Cultura

THE WALL 35 AÑOS

El muro de una generación para el resto de las generaciones

Miércoles 3 de diciembre de 2014 | Edición del día

En el año 1979, con un mundo dividido en dos por la guerra fría, en Inglaterra asumía como primer ministro Margaret Thatcher del Partido Conservador, el National Front (Frente Nacional) de ideología fascista, alcanzaba el máximo apoyo en una elección con casi 200.000 votos, y en las calles brotaba la tribu urbana con igual ideología, los skinheads. Puede verse lo lejos que han quedado los años dorados de post guerra dejando un presente de inflación y 10% de desocupación en el que el 11% eran jóvenes londinenses, que vivían con 10 y 12 libras semanales subsidiadas por el Estado; según las cifras de los 800 kg de heroína consumidos en Europa Occidental un año antes, la mitad pasó por el Soho londinense. El movimiento punk rock y su no future estaban en su apogeo y despreciaba a la anterior generación de músicos que se habían entregado, y eran parte de la máquina.

Toda esta realidad fue denunciada por Roger Waters en comunicados, acciones y por medio del arte. Es entendible entonces que al poco tiempo de su debut Another Brick In The Wall (Part 2) ingresó en las listas de popularidad inglesas en las que permaneció 12 semanas,estuvo 15 semanas en el puesto número uno de Estados Unidos y logró 23 discos de platino. La idea y la composición de esta ópera rock surgieron del genio de Roger Waters quien, a partir de sus propios traumas y alienación, logró expresar lo que vivía toda una generación.

Corría el año 1977,Pink Floyd se encontraba en Montreal cerrando su gira del disco Animals. Waters estaba a un costado del escenario cantando mientras un fanático gritaba sin detenerse, el artista le pidió que se acercara sólo para poder escupirlo; “fue una actitud muy fascista” diría años después. Eso fue todo. Waters estaba harto de los grandes recitales en estadios deportivos, de no sentir conexión con el público y ser parte de la máquina (industria de la música), harto de sus fracasos amorosos, de la vida del rockstar. En una oportunidad charlando con el productor Bob Ezrin, Roger le confesó que quería –como buen ex estudiante de arquitectura - construir una pared entre el público y él mismo, Ezrin le contesta “pues, hazlo”. Perseguido por los fantasmas pasados y presentes hizo lo que mejor sabía hacer, arte.

Esta ópera rock recorre la vida del alterego antihéroe de Roger Waters, Pink o Mr. Floyd,con algunos episodios de la vida de Syd Barrett, amigo de la adolescencia y primer líder de la banda que fue despedido en 1968 debido a su colapso mental que afectó para siempre la obra y vida de la banda. Los diferentes temas que aborda la obra se relacionan con la opresión y represión en todos los aspectos y etapas de la vida, potenciados por el miedo: la relación de poder entre madre e hijo, el autoritarismo en la escuela y la represión del pensamiento, los fracasos sentimentales y sexuales, el consumismo y la alienación, el aislamiento y la locura. El personaje Pink va creando un muro para escapar de la realidad y aislarse de todo y de todos, hasta el final de la obra en que por medio de “un juicio” es obligado a derribar dicha pared y enfrentarse a lo amargo y dulce de la vida.

La producción estuvo a cargo de Bob Ezrin, Roger Waters y David Gilmour. Este último es co-autor de 3 de los 26 temas del álbum doble Run Like Hell, Young Lust y Comfortably Numb. Puede notarse la mano de Gilmour en el sonido ascendente y esperanzador, ausentes en el resto del disco.

Desde un principio la obra provoca a quien la oye con un burlón “Is this not what you expected to see?” (¿No es esto lo que esperabas ver?) Y atrapa al finalizar de la primera canción In The Flesh? con un “You’ll just have to claw your way / through this disguise.” (No tienes más que escarbar / a través del disfraz.)

A lo largo de la obra existen versos célebres que van a quedar grabados para siempre en la mente de quien los escucha, los principales del tema : “We don´t need no education / Wedon´t no thought control / No dark sarcasm in the class room / Teachers leave the kids alone / Hey teachers leave us kids alone!”(No necesitamos ninguna educación / No necesitamos ningún control del pensamiento/ Ningún oscuro sarcasmo en el aula / Maestros, dejen en paz a los chicos / ¡hey, maestros! Déjennos a los chicos en paz). No hay niño o niña que no haya hecho propio este pensamiento al enfrentarse a la alienante educación instituida, o que no haya mostrado sus inseguridades en la familia y haya encontrado respuestas como en Mother “Of course mama’ll help to build the Wall” (Por supuesto mamá te ayudara a construir el muro).

Otras etapas son representadas como la búsqueda del amor y la predecible desilusión al descubrir que no es lo que esperaba en Young Lust “Will some cold woman / in this desertland / make me feel like a real man?”(¿Podrá alguna fría mujer / en esta tierra desierta / hacerme sentir un hombre de verdad?) Para luego concluir en One of my Tunes “Day after day, love turns grey / Like the skin of a dyingman”(Día tras día el amor se vuelve gris / Como la piel de un moribundo).

La trama continúa con un Pink sumido en la alienación y el aburrimiento de un Rockstar, que lo tiene todo y se siente vacío. La vorágine de la máquina lo sumerge en el abuso de drogas y la locura hasta estallar en un personaje fascista que le dice a sus fanáticos en In the Flesh “Are there any queers in the theater tonight? / Get them up against the wall! / There’s one in the spotlight, / he don’t look right to me, / Get him up against the wall!”(¿Hay algún maricón en la sala esta noche? /Ponlo de pie contra el muro / Hay uno ahí, a la luz del foco / No me mira nada bien / Ponlo de pie contra el muro)

Las contradicciones arremeten a Mr. Floyd que quiere correr de esta realidad al verse culpable de haberse convertido en lo que odia, pero para eso debe enfrentarse a un juicio y derribar el muro que él mismo construyó. El juez de The Trial dictamina “The prisoner who now stands before you / Was caught red-handed / Showing feelings / of an almost human nature”(El prisionero que comparece ahora ante Usted / Fue atrapado con las manos en la masa / mostrando sentimientos / de naturaleza casi humana) . Esta canción es el preludio del desenlace por lo que en letra y armonía cuasi circense conlleva locura, crisis y un final estruendoso. “I sentence you to be exposed before / Your peers. / Tear down thewall! (Te sentencio a ser expuesto ante / tus semejantes / ¡Echen el muro abajo!)

Una gaita y una voz anuncian Out side The Wall,el final del viaje,“The ones who really love you / Walk up and down out side the Wall” (Los que realmente te aman / Caminan arriba y abajo, fuera del muro ). Todo sin dejar de advertir que mientras él derriba su muro, otros están construyendo el propio.

Lo haya buscado Waters o no, esta obra es una tremenda crítica al capitalismo, a cómo este sistema se mete en lo más íntimo de nuestra vida personal y trata de moldearnos para facilitar el ser explotados y oprimidos. Esta obra es un grito frustrado, sin demasiada esperanza de futuro, pero con un claro hartazgo de que el presente así no va más. Es depresiva y hermosa, contiene la ira visceral por un mundo que debe ser cambiado para que las personas dejemos de ser otro ladrillo en el muro.







Temas relacionados

The Wall   /    Música   /    Pink Floyd   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO