×
×
Red Internacional

Gabriela Cerruti rechazó los dichos de Cristina Fernández de Kirchner. Columna de economía de El Círculo Rojo, un programa de La Izquierda Diario en Radio Con Vos, 89.9. En texto y audio.

Pablo Anino@PabloAnino

Viernes 24 de junio | 09:32
  • Foto: Télam.
  • Está en desarrollo otro capítulo de una serie larga: la “guerra” interna del Frente de Todos.
  • El lunes 20/6 en el plenario de la CTA en Avellaneda, la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, afirmó que hay un festival de importaciones.
  • ¿Qué pidió la vicepresidenta? Que Daniel Scioli, ahora a cargo del Ministerio de Desarrollo Productivo, área donde se “regulan” las importaciones, y Guillermo Michel, un funcionario que llegó a la Aduana de la mano de Sergio Massa, se dediquen a “reencauzar” la situación luego de la salida de Matías Kulfas.
  • En la mañana de este jueves 23/6 la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti, le respondió a Cristina. Rechazó que exista un “festival de importaciones” y afirmó que las mayores compras al exterior se deben al crecimiento industrial. Aunque admitió algún tipo de “tirantez” con el sector industrial.
  • ¿Quién tiene razón? Veamos. Por un lado, a favor del argumento de Cerruti, es cierto que, por ahora, existe una recuperación industrial relativamente fuerte y que, dada la estructura industrial, que es atrasada en relación a las potencias económicas, esa recuperación demanda dólares para la compra de bienes intermedio y de capital (por ejemplo, máquinas).
  • Pero, también a favor de Cerruti lo que ocurre es que aumentaron los precios internacionales. Esto afecta en particular las importaciones de combustibles y lubricantes, que aumentaron 205 % interanual en el acumulado entre enero y mayo de este año.
  • Por otro lado, en favor del diagnóstico de CFK, cuando se observa el resultado agregado del comercio exterior, resalta que las importaciones acumuladas en los primeros cinco meses del año alcanzaron el nivel más alto de la serie que comienza en 2012: se importaron casi U$S 33 mil millones, lo que implica un aumento del 44 % en relación a 2021.
  • Por eso, no son pocos los que ven allí importaciones especulativas: esto es empresas que adelantan importaciones o sobrefacturar las compras al exterior con el fin de obtener dólares baratos por parte del Banco Central.
  • O incluso, en un país con casi 40 % de la población pobre, es probable que estén aumentando las importaciones de bienes suntuarios: por ejemplo, autos de alta gama, embarcaciones u otros bienes de lujo. Por eso, Daniel Scioli afirmó días atrás que están analizando las importaciones.
  • Aunque la verdad es probable que esté a mitad de camino entre lo que dijo CFK y lo que dijo Gabriela Cerruti, lo interesante de este debate es que se expone a un público más general a los dueños del país.
  • CFK habló de 600 empresas que explican el 75% de las importaciones del país. Esas empresas, presuntamente, son las que sobrefacturan importaciones o anticipan compras al exterior para sacarle dólares baratos al Banco Central.
  • Pero, por el lado de los exportadores se observa una concentración mayor. Por ejemplo, el comercio exterior de granos está dominado por una decena de empresas, mayormente extranjeras: COFCO, Cargill, ADM Agro, Bunge, Dreyfus, Oleaginosa Moreno, ACA, AGD, Molinos.
  • Es conocido, como demostró el caso Vicentin, que estas empresas subfacturan las exportaciones para eludir el ingreso de dólares al país o que directamente triangulan las operaciones para, no solo no entrar los dólares, sino también para eludir el pago de impuestos.
  • Ahora bien, aún con todas las maniobras que hacen las empresas importadoras y exportadoras, la escasez de dólares no se explica por ese solo factor.
  • Entre los años 2000 y 2021, el país acumuló un ingreso neto de U$S 184 mil millones de dólares en el comercio exterior: se trata de la diferencia entre exportaciones e importaciones.
  • Más recientemente, desde 2019, el comercio exterior muestra números positivos muy altos. Aun así en el país escasean dólares.
  • ¿Por qué? Porque existe una fabulosa y sistemática fuga de capitales a guaridas fiscales, además hay empresas que simulan pagos de deuda al exterior para sacar dólares baratos del país, dólares que provee el Banco Central.
  • A eso se suma que los pagos de deuda insumen una gran cantidad divisas y otro tanto ocurre con la remisión de ganancias de las empresas extranjeras que operan en estas tierras.
  • Es decir, no estamos frente a un problema de maniobras que obviamente existen, sino frente a un saqueo sistemático del país por parte del empresariado local y extranjero que opera en estas pampas. Y en ese debate estructural, profundo, nadie se quiere meter.



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias