×
Red Internacional

Sergio Uribarri fue a la sede de la Cancillería sionista en Tel Aviv, convocado por el Gobierno de Netanyahu para que explique la posición “inaceptable” (a los ojos israelíes) de la posición argentina en apoyo a la ONU sobre la eventual investigación de los recientes crímenes masivos contra la población palestina.

Martes 1ro de junio | 14:39

El Gobierno israelí desató una ofensiva diplomática contra los países que la semana pasada votaron en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para que sean investigados los crímenes que cometió contra la población palestina, en el marco del brutal bombardeo desplegado a lo largo de once días y que terminaron con más de 260 personas fallecidas, entre ellas decenas de niños y niñas.

La ofensiva diplomática tiene a Argentina como parte de los países cuestionados, pese a que el Gobierno de Alberto Fernándezen un primer comunicado puso en un plano de igualdad al Estado de Israel y el pueblo palestino, condenando solo el “uso desmedido” de la fuerza por parte del Gobierno sionista y su poderoso ejército.

Te puede interesar Operación militar israelí: efectos colaterales

Este martes la Cancillería de Israel citó al embajador argentino en Tel Aviv, Sergio Uribarri, a fin de transmitirle el enojo del Gobierno de Banjamin Netanyahu con todos los países que no se pusieron de forma indubitable de su lado y en contra de Palestina. Allí se reunió por más de una hora con el director general adjunto para América Latina y el Caribe de esa cancillería, Modi Ephraim, quien consideró “inaceptable” la posición argentina.

Tras el encuentro, la Cancillería argentina emitió un comunicado en el que informó que Urribarri “hizo presente la posición argentina en la materia, conforme fuera oportunamente transmitida por el Representante Permanente de la República Argentina ante los Organismos Internacionales en Ginebra, Federico Villegas Beltrán” en la sesión especial del 27 de mayo del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

El embajador argentino buscó dejarle en claro a Netanyahu que, “más allá de disentir con algunas apreciaciones de las autoridades israelíes, la Argentina espera que pueda interpretarse el verdadero sentido de la acción de las Naciones Unidas en la materia, así como la necesidad de investigar en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y en Israel, todas las presuntas violaciones del derecho internacional humanitario y todas las presuntas violaciones y abusos del derecho internacional de los derechos humanos, por todos los actores, de conformidad con las normas del derecho internacional”.

Te puede interesar Entrevista a Ilan Pappé: el carácter del Estado de Israel y su política hacia el pueblo palestino

Urribarri le aseguró al funcionario israelí que el Gobierno del Frente de Todos “reafirma que la única solución verdadera al conflicto se logrará con el surgimiento definitivo de un Estado palestino independiente, democrático, viable y territorialmente contiguo, que garantice el derecho de Israel a vivir en condiciones de paz y seguridad”. Es decir, la salida de “dos estados”. Algo que los acuerdos de Oslo (firmados en 1993 por Israel y la dirección palestina de Al Fatah a instancias de Estados Unidos) planteaban en un plazo aproximado de 5 años y que luego de casi tres décadas por supuesto no sucedió. Un Estado con un territorio mucho menor al históricamente habitado por la población originaria palestina, donde hoy se asienta el ejército israelí controlando a la población palestina de Cisjordania.

Por su parte la cancillería israelí informó, a través de un comunicado difundido este martes por su embajada en Buenos Aires, que Urribarri había sido convocado “a una conversación aclaratoria” a raíz del voto de Argentina en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU “a favor de la creación de una comisión de investigación contra Israel tras lo ocurrido durante la operación Guardián de las Murallas”.

Según informa el Gobierno israelí, Ephraim “aclaró al embajador que el apoyo de su país a esta resolución sesgada que ignora el terrorismo de Hamas y el disparo de 4.300 misiles contra los ciudadanos de Israel, es algo que Israel considera inaceptable”.

El funcionario sionista agregó que “es inconcebible que Argentina, que sufrió graves y dolorosos atentados terroristas de Irán y Hezbollah contra la embajada de Israel y la sede de la comunidad judía (AMIA) en Buenos Aires, no condenara el terrorismo de Hamas y apoyara esta resolución”. Reafirmando una autoría de esos crímenes que al día de hoy no pudo ser probada a pesar de lo que plantea la oposición de derecha de Juntos por el Cambio y los grandes medios de comunicación, donde lo que prevaleció fue la impunidad del Estado argentino, garantizada por todos los gobiernos.

Este lunes Alberto Fernández había recibido a las autoridades de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), a quienes les aseguró que el voto a favor de una investigación sobre posibles abusos de los derechos humanos en Israel y los territorios palestinos “atendió el informe Bachelet”, en referencia a lo publicado por la expresidenta chilena y actual titular de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Pero hay que recordar que, históricamente, la ONU ha sido una institución funcional a las agresiones imperialistas a escala internacional. El impulso de esta comisión investigadora que hoy se alienta contra Israel es más el resultado del masivo repudio a los bombardeos y asesinatos -que se expresó en las calles de todo el mundo- que un mérito de los Gobiernos que la votaron.

Claramente el Estado de Israel hace décadas -desde su constitución- viene cometiendo crímenes contra el pueblo palestino. Una limpieza étnica continua, como señalan intelectuales de origen judío como Illan Pappe.

Con esta "apretada" hacia los gobiernos que votaron a favor de investigar los crímenes de esta última ofensiva bélica (24 Estados que votaron a favor), pretende acallar esas voces.

Como las del Frente de Izquierda-Unidad la única fuerza política que en Argentina claramente planteó tanto en el Congreso nacional como en todas las tribunas en las que participa la denuncia a este Estado opresor, lo que le valió el ataque del sionismo y sus defensores locales. Pero también las voces de una juventud de origen judío que participó de las enormes movilizaciones en países europeos y en EEUU, que salieron a repudiar el accionar criminal de Israel.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias