×
×
Red Internacional

La "inversión" es cercana a los $ 700 millones. En un acto en Campo de Mayo, Fernández y Frederic anunciaron que ya son cinco mil efectivos federales patrullando el conurbano. Con la excusa de las nuevas restricciones, suman patrulleros, armas y tecnología para “controlar” y reprimir a la clase trabajadora. “Pongan el máximo empeño”, les dijo el presidente a quienes siguen impunes por los casos Maldonado, Nahuel y tantos otros.

Daniel Satur@saturnetroc

Viernes 16 de abril | 14:51

Luego de su conferencia de prensa en Olivos, donde explicó parte de su puja política con Horacio Rodríguez Larreta y no dio nuevos anuncios para paliar la profunda crisis sanitaria y social por la que atraviesan millones de trabajadoras y trabajadores, Alberto Fernández viajó hasta Campo de Mayo para anunciar parte de la implementación de las medidas represivas que acompañarán la decisión de restringir la circulación de personas en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

Allí estuvo acompañado por la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, por varios intendentes peronistas del conurbano y por la jerarquía de la Policía Federal, la Gendarmería, la Prefectura y la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

El evento tuvo como objetivo el anuncio de la entrega de nuevos vehículos para “fortalecer las capacidades operativas y logísticas” de las fuerzas federales en el marco de la pandemia. También la provisión de escaners de rayos X para el control de personas e inspecciones de objetos, equipajes, cargas, bultos o mercaderías. La "inversión", teniendo en cuenta los diversos ítems de este nuevo operativo represivo, ronda los $ 700 millones.

En el acto tomó la palabra Sabina Frederic. La ministra afirmó que “en el tiempo que llevamos de gestión las fuerzas federales vienen demostrando un gran profesionalismo y un gran compromiso con la enorme cantidad de tareas y funciones que se les han encomendado”.

Frederic no hizo mención a la complicidad de esas fuerzas, o su participación directa incluso, en muchos casos de gatillo fácil (el crimen de Facundo Scalzo en Flores a manos de Gendarmería), muertes en lugares de encierro y hasta desapariciones seguidas de muerte (el encubrimiento de la Policía Federal a la Bonaerense en el caso de Facundo Castro).

Por el contrario, la ministra reconoció “el trabajo que han desempeñado en el momento del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio del año pasado, dando muestras de eficacia y de profesionalismo”.

Leé también Correpi informó que 411 personas fueron asesinadas por el Estado en 2020

Frederic no escatimó elogios para las mismas fuerzas que hace un par de años cometieron crímenes atroces como los de Santiago Maldonado (Gendarmería) o Rafael Nahuel (Prefectura), que siguen impunes. “Han demostrado que son imprescindibles para dar seguridad ciudadana a regiones como la del Gran Buenos Aires”, dijo Frederic detrás de su barbijo.

“Todo es imposible de cumplir si el Estado no acompaña con equipamiento y la mejora salarial que el presidente decidió dar el año pasado”, dijo Frederic en el marco de este nuevo anuncio, dando a entender falsamente que los efectivos de esas fuerzas represivas son integrantes de la clase trabajadora.

Cuando tomó el micrófono Alberto Fernández, lo primero que dijo fue que “como hace un año, la pandemia vuelve a recuperar fuerzas y avanzar sobre nosotros y nosotras, por eso nos exige mayores cuidados”. Y agregó que “en ese contexto el AMBA es un área signada por la posibilidad de que el riesgo se potencie”.

En ese sentido, el Presidente instó a gendarmes, prefectos y policías federales a “hacer cumplir estrictamente en estos quince días el mayor aislamiento posible” en el AMBA.

“No estamos haciendo esto para castigar a nadie, sino para cuidar la salud de los argentinos”, dijo Fernández y aseguró que “estos hombres y mujeres de la Gendarmería, de la Prefectura, de la PSA y de la Policía Federal, durante estos quince días tendrán que poner el máximo empeño para garantizar que la circulación merme en las calles, que los contactos sociales desaparezcan” (sic).

“Teníamos hasta aquí cuatro mil efectivos destinados” en el AMBA, recordó el mandatario y anunció que van a volcar “mil efectivos más y más recursos, que se suman a los que ya dimos el año pasado a los municipios”. Esos cinco mil efectivo, dijo, “van a permanecer en el Gran Buenos Aires el tiempo que sea necesario hasta que pongamos el orden el desorden que el delito genera. Que todos sepan que cada hombre, que cada mujer que lleva puesto esos uniformes está para cuidar y proteger a los vecinos y vecinas”.

“Debemos ser inclementes con los que delinquen, no hay espacios para tolerar la delincuencia, y menos en una pandemia”, afirmó el Presidente en una arenga las fuerzas federales, cuyos miembros en un altísimo porcentaje son partícipes necesarios en el gran delito y el crimen organizado. “En el incumple con la ley carga con las consecuencias”, amenazó Fernández.

En pocos días se cumplirá un año de la desaparición de Facundo Castro. Aún se recuerda cuando el mismo Presidente recibió a Cristina Castro y sus abogados en la quinta de Olivos y le prometió que no encubriría a nadie y que haría justicia por su hijo, que días antes había sido hallado muerto en el cangrejal de Villarino Viejo. Sus mentiras, al calor de las nuevas medidas represivas, resuenan con más fuerza que nunca.

Leé también Cristina Castro: “Fernández y Kicillof me mintieron, nunca se hicieron cargo de nada”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias