×
×
Red Internacional

El negocio de quemar y la pelea por la Ley de Humedales

Hace tres años que quienes vivimos a la vera del delta del Paraná respiramos humo. Mientras los especuladores incendian todo, los gobiernos no hacen nada. O mejor dicho, se dedican a tapar pintadas.

Irene GamboaReferente del PTS en el Frente de Izquierda

Escuchá esta nota
Martes 9 de agosto | 20:36

Vos, igual que yo, seguro lo sentiste el domingo: no se podía respirar en Rosario. En Villa Constitución no respiraban hacía una semana y todos los días barrían cenizas. El domingo mientras en Rosario una nube gris teñía al sol de sepia, en Villa cortaban la autopista. Así vivimos quienes habitamos la vera del Rio Paraná hace tres años. El saldo es bien conocido por todos y todas: desde el 2020 hasta hoy se perdieron 800.000 hectáreas, el equivalente a 42 veces la ciudad de Rosario. Claro que ningún dato es oficial, este por ejemplo lo brindó el Museo de Ciencias Naturales A. Scasso de San Nicolás.
El humo que respiramos todos los días causa afecciones importantes en la salud, problemas respiratorios, conjuntivitis alérgicas, reacciones en la piel. Hubo días dónde las mediciones de contaminación aérea ubicaban a Rosario entre 2 y 4 punto por encima del índice recomendado. No podemos respirar, nos están envenenando. Pero la preservación de los humedales también reviste importancia para el ecosistema. El fuego no solo afecta nuestra salud, sino que arrasa con los humedales que son de suma importancia para la retención de los gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global. Además son claves para evitar inundaciones y atenuar los cambios de temperatura en zonas aledañas. Nos espera un verano caliente producto de las miles hectáreas que perdimos.

¿Y la Ley de Humedales?

La Ley de humedales se presentó 8 veces en el Congreso Nacional desde el 2013 a esta parte. A partir del 2020, gracias a las enormes movilizaciones y cortes del Puente Rosario- Victoria logramos que se visibilice. Sin embargo a fines del 2021 la Ley perdió estado parlamentario ya que fue “cajoneada” en común acuerdo entre el Frente de Todos y Juntos. Hace un mes el Ministro de Ambiente Juan Cabandié presentó un nuevo proyecto de Ley que, como vienen denunciando las organizaciones socio-ambientales, no fue ni siquiera consultado con quienes venimos peleando en defensa de los humedales desde el 2020. Una vez más, y como nos tiene acostumbrados: puro humo. Desde el Frente de Izquierda presentamos junto a Octavio Crivaro y nuestros diputados Myriam Bregman, Nicolás del Caño y Alejandro Vilca un pedido de informe sobre el estado de situación de las quemas hace un mes. La respuesta de Cabandié: silencio infinito.

La pregunta que nos hacemos miles ¿Por qué después de casi tres años continúan las quemas? ¿Por qué no se avanza en imputaciones a los empresarios frente a tremendo ecocidio? Las quemas compulsivas en los humedales del delta del Paraná son para desmotar y poder explotar las tierras para el negocio agro-ganadero. Ya lo dijo Cabandié: necesitan dólares para pagarle al FMI y no se pueden conseguir sin contaminar. Para que no queden dudas de la sobrada impunidad que tienen los sectores más concentrados del agro el gobierno de Fernández los premió con un “dolar-agro”. Hace unos años Frente Progresista, del que es Pablo “twittero” Javkin defendió el proyecto de ley que les permitía fumigar con glifosato arriba de las escuelas. Peronistas, radicales y socialistas son una multipartidaria a favor del extractivismos y los beneficios para los empresarios del campo. Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas
La asunción de Massa como super-ministro dejó en claro que viene por todo. Mientras se profundiza el ajuste se va a profundizar el extractivismo: esto quiere decir nuevos beneficios a los grandes empresarios que queman nuestros suelos, contaminan nuestros ríos y provocan desastres ambientales. Si no le ponemos un freno en las calles esta política de saqueo ambiental se va a profundizar.

El Monumento, miles en las calles y cómo seguir.

El 2021 terminó caliente, y no porque se acercaba el verano, sino porque en Chubut la gente mostró en las calles que no iban a dejar que avance la zonificación minera. Después de semanas en las calles, movilizaciones masivas y paros de docentes, estatales y portuarios dieron por tierra con la Ley contaminante del gobernador del Frente de Todos Arcioni. Cuando los planes de los empresarios afectan nuestras vidas, la lucha socio-ambiental se vuelve inevitable. Por eso en Rosario sindicatos docentes como Amsafe y Coad convocan al Monumento y la UNR desobliga a la comunidad educativa en el horario de la concentración. También se suma el espacio conocido como “Sindicatos por el ambiente” que nuclea a los gremios docentes y otros como La Bancaria, Siprus, Municipales, Aceiteros entre otros.
No caben dudas: el Monumento va a explotar de gente, de bronca y de ganas de pelear. Porque necesitamos una salida de fondo contra el veneno que nos hacen respirar y los humedales que perdimos. Para los gremios convocar tiene que el ser el primer paso, pero no puede quedar en una convocatoria aislada. La masividad tiene que ser el motor para impulsar un movimiento de lucha en cada lugar de laburo y de estudio. En cada lugar se podrían poner en pie comités de todas y todos los que queremos pelear por una Ley de Humedales y contra el saqueo de los empresarios, el FMI y los gobiernos. Para darle continuidad a esta lucha cada Sindicato y Centro de Estudiantes es clave. Mañana vamos a llenar el Monumento y esa fuerza la tenemos que poner para conquistar una Ley de Humedales y frenar el saqueo al servicio del FMI. Porque está en juego nuestro futuro y sabemos que no hay planeta B.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias