Sociedad

INCENDIO DOÑANA

El incendio cercano al Parque Nacional de Doñana está controlado después de arrasar más de 10.000 hectáreas

El 25 ya había más de 550 efectivos luchan contra el incendio en Andalucía en un incendio que se produjo el sábado por la noche. Más de 2.000 personas fueron evacuadas, de las cuales 1.000 todavía seguían fuera de sus casas el lunes 26.

Jacobo A. García

Vigo | @Jacobscarface

Miércoles 28 de junio de 2017 | 19:16

Más de 2.000 personas fueron evacuadas, de las cuales 1.000 todavía seguían fuera de sus casas el lunes 26. El incendio ha llegado cerca del Parque Nacional de Doñana, un tesoro declarado Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera por la Unesco.

El fuego se inició el sábado 24 por la noche en La Peñuela, en Huelva. Más de 20 vehículos terrestres y 25 medios aéreos trabajaron en la extinción del fuego, con uno de los focos que llegó al Parque Natural de Doñana, que rodea al Parque Nacional. El cambio del viento permitió frenar otro de los focos preocupantes, el que se dirigía hacia Matalascañas, una localidad costera aislada. Los servicios de extinción se están llevando a cabo por efectivos del Plan de Prevención y Extinción de Incendios de Andalucía (Infoca), la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el Consorcio Provincial de Bomberos, además de 80 agentes de la Guardia Civil que se ocuparon del orden público.

En esa madrugada fueron evacuadas 1.500 personas del cámping Doñana, así como 800 más de diferentes lugares, como el Parador Nacional de Mazagón o el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. También se tuvo que desalojar el Centro de Cría del Lince Ibérico de El Acebuche, donde se trabaja para la recuperación de este animal en peligro de extinción. Por otro lado, una de las hembras de lince ibérico del centro de cría en cautividad de El Acebuche de Doñana murió el domingo por la tarde tras ser desalojada a causa del incendio. Se llamaba Homer y, según fuentes del centro, falleció como consecuencia del estrés sufrido durante la captura y el transporte. Alrededor de mil de personas tuvieron que ser realojadas, principalmente en centros deportivos, mientras que alguno de los que habían sido evacuados durante la noche de un hotel y de viviendas particulares, pudieron regresar a sus domicilios por la tarde.

El director del centro operativo regional, Juan Sánchez, declaró que la situación fue "crítica" la noche del sábado cuando se quemaron doce kilómetros (1.200 hectáreas) en menos de cinco horas; "Íbamos apagando el fuego muy por encina y de hecho los focos secundarios se iban metiendo por delante del principal, formándose varios frentes unos detrás de otros", explicó Sánchez, que precisó que el objetivo es que el incendio no se descontrole "y, por el momento lo vamos encauzando".

Se sospecha que el incendio fue provocado. Susana Díaz declaró que la investigación llegará "al final" para saber el por qué de un incendio "de tal magnitud". El incendio ha provocado la caída de cenizas en varias localidades de la vecina provincia de Cádiz, además de intenso humo. Los municipios de Matalascañas y Mazagón, de fuerte actividad turística, también fueron afectados por el incendio. Podemos intuir que existen razones de índole económica en este incendio que intentarían aprovechar la nueva Ley de Montes del Partido Popular, aprobada en 2016 que permite construir en terreno quemado, para ampliar los jugosos beneficios económicos del sector turístico.

Para el lunes 26 de junio, la situación mejoró, aunque se mantiene cercano al Parque Nacional de Doñana, declarado Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad, donde no consiguió entrar por el momento. Las más de 100.000 hectáreas del Espacio Natural de Doñana se dividen en dos zonas: el parque natural y el parque nacional, de una categoría superior de protección. Las llamas se han quedado a las puertas de esa última zona. En la noche del 25 y la mañana del 26 la labor de los equipos que luchan contra el fuego fue "muy importante y dura y dio resultado", explicó hoy el responsable de Medio Ambiente de Andalucía, José Fiscal. La evolución del incendio ha sido mejor de la esperada y el viento ha dado una tregua. El dispositivo aéreo de control y extinción se reforzó ese día hasta las 17 aeronaves que participan en las operaciones, de 23 disponibles, mientras que más de 200 bomberos forestales trabajaban en tierra. También continuaban a pie de incendio 244 miembros de la UME. Las unidades aéreas pertenecen a la propia comunidad de Andalucía, a la vecina Castilla-La Mancha y al Gobierno central.

El director del Espacio Natural que rodea Doñana, Juan Pedro Castellano, aseguró que la posibilidad de que el incendio afecte al parque nacional como tal es "improbable" por la propia evolución del fuego y las barreras establecidas, así que "está ahora a salvo", indicó.

Unas 450 personas permanecían en distintas instalaciones, después de su evacuación, mientras que ya se autorizó el regreso a urbanizaciones e instalaciones de las que fueron evacuadas. La responsable de Justicia e Interior de Andalucía, Rosa Aguilar, pidió a las personas que aún permanecen desalojadas que "no vuelvan a sus viviendas por iniciativa propia" por razones de seguridad.

Las carreteras de entrada y salida de Matalascañas, en la costa de Huelva, quedaron completamente abiertas, tras registrar durante este domingo cortes temporales para favorecer el control del incendio y preservar la seguridad de la ciudadanía. El cierre de dos de ellas hizo que se quedaran aisladas durante algunas horas unas 50.000 personas en Matalascañas, un municipio turístico.

Por otro lado, técnicos del centro de cría en cautividad del lince ibérico El Acebuche, en Doñana, lograron localizar a once de los trece ejemplares que no pudieron ser evacuados el domingo cuando se desalojaron las instalaciones como consecuencia del incendio.

Así, vemos como una vez más, los incendios afectan al medio ambiente y a las poblaciones cercanas, produciendo notables daños materiales y el terror en la gente común. En este caso, se trata de un incendio probablemente provocado a las puertas de un paraje de incalculable valor ecológico y de biodiversidad. Aunque las autoridades quiten cierta importancia al asunto, al declarar que el parque natural colindante al parque Nacional de Doñana es el “colchón” de este último, lo cierto es que aunque goze de un estatus menor de protección, el terreno quemado tenía también un valor altísimo. Incendios como este recuerdan al incendio del Parque Natural As Fragas do Eume en Galicia, hace unos pocos años, esta vez cercano a una mina de andalucita, un mineral codiciado actualmente.

Es por tanto necesario, más que nunca, redoblar los esfuerzos en la protección de estos espacios y la derogación de la Ley de Montes del Partido Popular, que premia a los incendios provocados por intereses económicos. Además, un plan de empleo para contratar más efectivos, sobre todo en las labores de prevención y vigilancia se hace imprescindible. La movilización obrera y popular contra este grave problema también es precisa para construir un gran movimiento que tenga en cuenta todas las demandas ambientales y laborales del sector.







Temas relacionados

Incendio forestal   /    Andalucía   /    Incendio   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO