Internacional

INTERNACIONAL

El Bundestag votó el saqueo de Grecia

Con 453 votos a favor y 113 en contra, el parlamento alemán aprobó el miércoles 19 de agosto el tercer Memorandum of Understanding (MoU) con Grecia. Con esta votación se superó uno de los obstáculos para la autorización del saqueo de Grecia por parte de la Troika con Alemania a su cabeza.

Stefan Schneider

Grupo RIO - Berlín

Jueves 20 de agosto de 2015 | Edición del día

Fotografía: EFE

La gran mayoría de los miembros del partidos conservador, socialdemócrata y verde apoyaron el memorándum, mientras que el partido reformista de izquierda Die Linke votó mayoritariamente en contra.

Tras la ratificación del tercer "rescate" en el parlamento griego en la semana pasada que dejó debilitado al gobierno griego de Alexis Tsipras, varios parlamentos europeos han aprobado o aprobarán en los próximos días ese "acuerdo", punto culminante de una política inédita colonialista por parte de los capitales europeos en contra del pueblo griego.

Como informamos en otros artículos, ese "rescate" incluye un paquete inédito de privatizaciones de más de 50 mil millones (que incluye la venta de 14 aeropuertos al consorcio alemán Fraport), el recorte de pensiones, el aumento del IVA al 23 %, el ataque sostenido a los derechos laborales, además de otros medidas de ajuste. Con ese memorándum, que significa la capitulación completa del gobierno de Tsipras a la Troika, se agudizará aún más la crisis social que está atravesando Grecia.

La aprobación del memorándum en el parlamento alemán fue altamente esperada.

Una amplia mayoría del 78 % de los representantes parlamentarios presentes dio su voto a favor del memorándum. Ya en julio, el Bundestag había autorizado negociaciones con el gobierno griego en base al acuerdo que se había logrado en los días anteriores.

La "disidencia" conservadora en aumento

En julio, solo 439 representantes confirmaron el mandato del gobierno, con 60 miembros del partido conservador CDU dando su negativa a la política de la canciller Angela Merkel. Ayer, fueron 453 miembros del parlamento los que votaron por el memorándum. Pero al mismo tiempo, aumentó la cifra de "disidentes" en el partido de Merkel hasta 66, con 63 votos en contra y tres abstenciones. Sin embargo, con 228 votos a favor en su fracción parlamentaria, además del apoyo incondicional por parte del partido socialdemócrata SPD y de los Verdes, Merkel pudo sostener una amplia y cómoda mayoría por su política.

A su vez, el aumento de voces en contra de la línea partidaria muestra que se está formando una notable fracción "disidente" en la Unión Cristiana que —en perspectiva— puede significar más problemas para la canciller a la hora de imponer su línea en el partido. Por eso, durante la semana pasada, en los medios alemanes se discutía mucho sobre la posición de los líderes de la CDU frente al nuevo memorándum. El jefe de la fracción parlamentaria, Volker Kauder, amenazó a los críticos dentro de su partido de destituirlos de sus puestos en las comisiones parlamentarias si votaran en contra de la línea gobierno. A pesar de las críticas públicas fuertes, Merkel voceó su apoyo por la posición de Kauder.

Sin embargo, hay que mencionar que los "disidentes" conservadores no están en desacuerdo con la línea general de chantajear a Grecia y saquear el país. Lo que quieren es echar a Grecia de la Eurozona y están en contra del memorándum, porque le permite a Grecia mantener la moneda europea.

La cuestión del "Grexit" y el problema del FMI

Mientras que el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble había criticado el acuerdo en julio por no ir lo suficientemente lejos en el chantaje a Grecia, llamando por un "Grexit temporario", en esos días se mostró más favorable.

Es que Schäuble se había posicionado al lado extremo de las negociaciones para presionar más al gobierno reformista de Syriza, incluso aunque se abriera un conflicto con Merkel, jefa de su mismo partido. Ahora, tras lograr la ratificación del saqueo en contra del pueblo griego, Schäuble se pudo mostrar más "moderado", abogando por el Sí en la votación parlamentaria. Sin embargo, expresó su comprensión a los críticos en su fracción que votaron en contra del acuerdo, alertando que el memorándum sería sostenible solo si se realizaría consecuentemente, sin trabas y sin un recorte de la deuda.

El mayor problema para el capital alemán es la incertidumbre sobre la posición del FMI: su jefa Christine Lagarde había anunciado que recién en octubre se decidiría sobre la participación en el memorándum, tras una primera evaluación de las medidas impuestas por el gobierno griego hasta entonces. Aquí se vuelve a mostrar la línea totalitaria de la burguesía alemana en torno a la sumisión de Grecia: quiere quedarse con todas las ventajas del saqueo, con la responsabilidad mínima para el financiamiento del Estado griego desposeído.

La izquierda alemana paralizada

Como en la última votación en julio, el partido reformista Die Linke fue el único que no le prestó votos al gobierno: de sus 52 parlamentarios presentes, 45 rechazaron el memorándum, pero también hubo siete abstenciones.

Es decir que en comparación con las votaciones de hace un mes, aumentó por cinco la cifra de parlamentarios de Die Linke que se abstuvieron, en vez de rechazar por completo la política imperialista y colonialista del gobierno alemán. Pero tampoco los que votaron en contra del acuerdo mostraron una verdadera voluntad de oponerse a ella: no hubo ningún llamado por parte de Die Linke a movilizarse en contra del memorándum.

Y por si eso no fuera suficiente, en la izquierda reformista alemana no hay ninguna crítica hacia el gobierno de Tsipras ante la capitulación a la Troika. Es decir que mientras que en Alemania los reformistas se niegan a una verdadera resistencia contra la Troika, siguen apoyando al principal responsable de la desmovilización del pueblo griego.

Contra esa perspectiva, en Alemania hace falta una gran movilización en solidaridad con las masas griegas en contra del chantaje y saqueo por parte de la burguesía alemana. En Grecia, es necesario desarrollar la movilización independiente de la clase trabajadora en contra del nuevo memorándum, basándose en los procesos de lucha que existen y extendiéndolas en perspectiva de un gobierno de trabajadores que rompa con la Troika y sus socios griegos.







Temas relacionados

Grecia   /    Deuda griega   /    Alexis Tsipras   /    Troika   /    Angela Merkel   /    Syriza   /    Alemania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO