Juventud

EDUCACIÓN PÚBLICA

El gobierno de Cornejo continúa atacando la Educación Superior

Con una nueva resolución, otra vez impuesta sin debate en los institutos, el gobierno continúa atacando el derecho a la educación de miles de estudiantes y precarizando las condiciones de trabajo de las y los docentes.

Paúl Lecea

Estudiante de profesorado, IESFDyT 9-030 Del Bicentenario

Jueves 23 de agosto de 2018 | 13:00

Este miércoles la Dirección General de Escuelas (DGE) publicó la Resolución 2010, en la que quedan plasmados los lineamientos complementarios con los que el gobierno pretende avanzar sobre la educación superior luego de emitir el decreto 530.

Te recomendamos: Cornejo firmó el decreto que ataca el derecho a la educación superior de miles de estudiantes

Dicha resolución llega días después de comenzar el cursado del segundo cuatrimestre, cuando la mayoría de las y los estudiantes y docentes recién se están re incorporando al dictado de clases, lo que no permitió ningún debate previo en los establecimientos.

El texto, que lleva la firma del Director General de Escuelas Jaime Correas, el elegido de Cornejo para llevar adelante los ajustes sobre la educación, plantea una serie de medidas que ponen en duda la continuidad de sedes, institutos, cursadas, aulas satélites y de carreras enteras.

Según la medida se establecerá nuevamente la lógica de las “carreras prioritarias” las cuales serán definidas de forma anual -en el último día hábil del mes de agosto- por la Coordinación General de Educación Superior (CGDES) a cargo Ema Cunietti, una funcionaria radical con un largo prontuario en destrucción de la educación pública.

Podes leer: Emma Cunietti: la elegida de Cornejo para encabezar el ataque en Educación Superior

Los criterios que definen la prioridad de una carrera y no de otra, no han sido explicitados ni formal ni informalmente por las autoridades, por lo que resulta al menos sospechoso a qué intereses responde lo prioritario en la formación docente y técnica.

Las carreras que queden fuera de la nómina de las “prioritarias” dejarán de matricular estudiantes y a partir de 2019 la aprobación de todas las carreras de formación docente será a término y por una cohorte. La “oferta” podrá continuar siempre que cuente con el visto bueno de la CGDES, quién utilizará un criterio meramente mercantilista de la educación, en función de las que se supone son las necesidades del mercado laboral. La Coordinación deberá aprobar de ahora en más la convocatoria anual a las inscripciones en todas las carreras de todos los institutos, lo que no sólo lesiona gravemente la posibilidad de estudiar, sino que comienza un camino de cierre de carreras en donde la autonomía de los terciarios, ya seriamente limitada por el decreto 530, queda reducida a prácticamente nada.

Este nuevo ataque se da en el marco de la movilización que vienen protagonizando en todo el país y también en nuestra provincia, docentes universitarios junto a miles de estudiantes, quienes denuncian el desfinanciamiento al que el gobierno de Macri somete a la universidad pública, a fin de ejecutar el plan dictado por el FMI

Así mismo la normativa autoriza a “relocalizar”, es decir, cerrar de forma encubierta, aquellos cursos que no contaran con al menos 25 estudiantes en la zona urbana, o 18 para la zona rural.

Un ataque en regla al derecho de miles de acceder a una educación pública y de calidad, íntegramente financiada por el Estado. También establece la “unificación” de sedes o unidades académicas que impartan el mismo tipo de formación superior con independencia de la carrera en un radio de 5 km, ignorando totalmente las particularidades de cada región en cuanto a las necesidades educativas. Si al momento de cursar el penúltimo año, las cursadas tienen 5 estudiantes o menos, la carrera no podrá abrir una nueva convocatoria al año siguiente.

El decreto también condiciona las dependencias que varios institutos de la provincia tienen en distintas partes del territorio. Plantea que las carreras de formación docente sólo podrán ser dictadas en las sedes centrales de los institutos, dejando sin la posibilidad de estudiar un profesorado o una tecnicatura a aquellas personas que no pueden trasladarse kilómetros y kilómetros diariamente para poder estudiar.

Para el gobierno de Cornejo, desde una visión típicamente neoliberal, las y los miles de estudiantes que diariamente asistimos a cursar en los institutos de educación superior no merecemos capacitarnos y estudiar lo que nos guste en función de nuestro proyecto de vida sino simplemente lo que sea funcional a los intereses de un puñado de empresarios.

Este nuevo ataque se da en el marco de la movilización que vienen protagonizando en todo el país y también en nuestra provincia, docentes universitarios junto a miles de estudiantes, quienes denuncian el desfinanciamiento al que el gobierno de Macri somete a la universidad pública, a fin de ejecutar el plan dictado por el FMI.

Más ataques a los trabajadores de la educación

Como no se cansa de decir frente a los medios, Cornejo busca “disciplinar” a los trabajadores estatales, a quienes viene atacando desde que comenzó su gestión. Además de la imposición de aumentos salariales de miseria y de ítems de productividad como el famoso ítem aula, o la sobrecarga de trabajo a partir de la implementación del GEM a cargo de docentes, hoy el gobierno da un paso más en su enfrentamiento a les docentes.

A partir de la nueva resolución, los docentes que queden sin trabajo producto de las “relocalizaciones”, cierres o baja de carreras deberán prestar su “conformidad” para ser reasignados en tareas propias de programas pertenecientes a la DGE mientras que la CGES refrendará las reasignaciones. Esto plantea una incógnita en cuanto al desempeño laboral de estos docentes, además de poner en riesgo los puestos de trabajo de les docentes que no son titulares o suplentes en cargo vacante.

El SUTE ha convocado para este jueves a realizar asambleas en todos los Institutos de Educación Superior (IES), para discutir los pasos a seguir. Además de estas instancias democráticas de debate, es necesaria la más amplia movilización de toda la comunidad educativa para tirar abajo el decreto 530 y la resolución 2010, y abrir paso a un verdadero Congreso Pedagógico Provincial, en donde podamos discutir la educación que queremos.

Con la lucha y la movilización derrotamos los exámenes “diagnóstico”, con los que el gobierno buscó “datos” que le permitieran avanzar en su estrategia de responsabilizar a docentes frente a cada falencia en el sistema educativo. Sin embargo, con la ayuda de los rectores radicales y peronistas, que se limitaron a anunciar “foros de discusión” sin convocar a medidas de lucha, el gobierno pudo ganar aire para imponer sus condiciones y avanzar en contra de la educación pública que durante tantos años hemos defendido.

Necesitamos volver a conquistar la real autonomía de nuestros institutos, peleando por la democratización total de los mismos. Basta de que las decisiones sean tomadas por grupos reducidos y a cuatro paredes, es necesario luchar por la mayoría estudiantil en los órganos de gobierno, resolviendo en asambleas y cuerpos de delegados.

Necesitamos una educación íntegramente financiada por el Estado, peleando por la eliminación de los subsidios a la educación privada y aumento del presupuesto educativo, el cuál se viene devaluando al ritmo del programa del FMI, las corridas bancarias y los pagos de la fraudulenta e ilegítima deuda externa, que se lleva este año 23 veces más de lo que el estado nacional destina a educación. Nuestra educación vale más que sus ganancias. Peleemos #MásParaEducación.







Temas relacionados

Debate Educacional   /    DGE   /    Alfredo Cornejo   /    SUTE   /    Mendoza   /    Educación   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO