Juventud

OPINIÓN POLÍTICA

El origen del "si tocan a unx tocan a todxs”

Jóvenes precarizados organizados en La Red han relanzado la consigna de “si tocan a uno, nos tocan a todos” que expresa la idea de solidaridad y autodefensa entre los movimientos de lucha. Actualidad de una consigna histórica.

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Viernes 5 de junio | 23:30

Después de la rebelión popular del 2001, las fábricas recuperadas, los movimientos piqueteros y las asambleas populares levantaron como consigna: “si tocan a uno, tocan a todos” expresando así la solidaridad del conjunto los movimientos de lucha contra cualquier ataque represivo del gobierno y los patrones. Las movilizaciones por el Ni Una Menos y la marea verde de las mujeres y las personas LGTBI, reivindico la misma consigna para expresar la unidad contra el patriarcado y la violencia de género. Hoy retomada por el incipiente movimiento de trabajadores precarios que forman La Red de Jóvenes Precarizades y otros agrupamientos contra la precarización laboral.

Unidad de los trabajadores

En junio de 1905 se funda en Chicago la Industrial Workers of the Words (Trabajadores Industriales del Mundo - IWW). En su preámbulo plantean que su objetivo es forjar: “una organización formada de tal manera que todos sus miembros de cualquier industria, o de todas las industrias si es necesario, paren el trabajo cuando haya una huelga o cierre patronal en cualquier departamento, por lo que si nos tocan a unos nos tocan a todos”.

Te puede interesar: #ColgamosLaVincha: tuitazo de jóvenes de call centers hartos de agachar la cabeza

Con este enunciado el movimiento de la IWW se declara una fuerza militante de los trabajadores en la lucha de clases contra los empresarios. Y advierte que la victoria de los primeros solo se obtendrá con la derrota de estos últimos: “La clase obrera y la clase patronal no tienen nada en común. Paz no puede existir mientras los trabajadores pasan hambre y desean una mejor calidad de vida a sabiendas de los pocos, que son la clase patronal, tienen todas las cosas buenas de la vida. Entre estas dos clases la lucha debe continuar hasta que los trabajadores del mundo se organicen como una clase, tomen posesión de los medios de producción, abolir el sistema de salarios y vivan en armonía con la tierra”.

El preámbulo de la IWW denuncia tempranamente el papel de la naciente burocracia sindical en los EEUU de principios del siglo XX, porque “los sindicatos ayudan a la clase patronal para engañar a los trabajadores en la creencia de que la clase obrera tiene intereses en común con sus empleadores”. Apuntaba así contra la American Federation of Labor (Federación Americana del Trabajo - AFL) que organizaba a los sindicatos por oficio y afiliaba solo trabajadores blancos, dividiendo al movimiento obrero entre obreros calificados y no calificados e incentivando el racismo.

Leé también: ¿Y los trabajadores?: el Gobierno sancionaría a las apps por estafas a consumidores

La IWW concebía como su tarea ser el germen de la revolución que destruyendo la vieja sociedad daría paso a un nuevo orden: “El ejército de la producción debe ser organizado, no sólo para la lucha diaria con los capitalistas, sino también para continuar con la producción cuando el capitalismo haya sido derrotado. Organizados industrialmente estamos formando la estructura de la nueva sociedad dentro de la cáscara de la vieja”.

El precariado y los trabajadores de la industria y los servicios

Como organización de los trabajadores, la IWW buscó sustituir a los sindicatos de oficio reemplazándolos por sindicatos industriales que agruparan al conjunto de la clase. Jammes P. Cannon fue activo militante trotskista de la IWW, hasta la formación del Partido Comunista luego de la Revolución Rusa. “Su actividad predominante se expandió a lo largo de las líneas de menor resistencia en las franjas occidentales periféricas del país, que en ese momento todavía estaban en construcción. El IWW encontró una respuesta más fácil a su llamamiento y reclutó a sus cuadros principales entre los trabajadores marginales y migratorios en esa región”, explica Cannon.

La consigna de si tocan a uno tocan a todos encontró su eco entre los trabajadores “precarios” y desocupados cuya situación los convertía en presas fáciles de la explotación capitalista, antes de ganar a la clase obrera de la gran industria que se estaba forjando en los EEUU.

Movilización de la IWW en 1914

En el presente, golpeados por la crisis del coronavirus, los trabajadores precarizados e informales son los más afectados y vulnerables a las consecuencias de una política patronal que busca hacerles pagar los platos rotos de la parálisis económica a la clase trabajadora y el pueblo pobre. Son ellos la fibra más sensible de una situación, el eslabón más débil, de la clase trabajadora. Y son, por imperio de la necesidad de preservar la vida y los medios de subsistencia, la primera línea expuesta al contagio del coronavirus, a los accidentes fatales y al más descarnado despotismo patronal y fraude laboral.

Leé también: https://www.laizquierdadiario.com/Y-los-trabajadores-el-Gobierno-sancionaria-a-las-apps-por-estafas-a-consumidores

Lo sintomático es que esta fuerza laboral que simboliza para los patrones la destrucción de todo derecho y organización de los trabajadores, empieza a forjar formas incipientes de organización y solidaridad de clase. Despiertan así la simpatía de miles que ven en su reclamo, el propio contra los empresarios y los burócratas sindicales que en acuerdo con el gobierno de Alberto Fernández despiden, suspenden y rebajan el salario de los trabajadores.

Ciertamente la organización de las grandes masas de trabajadores precarios e informales, a quienes los sindicatos burocratizados niegan un lugar en sus filas, es una tarea inicial. Pero al enarbolar la consigna fundante de la solidaridad de clase en lucha, están señalando a toda la clase trabajadora la necesidad de la solidaridad en la lucha de clases, de la unidad de los trabajadores, ocupados, desocupados, precarios, informales e inmigrantes. Se plantan en la vereda de enfrente de la burocracia sindical que divide a los trabajadores corporativamente con la excusa de que es mejor para sus intereses. Lo que demuestra su absoluta falsedad en la extensión del acuerdo entre la CGT y la UIA en desmedro de los trabajadores.

Sin embargo, así como la IWW anticipaba la formación de nuevas organizaciones de clase para enfrentar a los empresarios y su Estado, lo mismo podría estar sucediendo con la organización de los trabajadores precarios. Como sostiene Cannon reflexionando acerca de la experiencia de la IWW y su debilidad en el objetivo de organizar a los sindicatos industriales que unieran al movimiento obrero: “la lucha de clases sigue su curso lógico en todas partes, pero solo a largo plazo, no en línea recta. La lucha de clases de los trabajadores en todas sus manifestaciones, desde la acción más elemental de una organización sindical hasta la revolución, rompe la cadena de resistencia capitalista en el eslabón más débil”.

Más información: Ya salió La historia del Trotskismo Norteamericano de James Cannon

La demanda de trabajo genuino y en blanco, de una IFE de 30 mil para todo trabajador sin ingreso, el señalamiento de que la crisis la paguen los empresarios a través de un impuesto a las grandes fortunas, el rechazo a despidos, suspensiones y rebajas salariales, se hace concreto cuando el si tocan a uno, tocan a todos, se transforma en muestras efectivas de solidaridad y búsqueda de unidad. Señalan el camino de construir lazos comunes de coordinación entre todas las fuerzas de la clase obrera enfrentando la política divisionista de la burocracia sindical.

Internacionalismo y revolución

Según Cannon el IWW nació con la solidaridad hacia la revolución rusa de 1905 y declina con la revolución rusa de 1917, que va a mostrar la necesidad de construir un partido marxista en la clase trabajadora para dirigir los esfuerzos revolucionarios de las masas. En líneas generales la IWW queóo a mitad de camino entre una organización de lucha, sindicato, y un partido de clase, para dirigir la lucha contra el capitalismo.

Dos lecciones cortas, ya que un balance minucioso de la IWW excede los marcos de este artículo. La solidaridad internacional, la comprensión que en la revolución en Rusia se jugaban los destinos del movimiento obrero norteamericano, da claridad y fuerza a los militantes obreros de entonces para plantearse el derrocamiento del capital. Conscientes de las diferencias históricas, se podría decir que la comprensión profunda del significado de la rebelión afroamericana y juvenil contra el racismo en los EEUU indica claramente a los trabajadores y la juventud precarizada que el enemigo es el régimen capitalista y señala un hermano de clase en la lucha contra el imperialismo en el corazón del monstruo. Si tocan a uno, tocan a todos, se traduce como una nueva consigna de solidaridad internacional: una misma clase, una misma lucha.

Te puede interesar: Contra el Estado yanqui racista: una juventud antiimperialista en las calles

La segunda lección histórica que nos deja el final de la IWW es que hace falta construir un partido de trabajadores revolucionario que impulse la autoorganización y el frente único de la clase obrera, como parte de una estrategia y dirección para dirigir victoriosamente la lucha por construir una sociedad liberada de la explotación y la opresión del capitalismo.

Sumate a las acciones de La Red:

Ver esta publicación en Instagram

ASAMBLEA DE LA RED - SABADO 6/6 18HS Nos juntamos por Zoom para definir como sigue nuestra lucha!! Con las movilizaciones conseguimos que el gobierno y la sociedad nos escuchen, pero necesitamos soluciones para los problemas que lxs precarizadxs enfrentamos diariamente! Por eso nos organizamos democraticamente para definir nuevas medidas y poner en comun las situaciones que vivimos en cada lugar de trabajo. Sumate vos también, corré la bola, ayudanos a ser cada vez más los que decimos BASTA DE PRECARIZACIÓN. La Red la construimos entre todxs. Si en tu trabajo estas siendo despedidx, suspendidx, si te estan descontando tu sueldo, si no calificás para la IFE pero la necesitás o si calificas pero por algun motivo no te dejan cobrarla, si te hacen trabajar sin brindarte las condiciones de seguridad e higiene necesarias, escribinos, organicemonos. Unidos les podemos ganar! La Red.

Una publicación compartida de La Red de Precarizadxs (@lared.precarizadxs) el







Temas relacionados

Red de Trabajadores Precarizados   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Rebelde o precarizada   /    Trotskismo   /    Clase obrera   /    Juventud precarizada   /    Precarización laboral   /    Estados Unidos   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO