Internacional

CHILE 12N

El día que Piñera se tambaleó: a un año del paro nacional más importante desde el fin de la dictadura

Esta semana se cumple un año del paro nacional del 12 de noviembre de 2019, el más importante en los últimos 35 años en Chile. Luego de casi un mes de rebelión, se mostraba la potencialidad de la alianza de la clase trabajadora con el pueblo. Ese día el Gobierno de Piñera tambaleó. ¿Qué sucedió? ¿Qué lecciones podemos tomar de esos días para el presente?

Miércoles 11 de noviembre de 2020 | 11:04

El martes 12 de noviembre del 2019 se llevó a cabo el paro nacional más importante desde el fin de la dictadura en Chile.

Se llegaba a esta fecha luego de casi un mes de rebelión popular, que había comenzado el 18 de octubre. A pesar de que el Gobierno de Piñera había respondido con una brutal represión, sacando a los militares a las calles e instalando el toque de queda, las fuerzas de la movilización no parecían decaer.

Muy por el contrario, se avecinaba la que sería una fecha histórica. Ese día, cuestión inédita, la Mesa de Unidad Social y la CUT, que en ese momento aglutinaban a alrededor de 70 organizaciones sociales y sindicales, convocaron a un paro nacional, presionados por la enorme fuerza de las calles, que les obligaba a ir más allá de lo que realmente querían.

La jornada empezó con cortes de carreteras y de ingresos a algunas ciudades principales como Santiago y Valparaíso protagonizadas por trabajadores, transportistas y también por sectores populares organizados. Fueron cientos de barricadas y cortes de calles protagonizados por pobladores, trabajadores y jóvenes en prácticamente todo el país las que dieron continuidad a la jornada.

A su vez, los enfrentamientos en las periferias marcaron todo el desarrollo de ese día y el Congreso suspendía su funcionamiento.

A las 11 de la mañana se desarrollaron marchas y movilizaciones en prácticamente todas las ciudades del país, congregándose 300 mil personas en Santiago, 40 mil en Valparaíso, 30 mil en Temuco, y se habló de 200 mil en Concepción, mientras 25 de los 27 principales puertos paralizaban, así como el 90% de los docentes y un 80% del sector público.

Y si bien la burocracia sindical se jugó por evitar que se desplegara toda la fuerza real de la clase trabajadora paralizando sectores estratégicos como la aeronáutica, forestales y otros, los cortes de calle, enfrentamientos y choques entre manifestantes y la represión impidieron que se desarrollara el día con normalidad en dichos sectores también.

Para conocer el detalle de la jornada, revisa aquí: Una contundente huelga general mostró que la rebelión popular continúa en Chile

La respuesta y el terror del Gobierno y los partidos de los 30 años

Ese mismo día en la noche Mario Desbordes, en ese momento presidente del derechista Renovación Nacional, señalaba con preocupación que “no quedaba mucho margen para una salida institucional”.

Por su parte el presidente Sebastián Piñera salió a declarar en cadena nacional que llamaba a un acuerdo por “la paz, la justicia y la nueva Constitución”, buscando abrir el camino para el proceso constitucional que luego sería acordado entre 4 paredes desde la derechista UDI hasta sectores del neoreformista Frente Amplio, que además ha garantizado la impunidad para los represores.

Revisa aquí un pronunciamiento de esa fecha:Las calles lo gritan: ¡Fuera Piñera! ¡Ningún diálogo y acuerdo con este gobierno asesino!

Mientras tanto las negociaciones entre la ex Concertación y el oficialismo se aceleraban, “espantados” por el desarrollo de la movilización, como lo han retratado en crónicas algunos medios tradicionales como La Tercera que dio cuenta de las negociaciones entre Gonzalo Blumel (en ese entonces Ministro del Interior) y Jaime Quintana (PPD, Presidente del Senado).

Es que fue la jornada de terror para el gran empresariado, sus partidos y para el gobierno. Muchos lo decían, si seguía la movilización tal cual el 12, Piñera no podía seguir en el gobierno. Incluso Tomás Mosciatti, reconocido periodista “del status quo” y de la radio Bio Bio, titulaba esa semana su columna audiovisual “Piñera al borde del precipicio”.

Por su parte Lucía Santa Cruz, historiadora de las clases dominantes y parte de Libertad y Desarrollo escribía para El Mercurio a inicios de este año una columna titulada “12 de noviembre del 2019”, donde sostiene que “Para mí, sin embargo, el evento más importante, más radical y sustantivo de la crisis, aunque indebidamente, ha pasado desapercibido y ocurrió el 12 de noviembre, el día más violento hasta hoy, cuando estuvimos al borde del abismo.”

El rol de la burocracia sindical y el desvío

¿Qué pasó entonces? ¿Por qué 3 días después se firmaba el acuerdo por la paz y la nueva Constitución, y no volveríamos a ver una jornada con la potencia que tuvo ese 12 de noviembre?

No se puede responder esa pregunta sin explicar el papel de la burocracia sindical, de los dirigentes que encabezaban la Mesa de Unidad Social y la CUT, militantes muchos de ellos del Partido Comunista y el Frente Amplio.

Es que los dirigentes de ambos organismos se encargaron de no convocar a ninguna instancia de similares características. Evitaron llamar a una movilización ascendente, para que no se produjera una jornada de igual o mayor envergadura.

Es que su política no era sacar a Piñera y conquistar una Asamblea Constituyente como lo planteaban las calles. Ellos buscaban un “diálogo sin exclusiones” con el gobierno, ser incorporados a las negociaciones y frente al anuncio del gobierno de un proceso constitucional, apostaron por “hacerlo más democrático”, validando un acuerdo y un proceso totalmente amañado, controlado por las instituciones del régimen heredado de la dictadura militar.

Es que su política no era muy disímil de la del Partido Comunista y el Frente Amplio que en ese momento buscaban una salida institucional a la crisis, firmando junto a los partidos de la ex Nueva Mayoría, administradores y profundizadores de los 30 años, un comunicado común donde planteaban una “Asamblea Constituyente” que se iniciara por un plebiscito vinculante convocado por la propia institucionalidad, esa que buscó firmar el Acuerdo porque sabía que si caía Piñera, caía luego de él toda la casta política de los 30 años, tal como señaló el mismísimo Alejandro Guillier.

Revisa aquí esas comentadas declaraciones de Guilllier: Hasta Guillier lo afirma: Acuerdo por la paz y una nueva constitución fue para "salvar al Presidente, que estaba a punto de caer"

De esa forma los dirigentes de la CUT como Bárbara Figueroa y de la Mesa de Unidad Social cumplieron un papel para descomprimir, sin volver a organizar nada que pudiese abrir las puertas a un nuevo 12 de noviembre. Por algo sacaron del petitorio el “Fuera Piñera”.

¡Vamos por una movilización permanente en perspectiva de la huelga general!

Hoy, a casi un año de este episodio histórico, cuando el proceso constitucional sigue avanzando, se vuelve más necesario que nunca tener claro que no será por esa vía institucional el cómo conquistaremos nuestras demandas y tiraremos abajo toda la herencia de la dictadura militar.

Es necesario apostar por el camino de la movilización del pueblo trabajador, a través de la movilización permanente en perspectiva de una huelga general para sacar a Piñera, imponiéndole este plan de lucha a esa burocracia sindical que no quiere pelear.

Sólo a través de la más amplia alianza en movilización de la clase trabajadora, la juventud y los sectores populares podremos enfrentar las trampas del proceso constitucional y reabrir el camino que abrió ese ya histórico 12 de noviembre del 2019.







Temas relacionados

Rebelión popular en Chile   /    Chile   /    Sebastián Piñera   /    Paro nacional   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO