Cultura

POESÍA

El pulpo, a la gallega

"La poesía es algo que anda por las calles. Que se mueve, que pasa a nuestro lado”, decía Federico García Lorca. A partir de este sábado también anda por La Izquierda Diario. Aquí Eduardo Magoo Nico nos dice “yo ya no quiero una tierra sembrada de muertos/ sino el vivo crepúsculo/ de una mañana interminable”. Aquí completo:

Sábado 3 de agosto | 00:00

Foto:. Christian Houge

El pulpo, a la gallega

La infelicidad es sin dudas

una enfermedad contagiosa

Los infelices y los pobres

deberían apartarse los unos de los otros

para evitar mayores sufrimientos

La Móvil Figura se dejará ver

tan solo en el mundo que vendrá

después de ella

una verdadera rebelión de la ligereza

(contra la ley)

asolará el mundo

Rebelión vana

pero divina

cadenas que se convierten

en doradas filigranas

redes múltiples finamente tramadas

en una misma sed

(y pensar que en ellas se sustenta

la vida de los elegidos...)

Eros es una esmaltada cobertura de Ananque

una faja coloreada como la Vía Láctea

su perfecta miniatura:

la ternura

el deseo

las palabras susurrantes...

No queremos solo una vida sin fin

Queremos una vida serena e infantil

despreocupada...

Mi locura pánica

surgió en la plena luz del mediodía

A partir de entonces

nuestros amores

(nacidos como juegos pueriles)

estuvieron enmarcados

por un segundo bautismo de sangre

y morirían sofocados por la misma

(falsa)

corona nupcial

(Los poderosos ven desde lo alto las refriegas

y los enfrentamientos

como un espectáculo digno de dioses verdaderos...)

Anduve a la deriva estos años

pidiendo tiempo

reservándolo para dibujar mi nueva orquídea

con sus magníficos ocho pétalos tentaculares...

y su perfecta miniatura:

la ternura

el deseo

las palabras susurrantes...

Aún sigo trabajando en el proyecto

pero son ahora los tentáculos

(que han adquirido vida propia)

los que culminan con precisión obsesiva

los infinitos particulares

Llueve sin ruido

sobre las pasturas del mar...

veo las gotas perforar el agua

como impotentes disparos

que intentan alcanzarme

Visto desde aquí

(desde mi taburete)

pareciera un pueblo sumergido el nuestro...

(arrastrado por oscuras y turbulentas aguas subterráneas

hacia un definitivo extrañamiento)

Yo ya no quiero una tierra sembrada de muertos

sino el vivo crepúsculo

de una mañana interminable

También en mí

hay algo

que susurra goza y sangra

Es esta nueva flor que está naciendo

la que trae a mi recuerdo

como en un parto

los días inquietos de la juventud

(Una última pregunta abre mis labios

que se cubren de burbujas...

¿Quisieras, tal vez, amarme, una vez más?)

Sobre el autor

Eduardo Magoo Nico nació en Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, en 1956. Luego de formarse en la militancia de izquierda, funda, junto con Roberto Barandalla, el Taller de Investigaciones Cinematográficas, con el cual participa del legendario festival Alterarte en San Pablo, Brasil. En 1995 publica su primer libro de poesía, La Polaca. Convocado por Pablo Pandolfo, lee junto al grupo Verbonautas durante sus primeros recitales. Desde 2001 reside en Trieste, Italia, donde trabaja en el ámbito del proceso de desmanicomialización y restitución de los derechos civiles a las personas con disturbios mentales iniciado por Franco Basaglia. Sube algunos de sus textos al blog Se escribe: Magoo







Temas relacionados

LIDteratura   /    #CampoFuera   /    Poesía   /    Literatura   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO