×
×
Red Internacional

Otro acuerdo de precios se negocia con las grandes empresas, que ya remarcaron ante el posible congelamiento. Nuevas medidas oficiales acelerarán los precios como la suba de combustibles y de las tarifas de la energía eléctrica. El FMI insiste con más ajuste para contener la inflación. La suba de precios no para y es urgente la defensa del salario.

Escuchá esta nota
Viernes 4 de noviembre | 20:11

Mucho se habló sobre un posible plan de estabilización que anunciaría el ministro de Economía, Sergio Massa, pero devaluar en un contexto de elevada inflación fue rechazado por un sector del Frente de Todos, que busca despegarse de las medidas de ajuste que su propio Gobierno lleva adelante. No está claro si el ministro archivó el plan o solo lo postergó. Por el momento se está negociando con los grandes empresarios otro acuerdo de precios, un congelamiento por 120 días de 1500 productos. Pacto que ya despertó la furia patronal y se anticiparon con nuevas remarcaciones.

En esta carrera de precios el Gobierno sumó más presión. Esta semana YPF subió otra vez los precios de los combustibles, un 6% promedio en todo el país y el ENRE oficializó el aumento del 27% promedio de las tarifas de electricidad de Edenor y Edesur. En lo que va del año, el rubro Electricidad, gas y otros combustibles registró un incremento de 141%, según datos del Indec en el GBA, pero en otras regiones hubo mayores alzas como en el Noreste del país que trepó a 200%.

El Gobierno se comprometió con el FMI a reducir los subsidios de los servicios públicos. En el Presupuesto 2023, que avanza en el Senado para su aprobación, se recortó en términos reales un 12% los subsidios económicos.

Te puede interesar: Los trabajadores organizados pueden controlar los precios: ¿cómo frenar la inflación?

En tanto, las prepagas también aumentaron sus cuotas gracias a la autorización oficial. Luego de aprobarse el presupuesto de ajuste en Diputados, la vicepresidenta cuestionó este incremento como si no fuese parte del mismo gobierno. Tras esta crítica el sector privado de Salud acordó con el Gobierno desdoblar el aumento del 13,8% que debería regir a partir de diciembre para la medicina prepaga y ahora será del 6,9% en diciembre y 6,9% en enero. No se retrotrae el aumento solo se realizará en cuotas. En lo que va del año el rubro de prepagas aumentó 168%, según el Indec en el GBA. El Gobierno es responsable de estas subas que solo alimentan la inflación.

Las patronales contra el congelamiento de precios

Para el presidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, el camino no es congelar precios. El titular de la Copal agregó que “bajar la inflación empieza por equilibrio fiscal, el tema monetario y trabajar en un Estado ordenado”. Para el empresario hay que profundizar el ajuste, siempre piden recortar partidas sociales. Lo que nunca proponen es que se eliminen las exenciones impositivas de la que gozan muchos sectores empresarios, que permitiría una mayor recaudación y más ingresos, al contrario piden pagar menor impuestos.

Te puede interesar: Inflación: la inacción estatal ante los grandes empresarios es complicidad

Las grandes empresas ya entregaron listas de precios con aumentos que superan el 7% cuando el Gobierno sugirió subas de 4%. Las alimenticias estuvieron entre las que presentaron las mayores alzas aunque sus balances se dispararon este año. Ante la inflación los grupos concentrados quieren resguardar y mejorar sus márgenes de rentabilidad.

El titular de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja.
El titular de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja.

En el país ya se realizaron acuerdos de precios, pero no lograron domar la inflación. Las patronales hacen diversas maniobras para no cumplir con lo acordado, o no priorizan la producción de productos en programas como Precios Cuidados. Son acuerdos que actúan sobre las consecuencias y no sobre las causas centrales de la inflación, que son las que hay que atacar.

La inflación en septiembre acumuló en el año un incremento de 66,1%, en octubre según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central el aumento del índice de precios minoristas será del 6,5 % y a fin de año será de 100%.

Las consecuencias de la suba de precios recaen sobre los trabajadores y los sectores más vulnerables. La caída del salario real de los trabajadores no registrados se desplomó un 11,2% en lo que va del año (agosto 2022 versus diciembre 2021), según datos del Indec. En tanto, los salarios reales de los trabajadores registrados bajaron un 2% en el mismo período a pesar de que es el sector de la clase trabajadora mejor pago y que tiene paritarias.

Los dirigentes sindicales fueron cómplices del deterioro del poder adquisitivo y avalaron el ajuste del Gobierno. Es urgente la recomposición salarial de todo lo perdido en estos años, un aumento de emergencia para salarios, jubilaciones y programas sociales, y la actualización automática en función de la inflación.

El Fondo pide más

El Gobierno del Frente de Todos avanzó con los recortes, pero el FMI quiere más. En el documento “Las Américas: Navegando condiciones financieras más restrictivas” advierte sobre las vulnerabilidades internas y la incertidumbre en torno a las políticas sumadas a un empeoramiento del entorno externo, “están agravando las perspectivas”.

El Fondo reclama al país “la adopción de políticas más restrictivas en el marco del programa respaldado por el FMI” que “será fundamental para apuntalar la estabilidad y contener la inflación”. El organismo proyecta una inflación de 95% a finales de 2022 y un crecimiento del PIB real de 4% este año para Argentina. Es decir, el FMI reconoce que la inflación de este año será elevada, pero su receta para contenerla es más ajuste.

El documento del organismo internacional afirma que una drástica caída de los precios de las materias primas y el malestar social son riesgos importantes en la región de las Américas (Estados Unidos, Canadá, y América Latina y el Caribe).

El FMI advierte que hay un endurecimiento de las condiciones financieras mundiales, los bancos centrales suben las tasas de interés ante la inflación. Este miércoles la Fed aumentó la tasa de referencia en 75 puntos básicos por cuarta vez consecutiva. Así, llevó la tasa de interés al rango de 3,75% al 4%. Según el documento, los episodios de endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos “han estado históricamente asociados con la moderación de los precios de las materias primas y el deterioro de los términos de intercambio de los países de América Latina y el Caribe”, lo que afectará también a la Argentina que exporta materias primas.

Además, la suba de tasas impacta en todas las economías dependientes como Argentina por la vía del denominado “fly to quality” (vuelo a la calidad): es decir, salida de capitales hacia las potencias imperialistas. Aunque el país está fuera de los mercados de capitales desde 2018, el incremento del costo de la deuda (es decir, de la tasa de interés) enturbia la perspectiva de un regreso al endeudamiento en los próximos años, que por los vencimientos elevados de la deuda es probable que la deuda se vuelva a reestructurar.

El FMI anticipa una ralentización del crecimiento mundial y una desaceleración de la actividad económica en la región. Según analizó el economista marxista Michael Roberts las políticas de subir las tasas de interés y los retiros monetarios que se está realizando en varios países centrales para contener la inflación se demostraron inútiles para domarla (el aumento de tasas también se aplica en Argentina a pedido del Fondo). Por el contrario, el endurecimiento monetario solo está llevando a las economías a una recesión más rápida y profunda.

En este sombrío panorama mundial, el Gobierno del Frente de Todos prioriza cumplir con las metas del FMI en vez de atender la crisis social. Pero hay otra alternativa al infierno del Fondo.

Te puede interesar: La agenda olvidada: ¿cómo se vive en la Argentina?


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias