Géneros y Sexualidades

MARCHA DEL ORGULLO

El Orgullo en las calles: La Plata se prepara para marchar el 5 de diciembre

Ese día se realizará la 13va Marcha del Orgullo LGTTTBIQNB+ en la Ciudad de La Plata. En el marco de una crisis que se profundiza, sobran razones para salir a las calles por los derechos de las personas disidentes.

Viernes 4 de diciembre de 2020 | 13:37

Se concentrará desde 1 y 66 a las 15hs para realizar una feria autogestiva, y a partir de las 17hs se llevará a cabo la movilización que recorrerá las calles platenses hasta Plaza Moreno.

La crisis económica y social nos pega de lleno a las disidencias. Sufrimos las consecuencias de la opresión y la explotación. En ese sentido, entendemos que históricamente las calles son los espacios donde se escuchan nuestras demandas y donde disputamos nuestros derechos.

La inmensa mayoría de LGBTQI+ somos precarizades, informales, y desocupades y nos llevamos la peor parte sufriendo discriminación laboral, marginación y violencia de todo tipo.

Por eso, aunque se haya conquistado el decreto del Cupo Laboral en la administración pública, la realidad es que es urgente la aplicación efectiva del Cupo Laboral Trans como medida elemental para un sector que sufre estructuralmente la falta de acceso al trabajo, donde las personas trans-travestis nos enfrentamos a los mayores obstáculos para acceder a un trabajo estable y en igualdad de condiciones, y somos quienes sufrimos más abiertamente las situaciones de discriminación y acoso. Ni hablar de las personas que ejercen la prostitución por no acceder a otra opción laboral que quieran elegir.

Una de las consignas que se va a estar levantado en la marcha, es el #NoAlCodigoRepresivoDeGarro frente a la segunda presentación de Código de Convivencia que el intendente del PRO, Julio Garro, quiere llevar a cabo.

Una vez más se hacen presentes las campañas de persecución y criminalización hacía las personas trans-travesti, ya que el código además de prohibir y penalizar la venta ambulante, el arte callejero, de perseguir y limitar a quienes se manifiestan, también ataca explícitamente a quienes ejercen la prostitución como única salida a la subsistencia. Es una gran descarga hacia los sectores que trabajan en condiciones precarias en la vía pública, fortaleciendo el aparato represivo. Es igual de repudiable que la política del Ministro de Seguridad de la Provincia Sergio Berni, que hace tiempo atrás lanzó un fuerte spot criminalizador y estigmatizante que hablaba de "bandas narco trans y peruanas".

Te puede interesar: Declaraciones de Julio Garro vuelven a las redes: “No se me ocurre darle un trabajo a un travesti”

Las mujeres y las personas LGBTIQ+ somos quienes enfrentamos las mayores barreras en el acceso a una vivienda digna. Son múltiples los casos de las mujeres que tienen que dejar sus casas por la violencia de género que padecen, donde son sostén de familia y acaban de perder sus trabajos. Una situación que también le pega de lleno a las personas trans-travestis, ese sector social donde la gran mayoría es pobre producto de una larga cadena de discriminaciones y diferentes tipos de violencia e injusticias, que atravesamos situaciones desde ser echadxs de nuestras casas hasta no conseguir un alquiler por el propio rechazo a nuestras identidades, o por elegir entre comer y pagar un alquiler.

La misma situación que viven miles de familias en todo el país frente a la crisis habitacional, como las de Guernica, mientras el Gobierno desaloja a quienes no tienen techo con la Policía de Berni y beneficia a los empresarios y grandes dueños de la tierra en el país.

En cada rincón seguimos exigiendo el cumplimiento de la Ley de Identidad de Género (N° 26.743), y denunciando toda vulneración, ya que en materia de salud pública los gobiernos tienen enormes deudas con la diversidad sexual y de género. Es recurrente la discriminación y patologización a la hora de atenderse en un hospital, los faltantes de hormonas o los impedimentos burocráticos de obras sociales y prepagas para acceder a las intervenciones quirúrgicas. Al igual que en el IOMA (sede de La Plata), donde hace semanas un grupo de afiliades “Trans Organizades” realizó una acción en las puertas de la Obra Social, denunciando todo incumplimiento de leyes, y para visibilizar la problemática que vienen atravesando les afiliades donde se vulnera el derecho al acceso a la salud integral, y donde se sostiene un sistema de registro de afiliades binario y discriminatorio de la diversidad.

Es fundamental frente a todas estas violencias en el sistema de salud, tener en cuenta la importancia del Aborto Legal para las personas gestantes, donde no solo las mujeres cis-géneros atraviesan la clandestinidad, sino también personas que componen la disidencia. En medio de una semana de debates en el Congreso y de disputas en las calles, pelear por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito es hacerlo por todas las personas que lo deseen, donde la identidad y el factor económico no sean una vía para que sigan los abortos clandestinos. La legalización del aborto sigue siendo una demanda urgente. Las calles son nuestras, no se la podemos regalar a los anti-derechos que continúan organizándose en contra de las Educación Sexual Integral, laica y no binaria o fomentando la clandestinidad, generando miles de muertes o lesiones.

El Orgullo como respuesta política

El orgullo se hace uniendo las luchas y demandas de las personas LGTTTBIQNB+, de las mujeres y personas con capacidad de gestar que exigen el Aborto Legal YA, con les trabajadores de la salud, las familias sin techo de Guernica y del Hotelito que exigen una vivienda para sus niñes.

Continúa la pelea incansable para mejorar nuestra calidad de vida, terminar con la violencia patriarcal, acceder a empleos genuinos, ver garantizado el acceso a la salud, el derecho a la educación, acabar con los crímenes de odio, y terminar con toda forma de explotación y opresión que el capitalismo genera.

Es necesario seguir luchando por la separación efectiva de la Iglesia y el Estado y una educación pública, laica y de calidad, por una educación sexual libre de toda moral reaccionaria, verdaderamente implicada en la prevención de enfermedades de trasmisión sexual y en el acompañamiento y libre desarrollo de la infancia y la adolescencia, y alejada que una moral patriarcal que únicamente somete nuestros cuerpos y guía nuestras vidas bajo las leyes de la (re)producción capitalista.

La despatologización inmediata de las identidades debe acompañarse con el derecho a la salud gratuita y garantizada por el Estado, con trabajadorxs de la salud cuya formación sea con perspectiva de género para atender las diversas necesidades, así como deben otorgarse el derecho a la reproducción asistida a todas las personas y efectivizarse todos los derechos a las diversas formas de familia. Cuestión que sólo puede lograrse con la movilización de todos los colectivos oprimidos de manera independiente a las organizaciones y partidos patronales, que son quienes están mercantilizando y privatizando la sanidad, a la vez que han instrumentalizado el movimiento LGTBIQ+.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO