×
×
Red Internacional

Si se quieren ver las prioridades del Frente de Todos alcanza con ver a qué le dedica presupuesto. El ajuste que piden el FMI y los bonistas llega a todo los rubros, menos al de la cartera que conduce Berni, que verá incrementados sus ingresos para efectivos, armas y espionaje. Ajuste y, para que pueda ser posible, garrote.

José Muralla@murayeando

Lunes 6 de diciembre de 2021 | 14:25
Kicillof y el cada vez más "empoderado" Sergio Berni

“Créame que a mí no me tiembla la mano a la hora de enfrentarnos con estos delincuentes. No quiero cometer un exabrupto ni una mentira, pero si no me equivoco, desde que empecé la gestión, tenemos casi 150 delincuentes abatidos en enfrentamientos”, dijo Sergio Berni hace más o menos un mes. La semana pasada, en una conferencia de prensa en Chivilcoy elevó esa cifra a “unos doscientos”. Así exhibe la “productividad” de su cartera. Los muestra como trofeo de caza, para correr por derecha a José Luis Espert que hablaba de “hacer queso gruyere con los delincuentes”.

Esa orientación política ahora es premiada en el proyecto de presupuesto bonaerense para 2022. Mientras el 75 % de los niños del conurbano son pobres, el área de Berni contará para sí con nada menos que $ 261.816.673.000. “Es la proyección más grande en la inversión del Ministerio”, dicen con orgullo desde el Frente de Todos.

Te puede interesar: Editorial. El crimen de Lucas González y la doctrina del queso gruyere

Cuando asumió Berni (finalizada la gestión de María Eugenia Vidal) había declarado que cada vez era más frecuente que se detuviera a personas sin antecedentes, que salían a delinquir empujados por la situación social. Pero lejos de reducir la crisis social, con generación de empleo genuino y ayuda real a los sectores más vulnerables, la política del gobierno provincial empeoró la miseria que dejó Cambiemos. Y ahora la respuesta más decidida es “agrandar la jaula”.

El incremento en términos reales para el Ministerio de Seguridad será, según el proyecto oficial de presupuesto, de un 6,1% en comparación con este año. Y será destinado, entre otras cosas, a mil camionetas, ocho helicópteros rurales, ocho ómnibus y 750 motocicletas. También en 2022 se pretende incorporar 10.000 nuevos agentes a la fuerza, lo que sigue ubicando a la cartera represiva al tope de las áreas provinciales con más “personal”: 103.120 empleados, de los cuales 102.994 pertenecen a la planta permanente y sólo 126 a la planta transitoria.

En el caso del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, se incrementarán 1.500 nuevos puestos, que serán destinados a… el Servicio Penitenciario Bonaerense. Vale recordar que en el debate de candidatos a diputados nacionales por la provincia, Victoria Toloza Paz corría a Diego Santilli diciendo que el Gobierno está “de acuerdo” con Juntos en que “los delincuentes tienen que estar presos y, para eso, en la Provincia de Buenos Aires hay que construir alcaidías, cárceles. Vidal, en cuatro años, ni una cárcel construyó”. Los deseos carcelarios de la diputada electa han sido satisfechos.

Te puede interesar: Maldita policía. Declaraciones de Berni: intenta tapar la violencia institucional en San Clemente del Tuyú

Contrariamente a lo que proyecta gastar Kicillof en Policía y cárceles, el presupuesto para infraestructura escolar es paupérrimo, mientras las escuelas siguen en las mismas condiciones que llevaron a la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en Moreno cuando en 2018 explotó la conexión de gas en la escuela en la que trabajaban. En cuanto a las 12.000 nuevas incorporaciones en educación, 3.500 serán de auxiliares en planta temporaria y 8.000 para los planes de precarización docente como el ATR, un “sistema” pergeñado por fuera del Estatuto Docente y sus conquistas. El Gobierno precariza a las y los docentes al tiempo que aumenta la planta de policías. A confesión de partes, relevo de pruebas.

A su vez, una de las carteras sobre las que Kicillof planea aplicar un mayor recorte es la de Salud. No sólo habrá un ajuste en términos reales (por inflación y devaluación) sino también en términos nominales: en 2021 el Gobierno destinó $ 140.417 millones, mientras que para el 2022 proyectan $ 135.282 millones. ¿La pandemia y posibles nuevas olas de contagio? Te la debo. Parece ser que el covid-19 es tenido en cuenta sólo para justificar el ajuste, no para planificar el área de salud.

Mientras los sectores progresistas del Frente de Todos quedaron en minoría y deponen sus armas con su eterno mantra de “no dan la relación de fuerzas” ante la derecha, esas armas son recogidas por los sectores que piden mano dura, cárceles, Taser, cárceles y policía. Y Kicillof lo consagra en el presupuesto.

Una tradición ya en el kirchnerismo: durante la gestión de Daniel Scioli se duplicó la cantidad de efectivos policiales en la provincia. Mientras Berni anuncia la creación de una nueva “escuela” de policías y que en los próximos tres años aumentará la cantidad de efectivos con 40.000 nuevas incorporaciones. La campaña viajó en Clio, pero se gobierna en patrullero.

Este nuevo "empoderamiento" de Berni y la Bonaerense se suma al que ya tuvo durante la cuarentena represiva donde, a fuerza de arengas y pantomimas militares del ministro, crecieron las torturas, detenciones arbitrarias, el gatillo fácil (como el de Lucas Verón y tantos otros) y hasta la desaparición forzada de Facundo Castro, cuyo cuerpo (al igual que el de Santiago Maldonado) apareció “ahogado” y el Estado busca dar por cerrado el caso consagrando la impunidad.

O el rol de la Bonaerense "solucionando" el problema de falta de vivienda pasandole las topadoras a los vecinos de Guernica, desalojando en operativos ilegales las ocupaciones de tierra, o amedrentando y cortándole la luz a los barrios recuperados La Nueva Unión y Los Ceibos en La Matanza.

Te puede interesar: Escobar. Maldita Bonaerense: “Entran a los tiros, apuntan a los chicos en la cabeza, todo dentro de mi casa”

Pero el ablandamiento de las restricciones de cuarentena no se vio reflejado en un descenso de la brutalidad policial. A pocos días del gatillo fácil por el que murió Lucas Gonzalez en CABA, la Bonaerense torturó y golpeó hasta la muerte a Alejandro Martínez, detenido en San Clemente por un hecho personal. Y luego entró a los tiros y macanazos a una fiesta en Escobar, dejando un tendal de heridos por el “delito” de divertirse. A esta fuerza se le aumenta el presupuesto.

¿Será esta política de recortes de todo el presupuesto menos el de la represión a pedido del FMI y los bonistas, la que el Frente de Todos celebrará en Plaza de Mayo este 10 de diciembre?

Quienes rechazamos el ajuste a pedido del FMI y la represión necesaria para llevarlo a cabo, tendremos nuestro acto al día siguiente, el 11, en una convocatoria amplia de varias organizaciones sociales, sindicales, de Derechos Humanos y políticas de izquierda impulsada por el FIT-U. Allí confluirá la fuerza social que no se resigna al ajuste y la represión.

Te puede interesar: Convocatoria. Del Caño: “Este sábado copamos Plaza de Mayo, iniciamos la resistencia al pacto de sumisión con el FMI”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias