Deportes

CRISIS

El Club Universitario de La Plata quiere dejar a 23 familias en la calle

La institución quedó en manos de un fideicomiso por las abultadas deudas. Su primera medida fue despedir 23 trabajadores. Por ahora se logró una conciliación obligatoria.

Martes 22 de octubre | 20:02

La medida fue tomada por los integrantes del fideicomiso que hace pocas semanas quedaron a cargo del club por una decisión judicial. Los trabajadores, muchos con más de 30 años de antigüedad, fueron tratados con total desprecio: "la institución no cuenta con recursos para pagar sus indemnizaciones", les dijeron.

En la sede de Punta Lara (una de las tres que posee) quedaron sólo dos trabajadores, una cantidad totalmente insuficiente para hacer funcionar el predio durante el verano.

Se trata del desmantelamiento de una institución histórica que vio crecer a miles de deportistas que lograron un nivel deportivo internacional. Además de brindarle un espacio recreativo, terapéutico y de esparcimiento a miles de familias durante el año. Un espacio que se sostuvo gracias al esfuerzo de sus trabajadores, muchos de ellos hoy despedidos.

En una declaración al sitio Infoblancosobrenegro, el secretario General de UTEDyC La Plata Fernando Argüelles, dijo que “hay 23 despidos, la mitad de la nómina total de empleados. En la sede de Punta Lara se desprendieron de casi la totalidad de los trabajadores, sólo quedaron dos, por lo que es casi su cierre. En la pileta no quedaron guardavidas, así no va a poder funcionar”.

El club tiene una abultada deuda, por lo que se encuentra en una permanente bancarrota. Para encontrar una salida a la imposibilidad del pago de los plazos de deuda los directivos adhirieron a la ley de salvataje de entidades deportivas, conocida como “Ley Racing”.

Gran parte de las propiedades del club están hipotecadas y en peligro de embargo. Esa ley le permitió al club evitar los embargos pero lo deja en una posición de debilidad extrema.

De esta manera, el Poder Judicial designó a tres integrantes del fideicomiso para que se hicieran cargo de la gestión integral del club. Un equipo que no le tembló el pulso para dejar 23 familias en la calle para responder a las órdenes judiciales de reducir el déficit.

Según las declaraciones de Argüelles, “hay empleados de antigüedad variada, algunos con más de 30 años en el club a los que le faltaba muy poco para jubilarse. Es personal de distintas áreas, administrativos, de maestranza, profesores de deportes, entre otras”. Y agregó que “el club está en la lona y no tiene recursos para pagar las indemnizaciones. Echaron sin causa y a los trabajadores les dicen que no tienen forma de pagar”.

Sobre las medidas que tomará UTEDyC, su titular señaló que están “en la puerta del club, se suspendieron todas las actividades. Estamos en asamblea, haciendo la permanencia. Vamos a hacer la denuncia por despidos masivos en el Ministerio de Trabajo y accionaremos gremialmente”.

“La gente del fideicomiso asumió hace muy pocas semanas y ni siquiera conocen a los trabajadores que acaban de despedir. Nosotros vamos a hacer todo lo posible para conservar las fuentes de trabajo. El club debería desprenderse de alguno de sus activos para al menos pagar las indemnizaciones de trabajadores a los que también les deben salarios”, opinó Argüelles.

El Club Universitario cuenta con tres sedes: la de Punta Lara está hipotecada. La de Gonnet se utiliza a partir de una cesión a su favor condicionada para que allí se realicen actividades deportivas. La sede de La Plata, de 46 entre 2 y 3, podría ser vendida para intentar resolver la crisis.

Se trata de una institución histórica de la ciudad de La Plata a la que asisten miles de familias durante el año. Sin embargo, la crisis económica viene golpeando el bolsillo de los socios y socias que terminan ajustando por el lado de la recreación y el desarrollo deportivo para llegar a fin de mes.

Si bien se logró un conciliación obligatoria en el Ministerio de Trabajo con los despedidos en sus puestos de trabajo, el fideicomiso tiene un plan de guerra. Es necesario que UTEDyC llame una medida más contundente para frenar lo que se viene.

Frente a la situación que vive el Club Universitario, calco de otros clubes agobiados por la crisis económica, la salida realista para su salvataje es que pase a manos de sus propios trabajadores, terminando con los fines lucrativos o en función de deudas fiscales, para que sean accesibles a la gran mayoría de la sociedad que no puede pagar las cuotas.







Temas relacionados

UTEDYC   /    Despidos   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO