×
×
Red Internacional

Bolivia

OPINIÓN. El Papa visita Bolivia para bendecir el ajuste

Del 8 al 10 de julio el papa Francisco estará en Bolivia visitando las ciudades de La Paz, El Alto y Santa Cruz. Para esta visita, tanto el gobierno del MAS (Movimiento al Socialismo) como la Iglesia Católica, vienen realizando los preparativos para que el “santo” padre se sienta como en casa.

Jueves 21 de mayo de 2015 | Edición del día

En el afán de seguir cooptando a las organizaciones sociales -en coordinación con el Servicio de Paz y Justicia de la Iglesia Católica-, el gobierno del presidente Evo Morales está organizando un encuentro mundial de movimientos sociales en Santa Cruz –junto a la Central Obrera Bolivia (COB) y organizaciones sindicales- en el cual participará el papa Francisco. El viceministro Alfredo Rada, en conferencia de prensa, precisó que el presidente Evo Morales también participará en ese encuentro que se realizará en la Feria Exposición de Santa Cruz (Fexpocruz). A su juicio, es una "señal muy importante el encuentro del Sumo Pontífice con sectores sociales de Bolivia y Latinoamérica para debatir temas trascendentales como el derecho a la tierra, el trabajo, la vivienda y la defensa de la Madre Tierra, frente al cambio climático ocasionado por el capitalismo".

Lo que queda claro con esta visita es que las rabietas de Evo Morales y sus Ministros en contra de la Iglesia Católica quedaron atrás: "La Iglesia Católica es un símbolo del colonialismo europeo y por lo tanto debe desaparecer de Bolivia" o “La jerarquía católica es una jerarquía antidemocrática, machista, satisfecha, reaccionaria”. Hoy, en cambio, el discurso es más moderado y conciliador.

Luego de que se conociera la mediación del Vaticano para el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, los acercamientos entre la burocracia castrista y la Iglesia Católica no han parado; Raúl Castro tras su encuentro con el papa en el vaticano afirmó elocuentemente que “Yo me leo todos los discursos del Papa. Si continúa hablando así, les aseguro que volveré a rezar y regresaré a la Iglesia”. En la misma tónica, Evo Morales afirmó que ahora había “un Papa comprometido con su pueblo, con el pensamiento revolucionario, con sentimiento social” embelleciendo de esta manera el rol abiertamente contra revolucionario de la Iglesia Católica y del Vaticano en la restauración capitalista en Cuba. De esta manera, Castro, Evo y Francisco emulan lo que hizo Juan Pablo II con la colaboración de dirigentes del Partido Comunista como Gorbachov en la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en los años 80 y 90 dando lugar a la penetración imperialista en Europa del Este.

Una “renovación” papal conservadora

El Papa Francisco se está ganando el mote de ser el gran renovador de la Iglesia Católica. Como es sabido la Iglesia Católica cumplió un destacado papel en el asesinato y la muerte en las minas y en los campos de 45 millones de indígenas y negros durante la conquista y la colonia, bendiciendo cada uno de estos actos, en nombre de la evangelización. Así mismo, esta institución, mediante los tribunales de la inquisición, es la que llevó adelante, en la edad media y en los inicios de la modernidad, el genocidio de mujeres, diversidades sexuales, científicos, opositores políticos y de cualquiera que osara cuestionar el Dogma y los valores patriarcales de las clases que detentaban el poder. En la edad moderna, el rol de la Iglesia continuó con su labor contra revolucionaria bendiciendo los diversos ejércitos que se enfrentaban en las sangrientas guerras imperialistas que se sucedieron durante el siglo XX, penalizando cada vez más los derechos de las mujeres sobres sus propios cuerpos y condenando a las diversidades sexuales alentando la violencia contra éstas. En los últimos años la crisis de la Iglesia se profundizó por el desborde de casos de pedofilia y violaciones que sucedieron a lo largo y ancho de todo el mundo y en el seno de la misma “santa sede” motivo por el cual cayó Ratzinger (Papa Benedicto XVI).

Ante esta crisis aparece Bergoglio, buscando revivir y recomponer a la reaccionaria y maltrecha Iglesia Católica. Para tal fin la promesa del papa latinoamericano irrumpe con discursos populistas y actos de importancia simbólica para los pueblos, por ejemplo el reciente reconocimiento formal por parte del Estado Vaticano al Estado Palestino y la canonización de las primeras dos santas palestinas; la próxima beatificación del sacerdote de la teología de la liberación asesinado en El Salvador en los años 80, Monseñor Oscar Arnulfo Romero; la condena al genocidio armenio o el coqueteo sobre la causa marítima boliviana por el sólo hecho de haber solicitado documentación. No sería de extrañar que en esta búsqueda de recomponer a la reaccionaria Iglesia Católica canonizara al sacerdote Luis Espinal asesinado por la dictadura militar de los años 80.

¿Será que un personaje como Francisco que se oponía a la anulación de las leyes de impunidad y llamaba a la “reconciliación nacional” con los genocidas de la dictadura argentina, que entregó a miembros de su congregación a los militares, que supo del robo de bebés apropiados ilegalmente por la dictadura, que se muestra homofóbico e intolerante a la diversidad sexual, es capaz de estar del lado de los pobres y marginados? La respuesta es rotundamente No. Porque más allá de que se pinte al papa como “humilde” o “austero” es representante de unas de las instituciones fundamentales que sostiene el actual orden burgués imperialista mundial. No es casualidad que Bergoglio llega a Bolivia en momentos en que la bonanza económica empieza a agotarse y el gobierno de Evo Morales junto a los empresarios y miembros de la Iglesia lanzan las primeras medidas de ajuste contra los trabajadores y trabajadoras como lo muestran: Huanuni, Enatex, Inti Raymi, Manaco, o anteriormente, Hospital Juan XII, Universidad Salesiana de La Paz, Universidad Católica de Cochabamba, y otras. El retiro del subsidio de la harina es parte de este ataque a la economía obrera y popular. Bergoglio viene a bendecir el ajuste, en palabras de Evo “Cuando se trata de fe nos olvidamos de nuestras diferencias ideológicas, hasta de nuestra pobreza y riqueza porque se trata de la fe religiosa” (Diario Opinión de Cochabamba, 17 de abril 2015).




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias