×
×
Red Internacional

Pandemia.El oficialismo intenta avanzar con el proyecto de facultades especiales sin debatir medidas de fondo

El oficialismo impulsa el proyecto que le otorgaría mayores poderes el Poder Ejecutivo para imponer restricciones por la pandemia. El diputado Nicolás del Caño (PTS-FIT) señaló la falta de medidas estructurales y criticó que el semáforo epidemiológico propuesto por el oficialismo “propone números de contagios mucho más altos que en países como Alemania o España”.

Lunes 17 de mayo | 20:41
Foto: Télam

El Gobierno nacional se propone avanzar en el proyecto de ley que otorgaría mayores facultades al Poder Ejecutivo para establecer restricciones en todos los terrenos frente al crecimiento de los contagios por la pandemia del covid-19. El objetivo del Frente de Todos pasa por evitar tensiones y crisis con los gobernadores y con el jefe de Gobierno porteño frente a la cuestión de que medidas tomar en aras de contener el brote de la pandemia.

Precisamente el Gobierno viene de sufrir una derrota política por el fallo de la Corte Suprema que cuestionó sus potestades para establecer medidas en la Ciudad de Buenos Aires. Esto ocurrió en relación a la presencialidad de las clases, debate que cruzó fuerte al oficialismo nacional con la gestión de Horacio Rodríguez Larreta.

Según sus propios vocero, el objetivo del oficialismo es intentar tener aprobada esta norma antes del próximo viernes 21 de mayo, día en que vence el anterior DNU firmado por el presidente para mantener las limitaciones por la pandemia. Sin embargo, no parece probable que este escenario tenga lugar. O por lo menos aparece más que complejo para el Frente de Todos.

No por lo que pueda ocurrir en el Senado, que discutirá el proyecto en las próximas horas. Allí el oficialismo tiene una mayoría cómoda que le permite aprobar las normas sin tener que depender de Juntos por el Cambio y otros bloques menores.

La situación, sin embargo, se vuelve más compleja en la Cámara Baja, donde el Frente de Todos no puede siquiera reunir quórum por su propia cuenta. Allí, desde Juntos por el Cambio adelantaron que no dará su apoyo. Ese espacio político, que promueve una apertura casi plena en pos de las ganancias de los empresarios, lo rechaza acusando al Gobierno de otorgarse a sí mismo superpoderes. La crítica suena bastante cínica partiendo de un espacio que en su cuatro años de Gobierno gestionó el país, en gran medida a decretazo limpio. Cabe aclarar, sin embargo, que para muchas normas tuvo un aval irremplazable de una fracción enorme del peronismo.

Te puede interesar: Del Caño: “Planteamos muchas medidas para combatir la pandemia que no fueron tomadas en cuenta”

Desde el Frente de Izquierda también hubo críticas. Nicolás Del Caño, diputado nacional por el PTS en el Frente de Izquierda Unidad (Fitu), adelantó "no vamos a acompañar el proyecto del Ejecutivo, que no quiso discutir nunca un plan integral para enfrentar la pandemia. Además, el proyecto tiene varios artículos referidos a la delegación de facultades y eso nosotros lo hemos rechazado históricamente. Por ejemplo no podemos aceptar que el Gobierno tenga la potestad de prohibir movilizaciones o protestas callejeras como pidió un miembro del comité asesor del Presidente”.

Y agregó que “este proyecto es un nuevo parche en el marco de la catástrofe sanitaria. Inclusive el semáforo epidemiológico propuesto para tomar medidas de restricción propone números de contagios mucho más altos que los parámetros utilizados en otros países como Alemania o España".

El diputado del PTS-FIT agregó que desde ese espacio se viene denunciando "que dejaron en manos de los laboratorios la gestión de la pandemia, y tenemos la situación gravísima de que hay 40 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca que se produjeron en Garín desde diciembre y en vez de envasarlas en la Argentina para empezar una vacunación masiva en enero se la llevaron a México. Esto significó que muchísimas personas que podrían haber sido vacunadas no lo fueran”.

El dirigente de izquierda señaló además que "el Gobierno mantiene la apertura a costa de la salud de los trabajadores, con millones que viajan diariamente como ganado, con gran parte de la salud en manos de cinco o seis prepagas, con las vacunas en manos de las farmacéuticas, con teletrabajo a cargo de los propios trabajadores, sin IFE, sin centralización de la salud, sin que se hubieran envasado y aplicado las millones de vacunas de Astrazeneca que se hicieron acá, sin conectividad para los pibes y docentes, con viviendas hacinadas, sin licencias pagas para los padres cuando no hay clases presenciales".

Te puede interesar: La estafa de AstraZeneca: ¿por qué declarar de utilidad pública al laboratorio de Sigman?

Del Caño criticó la postura hipócrita de la oposición de Juntos por el Cambio: “Se oponen por otros motivos totalmente distintos: no quieren ningún impedimento para que las patronales puedan seguir explotando a los trabajadores y para eso necesitan tener las escuelas abiertas aún en lugares donde los índices de contagios son críticos, mientras que siguen actuando como lobbistas de laboratorios como Pfizer. En las provincias que gobiernan como Jujuy y Mendoza, la gestión de la pandemia fue tan mala o peor que la del gobierno nacional”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias