×
×
Red Internacional

Editorial.El problema de la riqueza

La campaña que busca instalar que los trabajadores y los pobres son “el problema”. El problema es la riqueza. Editorial de “El Círculo Rojo”, programa de La Izquierda Diario que se emite los jueves de 22 a 24 h por Radio Con Vos, 89.9.

Jueves 7 de octubre | 23:21
  •  Luego del resultado de las elecciones primarias, como si estuviera coordinado, el dispositivo empresarial-mediático-político puso a circular discursos —para nada inocentes— sobre el “giro a la derecha” supuestamente reclamado en las urnas. Ya hemos discutido contra esa idea en este espacio, pero ahora quiero mostrar algunas consecuencias en el terreno de las medidas políticas y la doble vara para medir los “problemas” que tiene la Argentina para desarrollarse, para salir adelante, para superar la crisis.

  •  Una de las primeras cuestiones que se presentó como un “problema” fueron los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras formales. Juntos por el Cambio colocó en la agenda el tema de eliminar las indemnizaciones. Distintos sectores del Frente de Todos salieron a poner el “grito en el cielo” contra este tipo de reformas laborales que demostraban el carácter pro-empresario de la oposición etc. Ahora, aplicando esa lógica implacable del “mal menor”, comenzaron a decir (y esto también lo leí en artículos de periodistas progresistas): “No, sacar las indemnizaciones es una locura, peor hay que buscar alguna manera de reformar las relaciones laborales de un sistema muy ‘rígido’”. De esta manera, la derecha tira una propuesta “de máxima” —que hasta ellos son conscientes que es medio imposible imponerla hoy—, pero logran que se tome su agenda y avanzan algunos pasos en ese camino ¿El resultado? Todos terminan apoyando y militando la reforma laboral.
  •  En la práctica, en Toyota se acaba de aprobar el trabajo obligatorio los sábados contra el convenio colectivo con la imposición del franco móvil firmado por el propio sindicato y con el impulso de los ministros Matías Kulfas y Claudio Moroni. Mientras se hace campaña para la tribuna contra la reforma laboral, se avanza en los hechos contra los convenios.
  •  Algo parecido se empezó a instalar con la idea del “problema de los planes sociales” y el impulso para transformarlos en “trabajo”. De esa forma presentó su proyecto Sergio Massa y la campaña oficial del Gobierno: “transformar los planes en trabajo”, haciendo suyo esos estigmas contra los “planeros”. Todo esto es mucho más complejo, primero porque es obvio que todas las personas aspiran a un empleo formal, con derechos y protección social etc. Pero eso no es sinónimo de que todos los que reciben distintos tipos de subsidios estatales necesariamente “no trabajen”. Hoy leía y escuchaba a una referente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular que decía no confundir empleo con trabajo, mucha de esa gente trabaja. Además, en muchos casos, el Estado, particularmente en los municipios, pone a laburar a las personas que reciben subsidios en tareas de empleados municipales y por un salario mucho menor y fuera de cualquier convenio. Por último, estas propuestas, en última instancia se terminan reduciendo a subsidiar a empresarios mediante el pago de una parte del salario del trabajador. Pero, lo que quería marcar es que se invierte la carga y se invierte el sujeto: no es el “problema de la falta de empleo”, sino que es “el problema de los planes”.
  •  Pero, veamos algunos ejemplos de cuestiones que se presentan como errores, como inconvenientes, pero nunca como “problemas de la Argentina”: hace poco la Justicia legalizó que Paolo Rocca, Luis Betnaza y Héctor Zabaleta (gerentes de Techint) pudieran pagar coimas. Un fallo judicial dictaminó que hubo una buena razón cuando pagaron sobornos: un “estado de necesidad” y fueron sobreseídos. Recordemos, esto fue a funcionarios kirchneristas cuando se produjo la estatización de Sidor en Venezuela y coimearon, esencialmente, para que le rosqueen una mejor indemnización, cosa lograron, además. Pero, lo mejor estaba por venir: los abogados de la Unidad de Información Financiera, se “olvidaron” de apelar y el fallo quedó más firme.
  •  En estos días, presenciamos el tremendo lobby contra la Ley de Etiquetado Frontal: la propuesta de un etiquetado en los productos que sea claro en todos los alimentos que se consumen. Rótulos indicando si tiene exceso de grasas saturadas, calorías, sodio o es alto en azúcares. Es parte de un derecho elemental a la información. Bueno, con presiones de distinto tipo, primero cajoneando la ley, después obstruyendo el quórum, lograron que se caiga la sesión. Lo pongo como ejemplo del delirio al que se llega para defender ganancias y privilegios.
  •  Y, bueno, lo más escandaloso que se conoció esta semana: Argentina figura en el tercer lugar en el ranking mundial, después de Rusia y Gran Bretaña y más arriba de EE.UU., Alemania o Japón, en la fuga de capitales y las cuentas offshore. Hablo de las filtraciones conocidas como Pandora Papers. Evasores y fugadores seriales de la riqueza nacional: hay políticos o personas vinculadas a políticos de ambos lados de la grieta; dueños de los laboratorios (Hugo Sigman y Marcelo Figueras); Aldo Roggio que tiene la concesión eterna del subte de Buenos Aires y muchísimos más. Son los mismos que dicen hay que achicar el gasto para pagar la deuda y que hay que “flexibilizar” las leyes laborales y terminar con los planes.
  •  Entonces, la pobreza es un problema, pero los pobres no son “el problema”; el empleo es un problema, pero los trabajadoras y trabajadoras no son “el problema”.

    El problema es la concentración de la riqueza, los fugadores seriales, sus representantes políticos y su impunidad judicial. En todo, caso los trabajadores, trabajadoras y las mayorías populares son la solución.




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Banner elecciones 2019

    Destacados del día

    Últimas noticias