×
×
Red Internacional

En el comunicado también se mencionó que se establezca un nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad para proporcionar financiación a largo plazo a los países de bajos ingresos. En Argentina los DEGs recibidos con ese fin se usaron para pagar la deuda que financió la campaña macrista y la fuga. Por el momento nada indicaría que el organismo ceda a este pedido.

Domingo 31 de octubre | 16:03
Foto: AFP.

Los líderes de los países miembros del G20 sugirieron este domingo, en su comunicado final de la cumbre en la ciudad de Roma, seguir discutiendo sobre la revisión de la política de sobrecargos del FMI, en línea con el planteo que el Gobierno argentino viene realizando. Nada indica que el Fondo acepte, y en el caso que acepte, la deuda seguirá siendo una pesada hipoteca.

Además, solicitaron al organismo de crédito multilateral la creación de un nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad para proporcionar financiación asequible a largo plazo a los países de ingreso medios y bajos, y pidieron la canalización voluntaria de parte de los Derechos Especiales de Giro (DEG) asignados para ayudar a los países vulnerables.

Recordemos que de los U$S 4.355 millones que el FMI envió bajo la forma de Derechos Especiales de Giro, el Gobierno decidió utilizarlos para pagar la deuda con el FMI.

Podés leer: El FMI envío U$S 4.355 millones, que Guzmán utilizará para pagarle... al FMI

Los países líderes confirmaron que continuarán trabajando en opciones para que los miembros con fuertes posiciones externas amplíen significativamente su impacto a través de la canalización voluntaria de parte de los DEG asignados para ayudar a los países vulnerables, de acuerdo con las leyes y regulaciones nacionales. Se recuerda que Alberto Fernández utilizó dichos recursos no para atender las necesidades sociales sino para pagar la deuda fraudulenta al FMI.

El comunicado del G20 podría parecer preocupado por los países afectados por la pandemia y la deuda, pero como señaló un comunicado de CATDM “el Banco Mundial, el FMI, el G20 y los países del Club de París han lanzado iniciativas para responder a la crisis de la deuda. Todos esos intentos son de lo más insatisfactorios: la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) y el Marco Común (MC) se limitan a aplazar la cuestión. Más de un tercio de los 73 países invitados a participar en la DSSI rechazaron la oferta para no ser desacreditados por las agencias de calificación y los mercados financieros internacionales, y ser sometidos a una nueva serie de medidas de austeridad por parte del FMI”.

“El resultado de la cumbre del G20, que reúne a los países que gobiernan el mundo en interés del Capital, deja claro que no se tomará ninguna iniciativa a favor de los países deudores del Sur para que puedan hacer frente a la emergencia”, agregó el comunicado. No hay nada que celebrar, mientras se continúe bajo el régimen del FMI solo se puede esperar un camino de mayor ajuste y reformas como la laboral, previsional y tributaria. Hay que rechazar el acuerdo con el Fondo.

Te puede interesar: Cómo salir de la trampa de la deuda eterna




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias