Internacional

ESTADO ESPAÑOL

El Gobierno de Madrid amenaza la huelga convocada por médicos residentes

La convocatoria a la huelga se enmarca en las protestas crecientes que están surgiendo en defensa de la sanidad pública. Desde los gobiernos y las direcciones de los hospitales amenazan a trabajadores que estén dispuestos a movilizarse.

Jueves 18 de junio | 23:42

La crisis sanitaria que provocó el coronavirus tuvo uno de sus epicentros en Madrid. La cantidad y rapidez con la que se propagaba el virus hicieron que el sistema de salud madrileño colapsara pocas semanas después de declararse el Estado de alarma.

Después de años de un modelo privatizador agresivo y de recortes en el personal, tuvimos que ver como miles de pacientes no podían ser atendidos de forma adecuada, lo que provocó que el numero de víctimas mortales se disparase en el momento de mayor contagio.

Uno de los colectivos que más tuvo que soportar el peso de esta situación fueron los MIR (médicos internos residentes), personal médico en formación de alguna especialidad. En Madrid más de 5000 doctoras y doctores en estas circunstancias fueron los que lideraron el reforzamiento de las UCIs y urgencias durante la cuarentena. En turnos maratonianos y sin apenas descanso, estos médicos junto al resto del personal sanitario se ganaron la simpatía de la población, que todos los días salía a sus balcones a reconocer la gran labor que estaban haciendo en momentos tan difíciles.

Sin embargo son precisamente los MIR uno de sectores mas precarizados y golpeados por los años de políticas neoliberales por parte de gobiernos autonómicos y centrales. Es debido a esto que ante los intentos de volver a la misma situación que antes de la pandemia, estos trabajadores han decidido plantarse y convocar una huelga para mediados de julio.

Los MIR reclaman la mejoría de sus salarios de miseria, algunos por debajo del SMI ( Salario Mínimo Interprofesional) si no llegan a hacer guardias. También exigen mayor control y supervisión para que no terminen realizando tareas para las que no están formados ni psicológicamente ni profesionalmente. Además denuncian que la Administración Pública les utiliza como mano de obra barata con la que se intenta cubrir los agujeros del sistema sanitario. Durante la cuarentena esta situación se agudizó y estos trabajadores-estudiantes fueron llevados hasta límites insoportables. Con jornadas continuadas de más de 24 horas en muchos casos y sin apenas días de libranza, ahora mucho de este personal en primera línea ni siquiera tiene asegurado un puesto de trabajo fijo.

Por otro lado también denuncian como las medidas de seguridad que les protejan de posibles contagios son absolutamente insuficientes. En concreto exigen una salida al problema de las llamadas “camas calientes”, que consiste en que los lugares de descanso del personal sanitario son compartidos por un gran número de personas y ni siquiera se cambian sabanas después de cada descanso. De esta manera se empieza a entender porque los médicos y enfermeras del Estado español han tenido las mayores tasas de contagio del mundo durante esta pandemia.

Las represalias frente a la convocatoria de huelga por parte de los MIR se empiezan sentir desde esta semana. En el Hospital Clínico San Carlos, este lunes los trabajadores se encontraban con el anuncio por parte de la dirección de este centro, que se suspendían los permisos de vacaciones desde el día 13 de julio. Esta fecha es precisamente cuando las organizaciones sindicales que representan a los MIR han anunciado el inicio de la huelga indefinida.

Desde este Hospital reconocían, que sin la presencia de los MIR no podían garantizar un servicio adecuado de las UVIs y Urgencias. Esto en los hechos supone reconocer que este personal es utilizado de la misma manera que los médicos con plazas fijas, solo que con condiciones de mayor precariedad. Es debido a eso que muchos de estos doctores denuncian que no es solo en el Hospital San Carlos en donde se producen estas presiones y amenazas para que no vayan a la huelga, sino también en otros centros esta situación es muy parecida.

Desde los sindicatos de profesionales de la salud denuncian que estas presiones están motorizadas por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, aunque estos intentan desviar la atención hacia las direcciones de los propios hospitales. Pero desde que la curva de contagio empezó a decaer el Gobierno de Ayuso dio pasos para continuar con la política de ataques permanentes a la sanidad pública. Así los trabajadores de la limpieza del Gregorio Marañón veían como se abrían las puertas a la privatización de su servicio.

Es la doble moral de Ayuso y su gobierno, que de cara a los medios se sumaban a los homenajes diarios del personal sanitario durante la cuarentena. Pero que cuando vuelve “la normalidad” se dispone a seguir profundizando el proceso por el cual la sanidad se ha convertido en un negocio en manos de intereses privados.

La huelga convocada por los MIR, las movilizaciones de el personal de limpieza del Gregorio Marañón y las concentraciones diarias en los hospitales que llevan produciéndose desde hace semanas se enmarcan dentro de un probable escenario creciente de movilizaciones tanto de usuarios como de trabajadores sanitarios en defensa de una sanidad pública, universal y de calidad. El peligro de un nuevo brote hace que esta lucha se vuelva más urgente que nunca para poder afrontar en mejores condiciones una situación parecida a la de esta primavera. Enfrente no solo están los gobiernos autonómicos presididos por la derecha y extrema derecha sino también al actual gobierno central. No en vano las leyes que permitieron avanzar en el proceso privatizador de la sanidad fueron leyes como la 15/97 que contaron con el apoyo del PSOE. Es por eso que la defensa de una sanidad pública solo puede pasar por la articulación de una movilización amplia de usuarios y trabajadores. En este sentido este sábado 20 en Madrid se produce una primera manifestación que expresa como una nueva marea blanca se está poniendo en pie nuevamente.







Temas relacionados

Estado español   /    Derecho a huelga   /    Médicos   /    Madrid   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO