×
×
Red Internacional

Niños, niñas y adolescentes transitan un período de hiperconectividad, lo que puede implicar también, una gran vulnerabilidad. Según Grooming Argentina, el 60% de los chicos de 9 a 17 años hablan con desconocidos en internet.

Nancy MéndezLic. en Trabajo Social UBA | Redacción Zona Norte Gran Buenos @NancyMariele

Martes 5 de octubre | 09:00

Con la pandemia, no se ha tomado dimensión del inicio de los niños en internet a edades cada vez más tempranas. Niños y niñas de 6,7 y 8 años empiezan a mediar sus contenidos pedagógicos a través de dispositivos móviles. Todo conduce a un contexto de hiperconectividad. La educación remota o virtual los sacó de sus grupos de pertenencia y sus rutinas, y acrecentó la exposición en las pantallas.

El riesgo aumentó porque, en muchos casos, estos grupos vulnerables no cuentan con suficientes referencias previas. Esto quiere decir que, inicialmente no se tienen nociones demasiado claras sobre la magnitud de la problemática y el impacto de sus consecuencias. Una niña o niño víctima sufre un abuso psicológico (durante el camino de preparación de la víctima) y en ocasiones a un abuso sexual.

Debido a esto, es que desde Grooming Argentina alertaron sobre el aumento en un 200 % de denuncias por grooming durante la pandemia.

El mundo digital en la adolescencia se hace muy evidente, en esta etapa el vínculo con nuestros hijos e hijas está cambiando, los adolescentes necesitan separarse de nosotros para poder ganar autonomía y libertad. Basta con mirar que las aplicaciones que solemos usar los adultos, no son las más utilizadas por los adolescentes. Ellos suelen ser pioneros en una red social y cuando los adultos llegamos a ella, se van inmediatamente a otra. En lo digital también se dan la separación y necesidad de tener su propio espacio, compartido con sus pares, no con sus padres.

Te puede interesar: Grooming, sexting y ciberbullying: ¿a qué se enfrentan las infancias en internet?

Desconocidos en las pantallas

A su vez, el mismo estudio da cuenta que el 70% de la sociedad argentina desconocen qué es el Grooming, es decir, siete de cada diez argentinos no saben qué es ni a quiénes afecta. A esto se suma un dato que preocupa; 6 de cada 10 niños, niñas y adolescentes hablan con desconocidos por Internet en la Argentina. , además 3 de 10 se reúnen en la calle con un desconocido a través de una cita virtual y el 37 % dijo que sus padres no están al tanto de los perfiles que tienen en redes sociales.

En el muestreo, llevado a cabo con 4.276 chicos y chicas de 9 a 17 años de todo el país, la organización destaca: “Un niño tiene su primer teléfono celular a la edad promedio de 9 años. Asumimos que las plataformas digitales se convirtieron en espacios en los cuales niños, niñas y adolescentes se educan, se expresan y construyen relaciones. Pero aún es mucho lo que se desconoce del grooming, como una nueva modalidad del abuso contra la integridad sexual de las infancias a través de Internet “. Destacó el presidente de la ONG Grooming Argentina, Hernán Navarro hace unas semanas a los medios de comunicación.

¿Qué es el Grooming?

Es la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a niños, niñas y adolescentes mediante el uso de Internet, a través de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, como redes sociales, páginas web o aplicaciones de mensajería como WhatsApp, entre otras.

Los y las adultos que realizan "grooming" suelen generar un perfil falso, haciéndose pasar por un niño o una niña, para lograr una relación de confianza con la víctima. Para luego imponerles comportamientos de contenido sexual, realizados en un contexto de desigualdad o asimetría de poder, por lo general a través del engaño, la coacción o la manipulación.

El solo hecho de que las infancias y adolescencias estén conectadas a cualquier plataforma digital habilita la posibilidad de que un niño o niña sea captado. Es que, en cualquier lugar donde haya chats y niños del otro lado, puede haber una situación de grooming alrededor.
Basta con que exista un canal de comunicación y una manera simple que permite fingir la identidad.

Prohibir el uso no es la solución

Negarles el acceso, invadir su privacidad y vigilar cada uno de sus pasos en internet no sería el mejor de los caminos. Es importante charlar sobre la necesaria configuración de la privacidad en sus cuentas; intercambiar la diferencia entre lo público y lo privado; desaconsejar la publicación de datos personales, familiares y de amigos; remarcar el valor de la privacidad, se debe concientizar acerca de que todo el material subido a la red no puede borrarse, lo cual implica el riesgo de su sucesiva circulación y posible manipulación por parte de extraños.

Por eso es muy importante “acompañar sin invadir”, demostrarles que ante cualquier hecho o situación que los haga sentir incómodos pueden pedir ayuda y hablar con alguien de confianza. Es fundamental que los adultos se informen sobre las páginas web, las redes sociales y las aplicaciones que usan frecuentemente niños, niñas y adolescentes; conocer con quiénes interactúan y saber qué gustos y rutinas tienen en su vida online.

Mostrar que verdaderamente hay confianza en los hijos, generará a su vez que ellos confíen en sus mamás y/ o papás, al momento de confesar situaciones peligrosas que puedan estar viviendo. Entender que para los chicos y adolescentes, los amigos del chat cuentan de la misma manera que los de la escuela, el club o el barrio. Muchas veces ellos no ven diferencias.

A su vez el Estado tiene la responsabilidad de garantizar que en todas las escuelas se implemente “educación sexual integral con perspectiva digital”, un reclamo constante de los y las trabajadoras de la educación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias