×
×
Red Internacional

El gobierno nacional, a través del Ministro de Educación Nacional, acordó un mínimo de 190 días de clases para el ciclo lectivo 2022 y la posibilidad de extender el ciclo durante las vacaciones de verano.

Miércoles 3 de noviembre | 11:50

Hace unas semanas el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, se reunió con los ministros de cada jurisdicción, para acordar el calendario escolar 2022. De esta reunión se dispuso que se garantice un mínimo de 190 días de clases y de ser necesario sumar días y horas, ya sean de “enero/febrero, en las vacaciones de invierno o a contraturno, con el objetivo de garantizar más tiempo, más días, más horas más calidad en ese tiempo que los chicos están en la escuela", señaló el funcionario. De esta forma, las clases comenzarán el 2 de marzo en 22 jurisdicciones, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires se iniciarán el 21 de febrero y en Corrientes el 14 de febrero, que se extenderán hasta el 20 de diciembre.

Los funcionarios pretenden resolver la grave crisis educativa recargando las tinas sobre la docencia, aumentando la carga horaria, pactando un año escolar lejos de la realidad de la comunidad educativa, sin contemplar en las condiciones edilicias en que están las escuelas, con un salario docente pulverizado por la inflación, y haciendo caso omiso a que en Tucumán, donde 6 de cada 10 niñas y niños se encuentra bajo la línea de pobreza, se destinan apenas 32 pesos por cada uno para sus necesidades nutricionales.

Al igual que con los trabajadores de la Salud, pretenden resolver las consecuencias del ajuste presupuestario y de una cuarentena sin recursos, exprimiendo al máximo a la docencia. La misma política de aprietes están llevando adelante con los y las compañeras de la Dinayf, que están reclamando la anulación de las causas que pesan sobre los profesionales responsabilizados por la crisis social. Exigen también la declaración de emergencia en Niñez y el pase a planta permanente de los trabajadores.

No hay agua en las escuelas

Los docentes somos quienes sabemos de primera mano que muchas escuelas están en pésimas condiciones: estructuras deterioradas, falta de personal auxiliar y falta de insumos para la higiene y limpieza. ¿Cómo pretenden extender las clases hasta el 20 de diciembre en una provincia como Tucumán, donde la temperatura del clima ronda los 40 grados para esos días, y muchas escuelas no tienen ventiladores, y otras tantas, siquiera agua?.

El IES Campero, ubicado en Av Roca y Rondeau, ha cerrado sus puertas hace 10 días por falta de agua, en un Tucumán donde empieza a repuntar la tasa de contagios con la variante “Delta” del Covid-19. Asimismo vemos escuelas como la Pantaleón Fernandez, que a pesar de no contar con agua en su institución, continúa en funcionamiento. La falta de aguar corriente en numerosas escuelas es un problema crónico que afecta a una gran cantidad de escuelas en toda la provincia. El servicio está en manos exclusivas de la SAT, una empresa privatizada con participación estatal que hace años recibe miles de denuncias de vecinos por la la falta de mantenimiento de su infraestructura, a pesar de los tarifazos y de recaudar millones de pesos todos los meses.

Te puede interesar: Alejandra Arreguez: el Gobierno destina 32 pesos por niño en los comedores, es esto una emergencia en niñez

¿De paritarias ni hablar?

En la reunión que mantuvieron los funcionarios de Educación ni se mencionó la paritaria docente, siendo el salario de los educadores uno de los más golpeados en esta crisis económica. En Tucumán, las paritarias cerraron este año con un aumento del 30% en cuotas, muy por debajo de la inflación estimada por el INDEC.

La burocracia del Frente Gremial Docente pactó con el gobierno de Juan Manzur a espaldas de las demandas la mayoría de las y los trabajadores de la educación, que exigían un 50% de recomposición salarial, condiciones laborales dignas y conectividad para todos, dando lugar a dos paros masivos durante los primeros días de clases. Por eso desde La Marrón Docente junto al Frente de Izquierda Unidad reclamamos la reapertura inmediata de las paritarias para llevar el salario mínimo al nivel de la canasta familiar, con una indexación mensual automática de acuerdo a la inflación.

Pandemia y educación

El ministro, Jorge Perczyk, aseguró que "venimos de un año y medio difícil, tenemos que lograr que los chicos vuelvan a las escuelas que es el mejor lugar para que estén", y en un intento por maquillar el problema de la deserción y su responsabilidad por la falta de recursos, aclaró que "en el sentido estricto del término, no es ’deserción’, ya que tiene que ver con una situación muy difícil, distinta, que es la vinculación a través de otros medios, que implica conectarse, mandar el trabajo o recibirlo" y aseguró que hubo consenso entre las 25 jurisdicciones en llamarlo “desvinculación".

A través de un comunicado, el Ministerio de Educación detalló que el programa "Volvé a la escuela" tiene una inversión de $5.000 millones y está destinado a "acompañar el regreso al sistema educativo de las y los estudiantes que se “desvincularon”, como consecuencia de las condiciones impuestas por la pandemia, y lograr la recuperación de los saberes".

Entre líneas desde el gobierno nacional mantienen una postura ajena, es decir, sostienen que la pandemia fue una situación excepcional que perjudicó la economía del país. Sin embargo, las decisiones tomadas en materia de salud y educación son políticas, y no les tembló el mano para desembolsar millonarios fondos para el FMI. La deserción escolar fue producto de la desinversión de décadas en educación, y la cuarentena sólo expuso los flagelos del sistema.

Recordemos que el año escolar 2021 dio inicio con un “fondo Covid-19” de tan sólo 10 mil pesos por escuela, por única vez, para comprar insumos. Los docentes comprobamos que nos mandaron a una guerra sin armas y, como consecuencia de ello, fallecieron decenas de compañeros y compañeras por Covid.

La salida es por Izquierda

En el debate electoral de La Gaceta, los diferentes candidatos a diputados expusieron sus opiniones cómo garantizar la escolaridad. La ministra de Salud, Rossana Chahla (Frente de Todos), se dirigió a la cámara y “agradeció” a las y los docentes y padres por su compromiso, mientras alargaba su discurso vacío para llegar a los segundos correspondientes. El intendente de Concepción y también candidato de Cambiemos, Roberto Sanchez, propuso “salir a buscar” a los chicos que dejaron la escuela para garantizarles la educación, aunque no dijo cómo lo lograría.

Florencia Guerra (Frente Amplio), dijo que la propuesta de su espacio es proponer “la jornada extendida”, que sea una contención social y nutricional. Sin contar cómo lo llevarían a la práctica, donde hay escuelas con 3 turnos, a veces de diferentes niveles educativos, y tampoco aclaró con qué fondos, tampoco mencionó si su propuesta implica tomar más docentes para tal labor. Con un discurso “por encima de la grieta” pretendía ocultar que su principal referente, Federico Masso, fue funcionario de Alperovich, luego pasó a las filas del macrismo como diputado nacional y hace apenas unos meses le estaba pidiendo el ministerio de Desarrollo Social a Manzur. Actualmente su campaña recibe fondos de la subsecretaría de Urgencias Sociales de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, según consta en su informe de campaña.

Alejandra Arreguez, candidata del Frente de Izquierda Unidad, propuso aumento del presupuesto en educación, aumento salarial a los docentes, becas integrales para los estudiantes y partidas para los comedores que sean acorde a las necesidades nutricionales. Al mismo tiempo que denunció la deserción escolar, los despidos encubiertos a los docentes del plan fines, y los 32 pesos destinados por cada chico en los comedores. Esto no se puede lograr sin afectar los intereses de unos pocos, ni mucho menos pagando una deuda fraudulenta e ilegítima al FMI. Luego cruzó palabras con Rossana Chahla, y le dijo que no bastaba con agradecer, sino reabrir las paritarias ya que contamos con una inflación de más del 50% y terminar con la precarización en el Estado.

Te puede interesar: El Frente de Izquierda propuso la reapertura de paritarias y exigió terminar con la precarización

Para después de las elecciones, gobierno se prepara para apretar aun más el torniquete del ajuste de la mano del FMI. La única fuerza política que se planta junto a los trabajadores contra los partidos del ajuste es el Frente de Izquierda Unidad que, con una campaña a pulmón, se consolida como tercera fuerza nacional siendo parte de las luchas que damos en las calles. Por eso llamamos a todas y todos a sumarse a esta campaña, a defender los votos del FIT el día de la elección y que la izquierda emerja en la provincia y en todo el país.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias