Juventud

Universidad Nacional de las Artes

El gobierno paga, la gestión de la UNA festeja ¿les estudiantes deberíamos celebrar?

Hoy, en su página y redes oficiales, la gestión universitaria lanzó un comunicado donde reivindica el acuerdo de renegociación de deuda recién cerrado y diagnostica: “Argentina avanza hacia una soberanía económica”. Sin embargo no anuncian, por ejemplo, un mayor presupuesto universitario.

Jueves 6 de agosto de 2020 | 23:21

1 / 2

Para leer el comunicado, avanzá hacia la segunda imagen.

Esta semana se cerró finalmente el acuerdo con los principales acreedores para que Argentina pague a los bonistas. Alberto, durante su campaña electoral, había dicho que la investigaría pero, lejos de ésto, su gobierno terminó ofreciendo a les acreedores una cifra muy cercana a la que estos pedían.

Para entender más sobre este acuerdo te recomendamos Deuda: ¿con el acuerdo ganamos todes?

A la fecha ya se habían sumado a festejar este acuerdo la presidenta del FMI, Caputo, Macri y la Sociedad Rural junto con los especuladores. A esa lista hoy se le suma la gestión de nuestra universidad que, en su página y redes sociales, vía comunicado, expresaban su “satisfacción ante el acuerdo alcanzado por el gobierno de Alberto Fernández” y anunciaban que “ de esta manera Argentina avanza hacia una soberanía económica que redundará en el fortalecimiento de las áreas estructurales de una sociedad como lo son la ciencia, la educación y la cultura”. Pese a que auguran todo esto, no dicen que vamos a tener mayor presupuesto para mejorar nuestras condiciones.

Ver esta publicación en Instagram

Esta semana se dió a conocer el acuerdo de Argentina con los bonistas por el pago de la deuda. Deuda que el mismo Alberto dijo en campaña que iban a investigar, pero terminaron pagando el bono a 100 años de Caputo. Deuda que equivale a dos veces y medio más de lo que se va a destinar a cuestiones centrales como el presupuesto de salud para combatir la pandemia o al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). No tardaron en salir a festejarlo, Caputo, la presidenta del FMI, Macri, la Sociedad Rural y de decenas de empresarios, bonistas, especuladores y fondos de inversión. No se quedó atrás la rectora Sandra Torlucci y la gestión de la UNA. Mientras tanto ya van 3 meses de la desaparición de Facundo Castro, y no dicen NADA. Repudiamos furiosamente el comunicado de la gestión de la UNA. Quienes verdaderamente pagamos la deuda somos el pueblo trabajador. Les estudiantes nos desvivimos haciendo malabares para poder cursar, trabajando para pagar la carrera, con laburos cada vez mas precarios. Les que tenemos acceso a internet, conexión y aún podemos hacerlo. La llegada del #Covid19 y la cuarentena acrecento la crisis, precarizando aún mas nuestra existencia. Con despidos masivos, recortes de salarios y millones en la informalidad. Mientras no hay números claros de cuantos estudiantes no pueden cursar en nuestra universidad, ni en qué condiciones lo hacen les que si pueden. La gestión avala de esta manera que la educación pública se elitice aún mas, dejando a miles afuera. Por eso nos parece indispensable organizarnos por #NoAlPagoDeLaDeuda, plata para educación, salud y vivienda.

Una publicación compartida por ContraImagen UNA (@unacontraimagen) el

En la UNA seguimos necesitando —solo por citar algunos ejemplos— que se le pague el trabajo a les docentes ad honorem, que a les estudiantes se nos dé becas para que podamos subsistir y evitar tanta deserción, que tengamos cupos para todes con comisiones en diversas franjas horarias. Otro punto importante es dejar atrás el presupuesto que se definió para este año, que es el mismo que el del 2019, de gestión nacional macrista. No hay ningún anuncio por parte de la gestión en el comunicado de hoy diciendo que este cierre de acuerdo que elles reivindican significará pasar a resolver esta deuda con nosotres.

Te puede interesar: El acceso a la universidad en tiempos de pandemia

Tampoco en este contexto donde Facundo Castro lleva más de tres meses desaparecido, esbozan siquiera una exigencia por su aparición con vida siendo que cuentan con un lugar privilegiado desde donde ejercer presión para que esto se dé. Fuimos les estudiantes quienes nos pusimos la campaña por la aparición con vida de Facundo al hombro.

Este comunicado inconsulto no hace más que seguir la línea del kirchnerismo: hecho habitual en la gestión de Torlucci pero que en casos como estos, significa hacerse eco de una política de sometimiento y de ajuste que solamente va a implicar el vaciamiento de nuestra educación y un recorte en el conjunto de nuestra vida. Cabe señalar que se celebra y reivindica este hecho de cara a una instancia de reenegociación con el FMI que, como elles mismos reconocen, es “uno de los pedidos de deuda más grande de la historia”.

Mientras tanto, nosotres como estudiantes no paramos de tener que dejar de cursar o cursamos “a pesar de”. La gestión hace poco decía casi irrespetuosamente que más del %90 estamos cursando. Pero nosotres sabemos que si nos echan del laburo o si tenemos solo laburo precarizado, si no tenemos herramientas digitales necesarias o si nuestra familia está muy mal económicamente, no podemos estudiar. Y esa es nuestra situación y la de muches de nuestres compañeres.

Te puede interesar Tenemos un objetivo común: unir a la izquierda y a miles de estudiantes para intervenir en la crisis abierta

Desde Contraimagen repudiamos este comunicado así como el acuerdo y continuamos diciendo ¡No al pago de la deuda! ¡Plata para educación, salud, vivienda, ciencia y cultura!

¿Cómo es que la deuda nos afecta tanto?

Pagar deuda significa mandar para afuera capital que se necesita acá para medidas como las que mencionamos más arriba. Y es mucha más plata que la ya ofrecida con el acuerdo cerrado esta semana.

Con el cierre de la renegociación, se subió la oferta acercándose mucho a lo que pedían les acreedores. Ese aumento en el valor presente neto es de 2 dólares por bono e implica que se vaya cerca de 2 mil millones de dólares más, a los ya 15 mil millones que cedieron desde la primera oferta.

Para tener una dimensión de todo lo que se cedió, representa el doble de toda la partida de dinero extra por Covid-19, de $ 688 millones. Es decir, el doble de todas las medidas como los 2 pagos de IFE, los 4 pagos de ATP, los débiles refuerzos en Salud o Programas Alimentarios.

El contexto es, como marca el comunicado oficial, adverso: más de la mitad de les niñes en Argentina son pobres y ya son 5,5 millones de trabajadores afectados por despidos, suspensiones y ataques al salario. Esto se enmarca en un contexto internacional que está en baja y con anuncios de que empeorará.

Aunque contrario a lo que anuncian desde la gestión, este gesto de honrar la deuda, lejos está de traer soberanía. La deuda también es un mecanismo de sometimiento: para renegociar estos organismos siempre piden algo a cambio. Su objetivo real jamás es que la economía de una país tercermundista se independice sino, enriquecerse. Ese algo que piden es profundizar el extractivismo —lo vimos por ejemplo cuando quisieron tocar la ley del agua 7.722 para llevar adelante la megaminería o con las factorías de cerdos que se quieren instalar en nuestro país— o avanzar con reformas que le dé una tajada más grande de ganancias a los empresarios. Esto se hace con reformas como la previsional o la laboral.

Te puede interesar¿Qué pasa con las granjas factoría?

Durante el periodo del 2003 al 2015 -que menciona el comunicado universitario-, la economía tenía cierto margen por las commodities -alza de materias primas, como la soja transgénica, que alguna potencia mundial requería y les países latinoamericanos producimos. No es esa la situación de hoy a menos que aceptemos producir cuanto quiera el imperialismo a costa de arruinar nuestra ecología y someter más al país. Y ni aún con ello se garantiza dado que la deuda no es bajo ningún punto sostenible.

Como reconoce la gestión, se trata, con el FMI, de la deuda más grande de su historia y aún esta renegociación está pendiente. Vale aclarar que ni vimos invertida la plata del préstamo. El propio kirchnerismo asume que se usó para solventar la fuga de capitales. Entonces: ¿les estudiantes por qué tenemos que pagar esa fiesta de les empresaries y les especuladores?

Te puede interesar: Acuerdo por la deuda ¿la juventud festeja?

Queremos seguir estudiando. No queremos que la educación superior del arte sea para unes poques privilegiades. Por eso peleamos por la organización de base de les estudiantes. Desde la izquierda estamos impulsando plenarios estudiantiles en los que podamos discutir las problemáticas que nos atraviesan, y ser miles para lograr que los centros y federaciones levanten nuestros reclamos.







Temas relacionados

Precarización laboral juvenil   /    presupuesto universitario   /    Universidades públicas   /    Universidad Nacional de Artes   /    Crisis    /    Deuda externa   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO