×
Red Internacional

El gobierno “progresista” de coalición del PSOE y Unidas Podemos, prorrogará por un año más el convenio militar con los Estados Unidos que permite la presencia norteamericana en las bases Rota y Morón.

Federico GromBarcelona | @fedegrom

Miércoles 11 de noviembre de 2020 | 18:52

Nos tenemos que remontar a la década del cincuenta del siglo pasado para hablar de la colaboración militar y la presencia del imperialismo norteamericano en la península.

En 1953 se firmaron los “Pactos de Madrid” entre EEUU y España, bajo la dictadura de Franco, por los que se instalarían en el territorio español cuatro bases militares norteamericanas a cambio de ayudas económicas para hacer frente a la posguerra y el fin del aislamiento internacional de la dictadura, reubicándose así en el contexto de la Guerra Fría para prolongar su régimen.

Esta colaboración ha llegado hasta nuestros días. Dos de estas, aún en activo de forma permanente, son la Base Naval de Rota y la Base Aérea de Morón. Estas bases ubicadas en Cádiz y Sevilla respectivamente, están reguladas por un acuerdo de defensa con Washington que tiene su vencimiento el 21 de mayo de 2021. Por lo que la decisión del gobierno del Estado español de prorrogar por un año el convenio bilateral, tiene como objetivo dar tiempo al nuevo gobierno demócrata de Joe Biden a acomodarse en la Casa Blanca cuando tome posesión el 20 de enero próximo.

Tanto Zapatero, quien encabezó las negociaciones, como Rajoy, quien lo aplicó, cedieron a las presiones de la Casa Blanca allá por el año 2011 para que la prórroga del convenio militar entre ambos se hiciera por 8 años. Lo que daba margen a la Casa Blanca en sus operaciones militares. La base de Rota, por ejemplo, fue clave para el lanzamiento del ataque a Siria en 2017.

De esta manera, el gobierno que se dice el más progresista de la historia, en el cual hay ministros que se dicen comunistas, colaboran abiertamente con los intereses militares del imperialismo americano.

Además de la prórroga anunciada, el gobierno ha aceptado sin reservas la sustitución de los cuatro destructores que llegaron a Rota entre los años 2014 y 2015 (USS Carney, USS Donald Cook, USS Porter y USS Ross), por otros más modernos que llegarán de forma escalonada a partir del año que viene hasta 2022.

Lejos de la que ha sido una posición histórica de rechazo por parte de IU y el PCE, Alberto Garzón justificó las bases norteamericanas, como todo un liberal, por los puestos de trabajo que generan. “Desde el punto de vista laboral ahí hay una gran cantidad de empleos y esto es lo primero que se tiene que preservar”. Parafraseando a Rosa Luxemburgo "La entrada de un socialista en un gobierno burgués no lo transforma en un gobierno socialista, pero en cambio un socialista se transforma en ministro burgués”. Imaginaos que nos queda esperar de la “oposición a su majestad”. Lo mismo le cabe a Pablo Iglesias, a quien vimos junto al rey, representando los intereses internacionales del imperialismo español en Bolivia.

El Pentágono además ya comunicó que pretende aumentar en un 50%, su presencia en Rota (Cádiz), dos buques y 600 marines más; lo que obligaría a reformar el convenio bilateral y que este como tratado internacional, sea aprobado por el Parlamento.

La revisión del convenio será a lo largo del 2021 y durante las negociaciones se irá viendo si es que la nueva Administración Biden mantiene ciertas decisiones de la anterior, como retirar tropas de Alemania. Aunque no se espera como contraparte que la nueva Administración suspenda los aranceles impuestos por Trump a productos españoles como la aceituna, el aceite o el vino, algo que se dirimiría en la Comisión Europea, el gobierno busca mejorar su relación bilateral con su socio norteamericano así como la posición de sus intereses imperialistas en América Latina, algo que le ha sido complicado en la administración Trump.

Como decíamos, la colaboración del PSOE y el PP con el imperialismo norteamericano fueron una constante en todos sus gobiernos. La novedad, es la bochornosa defensa de IU y Podemos, de las bases norteamericanas y por esa vía de la colaboración con los intereses militares del imperialismo norteamericano. No podía haber un final distinto como parte de haberse puesto al frente de la gestión de los intereses políticos, económicos y militares del Estado imperialista español. El instrumento de clase, de explotación, opresión y represión por el cual la burguesía mantiene su dominio.

Hay que pelear contra los intereses del imperialismo norteamericano, pero un pueblo que oprime a otro pueblo nunca podrá ser libre. Debemos luchar al mismo tiempo contra el propio imperialismo español y sus multinacionales, por la retirada de las tropas en el extranjero, por la devolución de los enclaves coloniales de Ceuta y Melilla, por el fin del sostén a regímenes reaccionarios como las monarquías árabes, por la entrega de las posesiones de las multinacionales españolas expoliadoras a los diferentes países donde operan como en América Latina o África. Así como por el derecho de autodeterminación de los pueblos que componen hoy el Estado español.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias