Sociedad

ACTUALIDAD

El aire porteño ya tiene los mismos niveles contaminantes previos a la cuarentena

Un estudio de Agronomía (UBA) mostró como los principales contaminantes bajaron drásticamente en las primeras semanas de cuarentena. Pero los niveles se recuperaron para mayo por la actividad vehicular. Se advierte la poca estructura del GCBA para recolectar información sobre la calidad del aire

Jueves 13 de agosto | 18:16

El informe fue publicado en “Sobre La Tierra”, el Servicio de Prensa y Divulgación Científica y Tecnológica sobre Agronomía y Ambiente de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), y muestra como en la Ciudad de Buenos Aires con la implementación de la cuarentena se redujeron hasta un 70 % los 3 principales contaminantes en el aire. Tanto los niveles de monóxido de carbono, óxido de nitrógeno y partículas sólidas menores a 10 micrones bajaron su concentración.

Sin embargo estos niveles se fueron recuperaron en las semanas siguientes, y para mediados de mayo ya se registraron los números pre cuarentena para estos tres contaminantes. El investigador que llevó a cabo este estudio, Leonardo Serio, mencionó que tomó estos tres contaminantes porque en altas concentraciones pueden ser nocivos para la salud. El análisis lo hace desde las mediciones periódicas que realiza el Gobierno de la Ciudad.

El aumento que se da en el mes de mayo llegando a los valores “normales”, el investigador lo atribuye a que volvió la circulación de vehículos en la Ciudad. Este aumento en el tránsito es el principal causante de estos contaminantes.

En el fondo es una muestra más de como la cuarentena se fue flexibilizando cada vez más, con la misma circulación de automóviles y casi la misma actividad, sin que haya otras políticas complementarias para evitar el crecimiento de casos y actualmente se llegó a unos 1100 casos de Covid-19 promedio por día en la Ciudad.

Te puede interesar: En aumento: 70 % de las camas de terapia de la Ciudad ya están ocupadas

Para disminuir estos niveles es necesario que haya un sistema único público de transporte que contemple la contaminación como una de los factores a resolver. Un sistema que sea organizado desde los trabajadores junto a especialistas y organizaciones ambientales que tengan como prioridad la calidad del transporte y la salud de los habitantes de la Ciudad, y no caer en la presión del lobby empresarial tanto del petroleo como de las automotrices que para maximizar sus ganancias no importa la contaminación que produce.

Las políticas ambientales en la Ciudad de Buenos Aires.

Serio advirtió también que las mediciones son muy pocas en la Ciudad, y que deberían haber más para mejorar la información y poder trabajar sobre esa información. El GCBA mide la calidad del aire con 4 estaciones automáticas ubicadas en los barrios de Caballito, San Nicolás, La Boca y Villa Soldati. “Esta cantidad de estaciones sería insuficiente si nos comparamos con otras ciudades grandes de América Latina. Por ejemplo, Santiago de Chile tiene una red con 13 estaciones de medición, Bogotá también tiene 13 y México posee más de 20. Además, no sólo es cuestión de cantidad, en CABA no tenemos registros oficiales de mediciones de material particulado menor a 2,5 micrones, que es el más perjudicial para la salud, ni tampoco se publican datos de ozono o de dióxido de azufre”.Estas ciudades tienen indices de contaminación mucho más altos que la Ciudad.

También se menciona que con otros métodos más modernos se detectaron mayor concentración de estos contaminantes atmosféricos en otros barrios, por lo que sería importante que se puedan implementar estas herramientas de medición como una política del gobierno para tener mejores mediciones y trabajar para reducir estos contaminantes.

La cuestión es que justamente estas políticas no fueron prioridad en todos los años del macrismo gobernando la Ciudad de Buenos Aires. Por ejemplo con el Riachuelo, que comparte responsabilidad conel Gobierno Nacional y de la Provincia de Buenos Aires, es uno de los focos más contaminantes. Incluso estudios recientes daban que el 20 % de la población de la villa 21-24 de Barracas tiene plomo en la sangre.

Te puede interesar: Riachuelo: cien años de crimen social y ambiental

Por eso es necesario que las prioridades se reviertan, que se tenga lo ambiental como una prioridad, y para conformar desde los trabajadores y sectores más perjudicados, un plan general de saneamiento, reformas y reconversión industrial como una necesidad por el derecho mismo a la vida del pueblo trabajador.







Temas relacionados

Contaminación ambiental   /    Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires   /    UBA Agronomía   /    Contaminación   /    Ecología y ambiente   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Ecología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO