×
×
Red Internacional

El secretario general de la UOM, mencionó en un programa radial la dificultad de las mujeres para organizarse en el sindicato que él dirige hace décadas. Sin cuestionar la falta de democracia sindical de base, agregó: "A veces uno quiere que las mujeres participen". A veces.

Viernes 24 de septiembre | 09:42

"Vamos a marchar todos los gremios, todos juntos, vamos a demostrar que los gremios estamos juntos. Todos los gremios van a tener su cupo femenino". "Creo que ahora es el momento oportuno. La mujer tiene que participar de las condiciones de los gremios. A veces uno quiere que las mujeres participen". Fueron algunas de las frases llamativas del secretario general de la UOM. El mismo dinosaurio sindical que a fines del mes de agosto dijo: "Comparto plenamente pero también hay mujeres que no quieren participar. Yo no conozco a las delegadas metalúrgicas".

Recordemos que la CGT viene cometiendo uno de los actos de machismo más descarados: no respeta desde hace 19 años el cupo femenino que rige legalmente.

En el plenario de secretarios generales de la CGT reciente, este tema apareció como declamación, muy lejos de haber sido un debate que incluyera cómo resolver el ajuste que viene avanzando sobre el salario de los trabajadores, y en especial de las mujeres. Distintos medios intentaron destacar en sus títulos que “la CGT acordó incorporar el cupo femenino”. En realidad no quedó aún plasmado en ningún papel.

Te puede interesar: Unidad, marcha, “cupo femenino”. Las 5 claves del pacto que sellaron Daer, Moyano y Palazzo en la CGT

A pesar de que desde el año 2003 rige la ley del Cupo Sindical Femenino, la realidad es que actualmente en el Consejo Directivo de la CGT hay 35 cargos, y solo uno de ellos es ocupado por una mujer. Se trata de Noemí Menendez Ruiz, quien es la dirigente de la Unión de Trabajadores de la Moda e Imagen Publicitaria y ocupa la Secretaria de Igualdad de Oportunidades y Género en la central. El cálculo proporcional da que solamente hay un 2,8% de mujeres en la plana directiva de la CGT.

Claro que la sola presencia de mujeres no garantiza en sí mismo mejoras para sus vidas. Los discursos con “perspectiva de género” se terminan cuando la vida real muestra su faceta más dura contra quienes muchas veces son único sostén de hogar.

Los lugares en los sindicatos, son espacios a los históricamente es relegada la mujer en la sociedad, a pesar de todos los derechos que han sido conquistados, con lucha y organización. Y más aún, se trata del lugar que ocupan las mujeres trabajadoras, que esta gente dice representar, y que ahora intenta usar para hacer una deplorable lavada de cara. Es muy difícil pensar en un horizonte igualitario sin cuestionar los intereses que defienden las cúpulas sindicales burocráticas, que mientras viven como empresarios sostienen las condiciones de vida que empeoran día a día para la mayoría trabajadora, más aún para las mujeres que tienen peores sueldos, condiciones laborales y se hacen cargo de las tareas de cuidado.

Las mujeres que salen a trabajar, lo hacen en peores condiciones y con salarios más bajos. Según cifras oficiales, cuando se comparan todos los niveles salariales, y no hay un grado de calificación, se registra que las mujeres ganan 32,3% menos que los varones. A eso se le suma la sobrecarga de tareas en el hogar, y en el cuidado de hijos a cargo.

Te puede interesar: Amenazan con más flexibilización.Contra los ataques a los derechos laborales: que la CGT y la CTA llamen asambleas y plan de lucha




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias