×
×
Red Internacional

El Ministerio de Salud suspende la entrega de 2kg de leche fortificada y lo reemplaza con $800 a través de la AUH.

Xavi DellTrabajador del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes @xavidell

Violeta Lavinia Equipo Técnico de Infancias y Adolescencias

Sábado 23 de abril | 11:31

Muchas son las consecuencias directas del acuerdo con el FMI, a los ya escandalosos índices de pobreza infantil, que dejaron a 6 de cada 10 niñas, niños y adolescentes bajo la línea de pobreza, se siguen acumulando medidas que profundizan esta situación en los sectores más pobres del país.

A través de la Resolución 409/2022 el Ministerio de Salud dispuso que los 2 kg. de leche en polvo fortificada para niñxs de hasta 5 años, que se entregaban mediante los centros de salud, se transformen en $800 que se acreditarán via AUH, a través del ANSES.

Esta decisión del gobierno nacional implica un ajuste importante por dos vías; por un lado se baja la edad de asistencia, de 5 a 3 años, establecida por la ley N° 20.445/73; mientras que por otro lado se estipula una transferencia monetaria que resulta más que insuficiente para adquirir un alimento esencial como la leche.

Te puede interesar: Ya no se entrega leche en polvo en los centros de salud

Mal momento para ajustar en leche para niñes

Una rápida consulta de precios relevados por este Equipo Técnico de Infancias y Adolescencias indica que, el kilo de leche en polvo fortificada en un supermercado de barrio sale, al día de la fecha, entre $908 y $1856 pesos, tomando cómo referencia los precios cuidados que el propio gobierno acuerda con supermercados minoristas.

Además, si bien la norma estipula una actualización del monto trimestral y teniendo en cuenta el índice de movilidad, la leche ha sufrido un aumento interanual superior al 60%, lo que hace aún más difícil comprar la leche a los valores del mercado.

Teniendo en cuenta los precios actuales, de recibir 2 kg. las familias pasarían a poder comprar solo 820 grs., en medio de una crisis económica que ha dejado a un gran sector de la población por debajo de la línea de pobreza e indigencia, y sin el acceso a derechos básicos.

El derecho a la salud integral

La primera infancia es un momento evolutivo fundamental ya que es cuando se producen adquisiciones cognitivas, conductuales, motrices y de interacción social que determinarán nuestro desarrollo posterior.

Una mala alimentación, puede acarrear graves consecuencias para la salud como retraso en el crecimiento, delgadez y debilidad extrema, carencia de vitaminas y nutrientes, que pueden llevar a la muerte.

Asimismo, el consumo de leche inadecuada en niñxs de menos de un año, produce afecciones renales.

Entonces, queda de manifiesto que esta política del gobierno de Alberto Fernández es un paso atrás en el acceso a la salud nutricional de miles de niños y niñas, y un vaciamiento de las funciones del Ministerio de Salud. Esto restringe el vínculo de las familias con los profesionales de los centros de salud territoriales.

Con cifras de pobreza infantil del 51.4%, y una inflación del 6,7% en el último mes, el Peronismo, sigue tomando decisiones que lejos están de implicar una mejora en la calidad de vida de los niños, niñas y sus familias.

Otro capítulo del ajuste en materia de nutrición se evidencia en la calidad de la asistencia alimentaria en escuelas y comedores escolares. Hay un sin fin de denuncias que dan cuenta de la pésima calidad de las viandas escolares y la paupérrima inversión del Estado en la alimentación de les pibes en edad escolar.

Cuando denunciamos el pacto del FMI, lo que implica para las mayorías populares y en particular para las niñas, niños y adolescentes, nos referíamos a este tipo de medidas concretas. Si realmente se busca la ampliación en materia de alimentación infantil, deben incorporarse los míseros 800 pesos que plantea la resolución manteniendo la entrega en los centros de salud de todo el país. Dos kilos de leche en polvo fortificada son una necesidad pero totalmente insuficiente si se busca una política alimentaria de calidad. Asimismo deben pensarse en políticas públicas de atención primaria de la salud que atiendan las realidades de los sectores populares.

La "ley de los 1000 días" (Ley 27611) en su articulo 20 prevee que "el estado nacional deberá implementar la provisión pública y gratuita de insumos fundamentales para las mujeres y otras personas gestantes durante el embarazo y para los niños y las niñas hasta los 3 años". Estos discursos que se presentan como progresistas y dicen conquistar derechos, son papel mojado si en la realidad no mejoran las condiciones materiales de la población más vulnerable.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias