×
×
Red Internacional

En agosto se suma un nuevo aumento del 11,34% para las prepagas, además, Carla Vizotti, autorizó aumentos bimestrales. Sin embargo, la ministra Batakis, anunció congelamiento y ajuste para la salud pública y en los salarios de las y los trabajadores. La izquierda invita a marchar contra estas medidas, el próximo miércoles 27 de julio.

Natalia LarisEnfermera

Viernes 22 de julio | 17:30

El 30 de junio de 2022, salió la Resolución del Ministerio de Salud Nº 867/2022, en el artículo 4°, se instruyó a la Superintendencia de Servicios de Salud para que, conjuntamente con la Dirección de Economía de la Salud, elaboren un Índice de Costos de Salud que contemple la evolución de los rubros de recursos humanos, medicamentos, insumos médicos, otros insumos y gastos generales que resulten significativos para el sector. Dicho índice es el que indica el porcentaje del nuevo aumento en las cuotas, el cual es del 11.34%. Las cuotas en las principales prepagas quedarían así:

La salud pública, no corre la misma suerte con el financiamiento. La nueva ministra de economía, Batakis, cuando asumió dijo que, “no vamos a gastar más de lo que tenemos” y anunció, entre otras medidas, un congelamiento en los salarios de las y los trabajadores del estado, si bien el decreto afirma que no aplica en el caso de las y los profesionales de la salud en los hospitales.

Sin embargo, las y los trabajadores de la Marrón del hospital Posadas, escribieron en este diario que, en el nosocomio, “casi el 90% de los 5600 compañeros y compañeras, están bajo alguna forma de flexibilización laboral como monotributo o contrato. Este ajuste también afecta a las usuarias y usuarios de los servicios de salud, brindando una salud pública cada vez más deteriorada, con falta de insumos y de recursos humanos”.

Te puede interesar: Desde el hospital Posadas, una respuesta a la ministra Batakis

Como explica Pablo Anino, licenciado en economía y columnista de economía en el programa de radio “El Círculo Rojo” y en La Izquierda Diario: “Esto significa que la dotación de personal, por ejemplo, en hospitales no estará guiada por las necesidades de atención a pacientes, sino por las restricciones fondomonetaristas”.

Te puede interesar: Claves de la política económica de Batakis

El médico Juan Paz explica en La Izquierda Diario, los resultados de los ajustes en la salud, a causa de la implementación de los planes del Banco Mundial, de la OMS y del FMI. También por qué habría que considerar a estos organismos como un factor de riesgo masivo. Con el ajuste fiscal, se transfieren recursos y financiamiento a las prepagas y se vacía la salud pública. Pero, además, el crecimiento de la pobreza y el hambre, así como el empeoramiento en las condiciones de vida de las mayorías trabajadoras, tiene implicancia directa y un impacto negativo sobre la salud de la población, mirada de manera integral.

Te puede interesar: La salud en tiempos del FMI

No tan distintos

Sin grieta, los gobernadores en las provincias, están aplicando el mismo plan de ajuste. En CABA, Larreta despidió a cientos de trabajadores de la salud que estuvieron contratados durante toda la pandemia.

Te puede interesar: Hospital Durand: enfermeras contratadas alzan su voz ante los despidos

Un trabajador despedido de un hospital de la Ciudad, nos decía que: “Hay mucha necesidad, hay hambre. Entonces uno se tiene que privar de cosas para tener plata para comer, porque los sueldos no alcanzan, por lo menos de los trabajadores, los que no somos ricos”.

Sectores de ATE y ALE denuncian la falta de personal e impulsan relevamientos en los hospitales. Aún no convocaron una sola medida, ni asamblea para definir acciones frente a este recorte que ya lleva meses. Ni hablar de cuánto perdieron los salarios en solo unos días. Otro trabajador, del hospital Durand, nos decía acerca de la situación: “Es una locura la inflación, se va a pudrir todo. La gente está muy caliente en general y los ingresos son difíciles. Soy una persona humilde, trabajo un montón, puedo ahorrar unos pesitos por mes, pero esta inflación me arruinó, no vale nada lo que tengo, nunca pensé que nos iban a devaluar tanto”.

Para congelar los salarios tampoco hay grieta, como, por ejemplo, en Jujuy, dónde Morales aprobó un aumento miserable del 20% en los salarios, entonces las y los trabajadores de la salud, salen a enfrentarlo. También pasa en la provincia de Rio Negro y otras partes del país.

El camino de la movilización es indispensable y también el de la organización desde abajo, para darle una salida a la crisis del país, que incluye la crisis en la salud pública. Junto con las propuestas del Frente de Izquierda Unidad, para frenar la corrida cambiaria y enfrentar la devaluación, es indispensable unificar el sistema de salud y los laboratorios bajo la órbita estatal y que seamos las y los trabajadores, junto a las y los usuarios, los que decidamos cómo debería funcionar, en base a las necesidades de la población, y no a las ganancias empresarias. Ejemplo de ello son las y los trabajadores que pusieron en pie comités de higiene y salubridad en los lugares de trabajo durante la pandemia, las y los trabajadores de Madygraf que, en medio de la misma, produjeron mascarillas y alcohol en gel, que luego donaron a los hospitales, también las y los trabajadores de la Clínica San Andrés, que recuperaron la misma, mientras los dueños la querían cerrar en medio de la pandemia.

Este 27 de julio, en la jornada de lucha que están convocando los movimientos de trabajadores desocupados, las y los trabajadores de la salud tenemos que estar presentes para unir fuerzas con quienes estamos del mismo lado, toda la clase trabajadora unida para luchar por nuestros derechos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias