Géneros y Sexualidades

QUILMES

El cinismo de Martiniano Molina ante el #ParoInternacionalDeMujeres

Ante las reiteradas movilizaciones contra los femicidios en Quilmes, el gobierno de Martiniano Molina respondió con dos “Jornadas sobre el rol de las mujeres en la sociedad”.

Lunes 6 de marzo de 2017 | Edición del día

El próximo 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, está convocado en más de treinta países un Paro Internacional de Mujeres. En el centenario de la Revolución Rusa las mujeres, acompañadas por los varones, se organizan para parar el mundo y tomar las calles por sus derechos.

En el país, el año comenzó con un alarmante aumento de la tasa de femicidios, anunciado por el Instituto Wanda Taddei, que se encuentra en un promedio de un femicidio cada 18 hs. En Quilmes los intentos de asesinato por parte de sus parejas de Gina Certoma y María Laura Álvarez y el aniversario del femicidio de la maestra Natalia López generaron movilizaciones de cientos de personas en el municipio, en exigencia de justicia y contra el machismo, al grito de #NiUnaMenos.

Sin embargo estos reclamos parecen no hacer eco en el despacho del intendente Martiniano Molina. Al recorte en el presupuesto de Desarrollo Social, del que dependen las políticas de género locales, se suma la incumplida promesa de un hogar transitorio para mujeres en situación de violencia. En el único centro de asistencia a víctimas de violencia de género en el municipio, La Fortaleza, se atendieron más de 400 casos anuales de 2008 a esta parte. Las cifras indican que resulta urgente el Plan de Emergencia Nacional contra la Violencia hacia las Mujeres, presentado por PTS en el Frente de Izquierda en la legislatura nacional.

Te puede interesar: 8 de marzo: Combatir la violencia machista con organización

El 2 de marzo el gobierno nacional, encabezado por Mauricio Macri, dio marcha atrás con el recorte de 67 millones de pesos al presupuesto del Consejo Nacional de Mujeres y lo adjudicó a un “error administrativo”. A pesar de las dudosas justificaciones que utilizó, resulta evidente que la presión de los movimientos de mujeres y la izquierda fueron fundamentales para que se retroceda en el recorte, aunque no se logró aún el necesario aumento.

En Quilmes, la respuesta del PRO ante la violencia machista y las movilizaciones en repudio son dos “Jornadas sobre el rol de la mujer en la sociedad” el 8 y 9 marzo por la tarde. No solo se contrapone a la gran movilización que se está organizando en todo el mundo sino que resulta cínico ante la falta de presupuesto y medidas concretas para terminar con la violencia contra las mujeres. Vale preguntarse: ¿Discutirán el rol en la sociedad de las mujeres que no tienen posibilidad económica ni donde albergarse en caso de encontrarse conviviendo con una persona violenta? ¿El rol de las mujeres que transitan un embarazo no deseado y no tienen medios para realizarse un aborto seguro? ¿Qué rol le cabe, según el PRO, a las mujeres que trabajan en negro y precarizadas a cambio salarios miserables? ¿Cuál es el rol de las maestras que levantan día a día los pedazos de la educación pública para enseñarle a miles de niños, a cambio de sueldos de pobreza? ¿Cuál es el rol de las docentes a las que quieren acallar con un ínfimo aumento de salario?

En el centenario de la Revolución Rusa las mujeres, acompañadas por los varones, se organizan para parar el mundo y tomar las calles por sus derechos.

A las míseras propuestas del PRO, las mujeres y las docentes se plantan con una respuesta contundente. En Quilmes, en Argentina y en todo el mundo comienzan a organizarse contra la violencia machista en todas sus formas. Ese es el rol asumido, conscientemente, en pos de terminar con la opresión y la explotación y para cambiar de raíz la sociedad. Es es el rol que elegimos las mujeres, le guste o no a los gobiernos y al PRO.

La agrupación de mujeres Pan y Rosas en el Frente de Izquierda está exigiendo en las universidades nacionales de Lomas de Zamora, de Quilmes, de Lanús y en la Arturo Jauretche de Florencio Varela, que se decreten asueto y se llame a parar y movilizar. En la UNAJ, pese a que se negaron a dar asueto, se conquistó que las autoridades no pasen falta el 8 de marzo. La exigencia se extiende a los Centros de Estudiantes, que deben estar a la cabeza de impulsar la medida en los lugares de estudio.

En la asamblea de ATE Sur, por propuesta de las trabajadoras del hospital Alende organizadas en Pan y Rosas, se resolvió que paren mujeres y varones. Los Sutebas también adhieren a la medida, tanto mujeres como varones van a parar en el marco de la gran lucha paritaria que están llevando adelante. En todos los lugares de trabajo se exige que las burocracias sindicales llamen al paro, para garantizar que mujeres y varones participemos en todo el país.

Pan y Rosas invita a todas las mujeres que quieran terminar con la violencia machista y la explotación a sumarse a los paros y la movilización docente del 6 y 7 de marzo y al Paro Internacional de Mujeres el día 8 de marzo. Para ser miles en calles, en Argentina y en todo el mundo, para que la tierra tiemble.

Te puede interesar: 8 de marzo: A las mujeres nos sobran los motivos para volver a las calles







Comentarios

DEJAR COMENTARIO