Política Uruguay

Ante la muerte del dirigente tupamaro

El legado de Huidobro (y el MLN)

Las diferencias políticas con Huidobro y el MLN trascienden la defensa de los militares que este realizó en los últimos años (con el aval y acompañamiento del resto de la organización). Su rol en los 70 con su accionar por fuera de la clase trabajadora así como su posición acrítica en relación al Pacto del Club Naval en la transición democrática, cuando a la vez se integra plenamente al Frente Amplio, son ejemplos de una estrategia política que lleva a un callejón sin salida la lucha de los trabajadores y el pueblo. El papel fundamental del MLN (y el MPP) en los tres periodos de gobierno del FA muestran también hacia donde lleva su política.

Martes 9 de agosto de 2016 | 10:21

El fallecimiento del ministro de defensa Eleuterio Fernández Huidobro generó distintas repercusiones en el país. Junto a las expresiones de pesar y tristeza de la mayoría de los históricos dirigentes tupamaros (Engler, Mujica, Rosencof) también se escucharon voces repudiando el proceder político de Huidobro en estos últimos años. No es para menos considerando el rol de defensa y protección de militares genocidas y torturadores que jugó Huidobro, en especial desde su cargo de ministro de defensa en los periodos de Mujica y Vázquez.

Sus descalificaciones hacia las organizaciones de derechos humanos, sus obstáculos al (escasísimo) accionar de la justicia en la búsqueda de verdad y justicia para los crímenes de la dictadura, su (incomprensible) acercamiento a los militares, lo hicieron justo merecedor de un repudio masivo de un pueblo que no quiere olvidar el pasado reciente y se resiste a reconciliarse con quienes violaron los derechos humanos en el periodo dictatorial y de las propias organizaciones de Derechos Humanos que en todos estos años mantienen la lucha contra la impunidad. Su accionar desconcierta aún más considerando su propio lugar de víctima directa del accionar genocida sufriendo, al igual que sus compañeros y muchos de su generación la represión y tortura.

Sin embargo, interesa también polemizar con el Huidobro de los 70 y los 80, cuando desde la dirección del MLN-Tupamaros participó activamente en el ascenso de luchas y radicalización política que se dio desde los años 60 y luego en la salida de la dictadura y el retorno democrático.

La estrategia política de Huidobro y el MLN durante el ascenso obrero

Influido por la revolución cubana y las experiencias guerrilleras de la época en el resto de América Latina Huidobro, como integrante del MLN desarrolló una estrategia política que pretendió sustituir la acción política de los trabajadores reemplazándola por el accionar del grupo guerrillero.

Aún con heroísmo y sin negar su compromiso personal, los militantes de la época que se inclinan por la vía armada reducen a un papel secundario el papel de las masas y el pueblo para entrar en una lucha de aparato contra aparato con las fuerzas represivas. Esta radicalidad en la acción no les evitó apoyar “críticamente” al naciente Frente Amplio que surgía para desviar el impresionante ascenso obrero de esos años y encolumnar a los trabajadores detrás de un proyecto de conciliación de clases. La independencia política nunca fue el objetivo de los tupamaros y esto se pudo ver en toda su magnitud en los sucesos de febrero del 73, cuando al igual que el PCU tuvo expectativas en la acción de los supuestos militares “peruanistas” en quienes se confiaba que podrían encabezar un proceso de ruptura con el imperialismo y de liberación nacional.

La salida de la dictadura y el ingreso al Frente Amplio

Manteniendo esta concepción política los militantes que reorganizan al MLN a la salida de la dictadura son incapaces de criticar el pacto del club naval, forma en que la burguesía uruguaya organizó la transición hacia la democracia manteniendo vigente el modelo económico y social que la dictadura impuso a sangre y fuego y garantizando la impunidad para los militares genocidas.

Desde entonces Huidobro, y los tupamaros se integran al Frente Amplio y pasan a formar parte fundamental desde hace más de 30 años de la coalición de izquierda con los resultados por todos conocidos. Con Mujica de presidente y otros tupamaros ocupando importantes cargos, el MLN pasó a ser parte del elenco político que funciona como simple administrador del estado burgués, renunciando a la perspectiva revolucionaria y aspirando, a lo sumo, a una utópica humanización del capitalismo.






Temas relacionados

Política Uruguay   /   Uruguay   /   Fernández Huidobro   /   Dictadura uruguaya   /   Frente Amplio

Comentarios

DEJAR COMENTARIO