Política

INTERNA K EN CABA

El pasado de Gustavo Marangoni, la carta de Scioli para jugar en CABA

Miércoles 29 de octubre de 2014 | Edición del día

Como ya informamos desde La Izquierda Diario, el sciolismo ya instaló a Gustavo Marangoni como pre candidato a jefe de gobierno porteño. El pasado sábado 25 de octubre Marangoni realizó un acto con el objetivo de juntar adhesiones a su candidatura y lanzar el comienzo de su agenda de trabajo en el marco de la campaña política 2015.

Entre los políticos presentes estuvieron: Carlos Fernández, Ricardo Moranto, Silvia La Ruffa y varios militantes de la fuerza política País, conducida por Mariano Acevedo, quienes ya anunciaron su apoyo incondicional al pre candidato y vienen sosteniendo públicamente dicha candidatura.

Como lo venimos reflejando desde La Izquierda Diario, la lista de posibles precandidatos dentro del kirchnerismo es bastante extensa y abarca a actuales funcionarios como Mariano Recalde -presidente de Aerolíneas Argentinas- Juan Cabandié -diputado nacional- y hasta ex jefes de gobierno porteño como Aníbal Ibarra, por solo nombrar algunos.

La apuesta de Marangoni es a competir con todos ellos dentro de las PASO. "Me gusta la ciudad y la idea de ser jefe de gobierno", afirmó. "En este momento estamos en etapa de pre candidaturas y seguramente habrá muchas más. Lo importante es que todas las candidaturas, el año que viene se elijan por las PASO”.

A propósito de esta candidatura y como ya lo hicimos con otras figuras de otras fuerza políticas, acá repasamos su prontuario:

  •  Tiene 48 años. Es oriundo del barrio porteño de Saavedra, actualmente es presidente del Banco Provincia de Buenos Aires (BAPRO) desde diciembre de 2011.
  •  Su mentor político es Daniel Scioli, actual gobernador de la provincia de Buenos Aires. Bajo su ala hizo el recorrido clásico de los militantes peronistas de la década del 90. Fue menemista, duhaldista, kirchnerista y ahora sciolista. Si tomamos al sciolismo como una corriente propia, con candidatos propios, hoy todavía dentro del kirchnerismo, con idas y vueltas hasta con la propia Cristina Fernández de Kirchner.
  •  Sus comienzos militantes, a los 18 años, están relacionados con el mundo eclesiástico y con el peronismo. Por ser egresado y profesor de la Universidad del Salvador (institución creada por la Compañía de Jesús) trabó relación con los jesuitas y durante años formó parte de las misiones que organizaba esa compañía al interior del país.
  •  En 1990 comenzó su carrera dentro de la función pública. Bajo la presidencia de Carlos Menen, invitado por un profesor de su facultad, asumió como funcionario en la Junta Nacional de Carne. Cuando ese organismo fue disuelto pasó a formar parte de la Secretaría de Agricultura, en la Dirección de Mercados Agroganaderos.
  •  En 1997 conoció a Daniel Scioli, quien lo recluto como asistente para la campaña política por su candidatura como diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires, impulsada por el mismísimo Carlos Menem.
  •  Desde ese momento formó parte del grupo más íntimo de Daniel Scioli y ofició durante años como su vocero hasta que pasó a hacerse cargo del Banco Provincia. En los años 2002 y 2003 estuvo en el equipo de trabajo de la secretaría de Turismo y Deporte de la Nación, durante la presidencia de Eduardo Duhalde. Y a partir del 2003 hasta el 2007 en la vicepresidencia de la Nación bajo el mandato de Néstor Kirchner. En el 2007 acompañó el desembarco de su jefe en la gobernación bonaerense.
  •  Bajo la gestión de Marangoni en el BAPRO, sus trabajadores han protagonizado varios reclamos por: aumento y actualizaciones salariales, exigencia de entrega de categorías, respeto de antigüedad en las liquidaciones, aumento de personal, debido a que no se reemplaza a quienes se jubilan, mejores condiciones de trabajo, entre otras cosas.

    Pero no es solo con sus propios trabajadores con quienes tendrá que seguir lidiando Marangoni. Rumores de allegados dicen que el pre candidato ve con recelo la relación de Daniel Scioli con Jorge Telerman, presidente del Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires. Dicen que tiene miedo que el ex jefe porteño le arrebate el sueño de su candidatura, ya que varios dentro del sciolismo opinan que juega con ventaja, por haber sido ya jefe de gobierno, por tener un perfil más alto y un nivel de conocimiento superior por parte del electorado.







  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO