedio en noviembre (3,08 metros).

Aún así, el INA espera que oscile entre los 55 y 0 centímetros a principios de enero.

En el puerto de Diamante, más al sur de la costa entrerriana, el río mantiene un descenso desde mediados de noviembre y hoy permanece con 48 centímetros de altura, 44 centímetros menos que la semana pasada.

Así, se mantiene por debajo de los 2,40 metros del límite de aguas bajas, y el INA prevé que descienda a 88 en diciembre y 83 en enero.

En tanto, en Victoria también baja desde noviembre y permanece con 1,15 metros, por debajo de aguas bajas (2,60), de sus 3,41 registrados como promedio este mes; y el INA prevé que descienda a 0,94 en enero y a 0,91 metros en enero.

Te puede interesar: Derrumbes y depredación: el trasfondo de la bajante del río Paraná

La bajante afectó la fauna íctica al dejar seco el valle de inundación (donde los peces se refugian, alimentan, reproducen y crecen); produjo inconvenientes en el riego de cultivos y complicó las producciones industriales que necesitan captar agua.

También acrecentó los problemas de incendios en las islas, ya que en otras situaciones el agua funcionaba como cortafuego natural; y los de contaminación del agua, ya que se redujo la capacidad del río de dilución de los afluentes crudos o industriales.

"Es una situación histórica particular que nos enfrentó a una situación compleja desde lo ambiental que seguirá hasta 2025, se puso en crisis la producción, tuvimos serios problemas con incendios y destruyendo el hábitat de la fauna", dijo a Télam la secretaria de Ambiente de Entre Ríos, Daniela García.

Por eso, buscan crear un plan provincial de adaptación y mitigación del cambio climático con diferentes obras y una red de municipios que "establecerán metas de reducción", en la gestión de afluentes para reducir los efectos de gases invernaderos pero principalmente "en la educación y prevención de daños al ambiente".

La funcionaria del gobierno provincial habla como si la bajante y la crisis ambiental en la provincia ocurriese por arte de magia o factores imposibles de prever. En el mismo sentido, el gobernador del Frente de Todos ,Gustavo Bordet, ha atribuido lo que sucede en el Río Paraná al “cambio climático”. Pero los incendios en la provincia no se producen solos, en la mayoría de los casos. Es parte de la práctica común de los terratenientes para extender la frontera agrícola y ganadera.

Te puede interesar: Instructivo.¿Cómo sumarte a la Comunidad de La Izquierda Diario?

La preocupación del gobierno entrerriano por el ambiente y la preservación de la naturaleza lejos está de ser genuina. Entre Ríos es una de las provincias que sufre la deforestación, la quema de humedales y la contaminación por agrotóxicos utilizados fundamentalmente para la siembra de soja. El extractivismo y la contaminación está inscripta en la base de la estructura económica de la provincia.

Entre Ríos es una de las provincias con una preocupante estadística de cáncer en su población, particularmente de cáncer infantil, hecho que se evidencia con la cantidad de pacientes que llegan desde la provincia al hospital Garrahan. Bordet, al igual que sus predecesores en la gobernación, pone sus recursos naturales al servicio del extractivismo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias