×
×
Red Internacional

Apuntes de campaña.El “Sí” al Frente de Izquierda y Nico del Caño en el conurbano bonaerense

La segunda parte de la campaña en esta parte del conurbano muestra una consolidación del FIT-U luego de una muy buena elección en las PASO. El entusiasmo por amplificar la llegada de nuestras ideas se muestra en que los votantes se llevan materiales de campaña para sus familiares y amigos, y que hay indecisos y decepcionados con el gobierno que ven en el FIT-U a quienes "expresan lo que nos pasa a los trabajadores"

José Muralla@murayeando

Viernes 15 de octubre | 18:08
Llevando las ideas del Frente de Izquierda Unidad a los barrios del conurbano oeste

Las PASO demostraron un hartazgo de la población frente al ajuste. Testimonios recogidos en el comienzo de la segunda etapa de campaña en González Catán, Laferrere y Rafael Castillo en La Matanza y de Merlo y Morón - donde el FIT-U obtuvo entre el 7 y 8.3% de los votos hablan por sí mismos: la adhesión y reconocimiento a la izquierda y Nico del Caño en los barrios del conurbano y cómo entre los trabajadores y sectores populares perciben al Gobierno cuestionado en las urnas por el ajuste que golpea más y más a los de abajo.

“Los voto porque están siempre del lado del trabajador, dicen lo que nos pasa”

Esta frase sintetiza lo que muchos decían al recibir el volante y se quedaban charlando. Un joven changarín en Laferrere nos dice: “ni con Macri ni con los k estamos mejor, sino todo lo contrario, cada vez peor. Nico está contra todos los gobiernos, los voto porque son todos laburantes”. Por eso apoya la reducción de la jornada laboral y complementa “el gobierno está dando migajas pero después se va a venir peor, por eso se necesitan medidas que generen trabajo en serio”.

“Se necesita a la izquierda porque al resto no le importa nada”, es otra de las frases. Mientras militantes e independientes repartían volantes y hablaban con los vecinos de González Catán, un joven trabajador se asoma por la ventanilla de su auto y grita “aguante la izquierda! vamos Del Caño”, mientras levanta su puño.

Te puede interesar: Elecciones 2021.Del Caño: “La izquierda no va a votar ajustes a los trabajadores ni acuerdos con el FMI”

Y es que han comprobado que durante lo que va del ajuste, y no sólo de la campaña, el Frente de izquierda ha estado en las calles enfrentándolo. “Hay que hacerle frente al peronismo y ustedes son la única fuerza capaz de hacerlo, los otros ya gobernaron y dejaron hambre” dice un trabajador de la construcción. “Son un grano para los demás en el congreso”, dice otro, “llevan ahí lo que nos pasa a nosotros”.

Un caso destacado se dio en la feria de Villa Scasso en González Catán. Un jubilado jujeño que vino desde Perico a Buenos Aires a visitar a sus hijos se acercó a los militantes del FITU para contar orgulloso su voto a Ale Vilca. Y pidió que le den volantes para sus hijos porque, dice “ellos tienen que votar a trabajadores. La izquierda es la única alternativa”. Estaba muy indignado “con los políticos”, cansado de que solo le den “palos y palos”. "El peronismo y el macrismo hicieron mierda a los viejos, a nosotros, los jubilados", dice ya con los volantes en la mano.

Otro joven trabajador informal nos cuenta que convenció a dos de sus amigos de votarnos y sigue debatiendo con los otros para convencerlos. Cuando le preguntamos qué argumentos usaba nos dice contundente: “el gobierno nunca nos dio nada, que cada vez estamos peor, no hay que votarlos más, después de las elecciones nos van a hacer cagar y la izquierda es la única que se planta, no hacen demagogia".

Un laburante de unos 40 años, señala el gazebo del Frente de Todos que estaba a unos pocos metros y dice “estos nos re cagaron, nunca pude llenar mi heladera, hoy ustedes tienen que hacerle frente, cuentan con mi voto”.

“Soy peronista, pero están haciendo más por los ricos que por los pobres. Capaz lo voto a Nico”

Estas palabras las dijo un trabajador de unos 60 años, mientras realizábamos una actividad en Rafael Castillo. Luego nos contó que sus hijos están decepcionados de la política y no fueron a votar en las PASO, pero él les dice que “en todo caso voten a Nico en noviembre”.

En Merlo, un caso similar de tres mujeres, vienen de votar al gobierno pero están pensando en "darle una oportunidad a la izquierda que está con los laburantes”. Una de ellas contaba que el marido trabaja en correo y sabe del debate de la reforma laboral. Ella es ama de casa, toda su vida trabajó en su hogar. Pero ahora tiene que salir a trabajar también afuera porque no les alcanza pero no consigue trabajo, por eso está muy de acuerdo con la propuesta de trabajar 6 horas y repartir el trabajo entre ocupados y desocupados. Está preocupada porque no llegan a fin de mes y pone responsables claros: “el gobierno hizo todo lo contrario a lo que dijo y le dió la espalda al pueblo”.

Otro votante del FdT, nos dice “me parecen piolas las propuestas del FIT”, pero le preocupa “el avance de la derecha”. Cuando le contestamos que para enfrentar a la derecha no se puede apoyar a un gobierno que es blando con los poderosos y duro con el pueblo, sonrió y dijo “tenés razón, quizá los vote a ustedes”.

Un párrafo aparte merecen las mujeres, espantadas por el nuevo gabinete de dinosaurios y antiderechos. Una jóven de Merlo que recién terminó la secundaria nos cuenta que votó en las PASO al FdT. Pero ya tenía dudas y esperaba que el gobierno escuche “lo que dijo el pueblo en las urnas”. Pero le produjo espanto ver a Manzur. “Capaz los voto a ustedes, porque ni da con estos dinosaurios”, nos dice y nos saluda, llevándose nuestras propuestas.

Son varios los que nos expresan que votaron al Frente de Todos “como última oportunidad” porque ya venían decepcionados de las promesas incumplidas del 2019. “No venía haciendo bien las cosas”, dice uno de ellos. Y continúa “después de las paso fue peor, pensé que se iba a acomodar a la lección que le dió el pueblo pero no, puso a cada personaje en el gobierno que madre mía”, y asegura: “no los voy a volver a votar, todavía no se, no estoy seguro, puede ser que sea a la izquierda”.

Un hombre de unos 50 años nos dice que siempre va a votar al “peronismo de corazón”, pero “la izquierda se ganó mi respeto porque están con los trabajadores”. Por eso la lealtad sentimental se debilita, y se llevó volantes para sus hijos que son jóvenes y no quieren ir ni a votar. Parece que la experiencia hace que no le quiere heredar el peronismo a sus hijos, y que quieren izquierda para las próximas generaciones.

Una campaña que crece desde abajo

Una novedad de este tramo de la campaña fueron los independientes que organizaron la campaña. Nuevos votantes del Frente de Izquierda que invitaban a candidatos o militantes del PTS para que conversen con sus amigos, con sus vecinos. Así por ejemplo la invitaron a Jorgelina Esteche a la Plaza 20 de Junio de Morón Sur para charlar con cooperativistas, feriantes, jubiladas, estudiantes y trabajadoras de casas particulares. En un ámbito más relajado se pudieron desarrollar mejor las propuestas del Frente de Izquierda.

Entre ellas la propuesta de reducir la jornada laboral a 6 horas y 5 días a la semana. "A mi me despidieron del laboratorio en el que trabajaba por reclamar lo que me correspondía”, comentó Celeste. “Nos pagan por 8 hs pero siempre trabajamos siempre 10, 11 horas. Cuando empezamos a reclamar nos echaron a un montón". Y finaliza: "me gustó la propuesta porque nunca había pensado que se podían repartir las horas de trabajo".

También los vecinos del barrio en recuperación “la Nueva Unión” de Rafael Castillo invitaron a comer un asadito a dos compañeros que fueron con volantes y stickers. Los vecinos de ese sector del barrio son de la comunidad boliviana y paraguaya, todos obreros de la construcción. Construyen grandes edificios para empresas, mientras ellos tuvieron que salir a pelear por un pedazo de tierra para tener la casa que no tienen. Ellos tienen su propia candidata en el barrio, Marcela Resler, quien peleando por vivienda se unió a la izquierda.

Estaban indignados por el nuevo plan del gobierno para supuestamente transformar los planes en empleo: “ahora el gobierno sale a decir que van a crear trabajo, pero lo que no dicen es que con sueldos de miseria”. “Si meten en las obras a gente que cobra el plan abaratan los costos de la empresa que contrata. Ya los salarios de los obreros de la construcción está muy mal y ni hablar de los 15 mil que le pagarían a los que cobrar el plan y que las empresas así harían bajar el salario a todos los obreros constructores.” Por eso se entusiaman con las propuestas del FIT-U; “para que trabajemos menos y puedan trabajar todos, pero sin bajarnos el salario. Que por una vez pierdan las empresas y no nosotros”.

Te puede interesar: ¿Qué pasa si se aplica la reducción de la jornada laboral en las grandes empresas?

O las trabajadoras de un callcenter de San Justo que se juntaron a debatir sobre la reforma laboral flexibilizadora que proponen los partidos hegemónicos y como enfrentarla con la campaña del FIT-U por el reparto de las horas de trabajo. Opinaban que es “nefasto” que nos quieran hacer creer que con eso se va a generar más trabajo. Una de ellas decía que “nos quieren hacer pelearnos entre nosotros, si yo cobro 2 pesos y el de al lado cobra 4 pesos sacándole 2 pesos a él no me los van a dar a mi, los empresarios se lo quedan, así es como piensan”. Algunas de ellas eran votantes del peronismo, pero al haber conocido a la izquierda y viendo como desde el desalojo en Guernica a esta parte el Frente de Todos vienen siendo blando con los poderosos pero duro con el pueblo trabajador, hoy votan al FIT-U.

En todos estos encuentros, cada quien se llevó sus volantes y stickers para llevarles a sus amigos, vecinos, compañeros de trabajo o estudio. Todos quieren seguir expandiendo la campaña del Frente de Izquierda para llegar hasta el último de los barrios del conurbano. Y ya se empiezan a anotar como fiscales para que los votos que recibamos cuenten y no se pierdan en el camino.

Esta semana la campaña sigue con todo. Ya hay nuevas agitaciones y encuentros programados. Entre ellos la visita de Nicolás Del Caño a Merlo, este sábado a las 15 horas en la plaza al lado de la estación. Y ya son cientos los que lo están esperando e invitando a participar. Contra la apatía que intentan imponer, cientos de trabajadores mujeres y jóvenes recobran la esperanza porque encontraron una fuerza de izquierda y de los trabajadores que los representa, que habla de lo que les pasa y los invita a sumarse para que esta vez la crisis la paguen los de arriba. Y le ponen el cuerpo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias