×
×
Red Internacional

Santa Fe. El Gobierno que ampara a los narcos quiere silenciar a la izquierda

Miércoles 26 de noviembre de 2014

En la misma semana que la ciudad de Rosario se vio sacudida por el brutal asesinato de Norma Bustos, que graficó (más) el alcance y los niveles de la impunidad narco, el Gobierno de Antonio Bonfatti prepara una “ley mordaza” para silenciar a la izquierda. Nuevos casos de descomposición policial.

Los tres disparos que recibió una madre que había osado denunciar el asesinato de su propio hijo, quitándole la vida, fueron tres nuevos fogonazos contra el “relato” del falso socialismo santafesino, que gobierna la provincia para garantizar las ganancias de los grandes empresarios y para sostener el despojo de los sectores populares y el agravamiento de sus condiciones de vida.

Como escribimos, Norma Bustos es una de las víctimas que no son solo inocentes, sino que asumieron una lucha activa, una actitud militante frente a la descomposición de un Estado que impulsa el narcotráfico como gran negocio capitalista. Norma Bustos, Mercedes Delgado, los jóvenes Mono, Patom y Jere, y el joven rapero Ariel “Chuqui” Avila, que denunciaba desde su prosa el avance del narcocrimen, son ejemplos de vidas de compañeros perdidas por responsabilidad de un Estado que cuenta con bandas que “tercerizan” un poder territorial asesino. La impunidad avanza bendecida desde el Estado y se lleva puestas cientos de vidas al año. Los jóvenes de sectores populares son las víctimas predilectas. El Gobierno provincial es el anfitrión en este lamentable banquete.

Poliladron, polinarco, poliimpune

El pornográfico encubrimiento que hace el Gobierno de Antonio Bonfatti frente al inédito despliegue de ilegalidad y mafia policial, por supuesto, no ha hecho más que acrecentar esta turbia realidad. Desde la defensa del Jefe policial narco, Hugo Tognoli, protegido con uñas y dientes por Bonfatti y Hermes Binner, a la claudicación gubernamental frente al chantaje policial disfrazado de “huelga” de fin de año pasado, cada concesión “socialista” frente a fuerzas de seguridad asesinas y mafiosas, otorga confianza, acrecienta la autoestima y da “vía libre” a los alumnos del genocida Feced.

Lo de la Comisaría Séptima de Rosario estas semanas, igual ya es récord. De asesinar a Franco Casco y ser denunciados por secuestrar, desnudar y torturar a una joven, pasaron a humillar y golpear a una persona que llegó golpeado y en shock luego de un asalto. El Gobierno implícitamente dice a la Policía que haga lo que quiera, y la Policía, efectivamente, hace lo que quiere.

El binnerismo es macrismo más (cada vez menos) política cultural

La derechista denuncia de Bonfatti contra las organizaciones que apoyamos las acciones de reclamo de la familia de Franco Casco, confirma de qué lado se ubica el Gobierno cuando tiene que elegir entre impunidad y pedido de Justicia frente a los crímenes del Estado. En la defensa implícita o abierta del Gobierno provincial respecto de las fuerzas de seguridad, y en la incondicional de los negocios sojeros, del boom de la construcción y de las multinacionales aceiteras, más que socialista el gobierno se parece al PRO de Macri. Y cuando Binner ataca a las villas por ser cuna de “delito”, directamente parece un calco de la más refinada y gorila derecha argentina. En parte lo son: el binnerismo es macrismo con algunos recitales al año (eso sí militarizados y sin pibitos de los barrios a la vista).

Binnerismo y peronismo preparan un cepo para la izquierda

Los mismos partidos que desde hace 3 décadas garantizan los negocios de lo más granado de los empresarios, que fortalecen y blindan a una Policía criminal, y que mantienen impunes crímenes brutales contra el pueblo trabajador como las inundaciones en Santa Fe, los asesinatos de diciembre de 2001 y la explosión brutal del Edificio en Salta y Oroño, quieren poner un cepo proscriptivo contra la izquierda. El Gobierno provincial viene de mandar a la Cámara de Diputados un proyecto para imponer un piso de 1,5% del padrón electoral para poder pasar de las elecciones primarias provinciales, a las generales. Esta reforma electoral es mucho más proscriptiva que las PASO que impusieron los K, que obligan a sacar el 1,5 por ciento para pasar a las generales, pero contando los votos válidos emitidos, no el padrón, que es mucho más numeroso. No podía ser de otro modo, cuando en Santa Fe continúa vigente el decreto de la dictadura que establece un piso del 3% del padrón para acceder a una banca provincial.

Este es un proyecto de “ley mordaza”, un verdadero cepo para silenciar a los que ponemos sobre la mesa, día a día, la verdadera cara, no la marketinera y “para la foto” del falso socialismo en Santa Fe. Pero esta ley es más hipócrita aún, porque tanto el partido de gobierno provincial como el kirchnerismo, utilizan a piacere los recursos estatales para hacer campaña por sus candidatos, para comprar espacios en los medios, e incluso para tener diarios, radios y canales propios, mientras que las fuerzas de izquierda nos sostenemos con el aporte voluntario de militantes, y somos sistemáticamente boicoteados en los grandes medios locales. Una batalla desigual hasta la médula.

¿Por qué quieren callarnos y por qué no debemos permitirlo?

Esta ley quieren sacarla, a pesar de (o quizá justamente por) que la izquierda, y puntualmente el Frente de Izquierda, tenemos bloques de diputados nacionales y en muchas provincias, actuamos diariamente a lo largo y a lo ancho del país, tenemos participación activa en las más importantes luchas de trabajadores y estudiantes. En la provincia, sin ir más lejos, salimos cuarta fuerza en las elecciones a diputados nacionales, con casi 50 mil votos.

Esta ley mordaza quiere cauterizar, impedir el crecimiento de la izquierda en la provincia, para llevar toda la vida política a las “internas” de los partidos tradicionales, capitalistas, que a su vez derechizan su discurso, su política y sus acciones. Que la izquierda hable es la única garantía de que se ponga sobre el paño la denuncia de la realidad negra de la Rosario capitalista y la desigualdad y la impunidad policial. Por eso quieren callarnos y por eso es imprescindible que sigamos hablando, cada vez más fuerte.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias