Política

ANUNCIAN MÁS AJUSTE

El Gobierno ataca donde más duele: ¿qué hay detrás de la eliminación del Ministerio de Salud?

El anuncio, parte del plan de guerra de Macri y el FMI, es la antesala de un ajuste severo que pretende barrer a la salud pública.

Luis Sucher

Trabajador despedido del Hospital Posadas | La Marrón Clasista

Lunes 3 de septiembre de 2018 | 12:41

Luego de los trascendidos del fin de semana, tras los anuncios de Macri y Dujovne se confirma la eliminación del Ministerio de Salud que pasa a ser una secretaria. En los mismos pusieron eje en la baja del “gasto público”, lo que significa reducción del presupuesto y miles de despidos. Un nuevo intento de seguir descargando la crisis sobre las espaldas de los trabajadores, mientras se siguen garantizando los negocios para los fugadores de dólares y especuladores.

Macri anunció la reducción de ministerios que pasarían a ser secretarias, que según confirman en los medios serian Salud, Cultura, Ciencia, Tecnología, Medio Ambiente, Modernización, Agroindustria, Defensa y Turismo. Esta medida que trae aparejadas despidos y achicamiento de presupuestos, lo que significaría el ahorro de 10 millones de pesos mensuales, una verdadera burla teniendo en cuenta la fuga de dólares que parece no tener fin.

Conforme avanza este nuevo saqueo, por el momento con claros perdedores: los trabajadores que soportamos una creciente carestía de vida, despidos e inflación. Mientras otros, se benefician, como los exportadores de capitales, y sin ir más lejos, también el hasta entonces Ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, cuyo patrimonio se incrementó en $11.598.569 con la devaluación. Son unos caraduras que nos piden que hagamos un “esfuerzo” mientras ellos se enriquecen.

Déficit cero, ¿a costa de quién?

La eliminación de los distintos ministerios está enmarcada dentro del intento por parte del gobierno de recortar $500.000 millones con el objetivo de alcanzar el déficit cero solicitado por el FMI, ya que para poder cerrar un acuerdo con ese organismo usurero el gobierno tiene que cumplir con una serie de condiciones cada vez más leoninas, que no son otra cosa que más ataques al conjunto del pueblo trabajador. Alcanzar el déficit cero es una de ellas, y pareciera que la opción para intentar lograrlo de parte del gobierno es recortar el “gasto público”. Mientras tanto, utilizaron U$S14.000 millones de las reservas del Banco Central para que pagarle a los fugadores. Plata hay, la cuestión es hacia dónde va.

El acuerdo con el FMI tiene que pasar a como dé lugar, no importa si se trata de la salud de las grandes mayorías que no tienen obra social o que no pueden pagar una consulta privada. No importa si eso implica que esté suspendida una dosis de vacunación contra la meningitis para miles de niños. Tampoco importa si se caen ascensores o explotan Centros de Salud, como sucedió las últimas semanas. El gobierno tiene prioridades, y no son las nuestras. Por eso la eliminación de Ministerios, entre ellos el de Salud, que pasaría a la órbita del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación como Secretaría bajo las órdenes de Carolina Stanley, puede ser presentado bajo un discurso de austeridad y de baja de gastos en funcionarios, pero en esencia profundizaría el ataque a la salud pública con más despidos, desfinanciación y privatizaciones. 

Los capitalistas siempre atacan donde más duele

No es nuevo que la salud pública tiene grandes falencias estructurales, cuestiones que pasan de gobierno en gobierno, y que son sus trabajadores los que la sostienen a diario a pesar del desfinanciamiento y el vaciamiento que se viene implementando hace años. Sin ir muy lejos, el porcentaje destinado a salud ejecutado al momento dentro del presupuesto 2018 es de un 1,53%,  mientras que lo direccionado al pago a los intereses de la deuda es de un 14,64 %. Y si de prioridades hablamos, la fuga de capitales en los primeros 7 meses de este año alcanzó los U$S20.000 millones (¡equivalente a 22 presupuestos de salud!), mientras que el presupuesto ejecutado hasta el momento en esa área es de $28.000 millones.

Como hay 2018, necesitamos una salida que ataque de raíz el enorme saqueo que están llevando adelante los capitalistas mediante la fuga de capitales, ganancias siderales, robando nuestro salario vía la devaluación del peso, la inflación y recesión. Pelar por plata para salud, como para educación, vivienda, transporte y todas las necesidades que tenemos los trabajadores y sectores populares nos obliga a romper lanzas con las casta parasitaria que nos gobierna, que solo sabe arrodillarse ante los intereses imperialistas y quieren que seamos una estrella más en la bandera norteamericana. Para eso tenemos un programa de salida anticapitalista a la crisis, porque contra la creciente mercantilización de la salud que lucra con las vidas de las familias obreras, para lograrlo tenemos que afectar las ganancias capitalistas, necesitamos dejar de pagar esta deuda fraudulenta, nacionalización de la banca para evitar que siga esta fuga y el monopolio del comercio exterior, de ahí sale la plata para lograr un sistema de salud único, público y gratuito, entre otras medidas en favor de los trabajadores y el pueblo. Una salida realista.

¿Qué hay detrás de la eliminación del Ministerio?

En Argentina existe el Ministerio de Salud desde 1949, y se ha mantenido así hasta el momento, pasando solamente dos períodos en donde se rebajó a secretaría desde su fundación. La primera luego del golpe de 1955, y la segunda durante la dictadura de Onganía.  En los `90 se avanzó con la descentralización hacia las provincias y los municipios, lo que implicó una degradación de las unidades sanitaria y hospitales que pasaron a depender de la órbita provincial y municipal, sin el presupuesto necesario para garantizar una salud de calidad.

Con la eliminación del Ministerio de Salud, viene una degradación aún mayor de la salud pública que ya estamos viviendo con la liquidación de programas de salud, recorte de vacunas, disminución de camas en los hospitales, falta de inversión en áreas claves, entre otras.

En términos presupuestarios, el traspaso a categoría de secretaría podría implicar una reducción del dinero destinado a algo tan elemental e importante como la salud de millones de trabajadores y sectores empobrecidos, que a medida que avance el ajuste irá aumentando su número como ya se viene viendo hace un tiempo.

Este nuevo ajuste, vendrá acompañada por la reducción del gasto público, será un ataque en toda la línea al conjunto de gastos sociales, y también abrirá las puertas para la implementación de la Cobertura Universal de Salud (CUS), y que conforme avance su implementación, el estado tendencialmente desligará el financiamiento, gestión y responsabilidad sobre el conjunto de la salud a los hospitales y gestiones descentralizadas, dejando a amplísimos sectores librados a la capacidad de financiación según donde residan.

Tirar abajo el plan de Macri y el FMI es defender la salud pública

Mientras el gobierno de saqueadores de Macri busca la forma de avanzar en un nuevo acuerdo con el FMI, con ajustes más severos que van a pretender descargar sobre las espaldas de los trabajadores, con deterioro salarial y presupuestario, que tras el megadevaluación del jueves pasado, termina de ubicar al peso devaluado en más de un 50% en lo que va del año. Todo un combo de ataque que se profundizará si estas medidas se confirman.  Si los ataques llevados adelante por el gobierno hasta el momento, pudieron imponerse  hasta ahora fue por el rol cómplice del peronismo, que viene siendo su principal sostén. Mientras unos se aprestan a votar el presupuesto de 2019 de ajuste y saqueo, otros llaman a votar bien en 2019, y los dirigentes sindicales de la CGT y la CTA, que no viven como trabajadores llaman a un paro dominguero para el 24 de septiembre, dejando pasar este brutal ataque.

Desde la Agrupación Marrón, que impulsamos con el PTS junto a trabajadores de la salud independientes, sostenemos que es necesario de manera urgente poner en pie asambleas en todos los lugares de trabajo, para imponer con la fuerza de todos los trabajadores, a esta burocracia colaboracionista, el adelantamiento del paro nacional, como un inicio de un plan de lucha hasta derrotar el plan de gobierno de Macri y el FMI. En la salud, también demos esta pelea, ¡no dejemos que saqueen la salud pública y calidad!







Temas relacionados

Macri gato   /    Cambiemos   /    Salud pública   /    Crisis de la salud pública   /    Mauricio Macri   /    Ajuste   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO