Mundo Obrero

Entre Ríos

Egger Concordia: persecución gremial y despidos en la industria de la madera

Diez trabajadores despedidos de la multinacional Egger de la localidad entrerriana de Concordia, luchan por la reincorporación en sus puestos de trabajo. Fueron despedidos por afiliarse al sindicato químico.

Domingo 29 de septiembre | 22:34

La multinacional Egger (ex Masisa), radicada en el Parque Industrial de la localidad entrerriana de Concordia, es una de las 18 plantas de una empresa austríaca dedicada a la confección de aglomerados y molduras. Allí trabajan 400 empleados efectivos y 200 contratados, pero en mayo de este año fueron despedidos 10 trabajadores que aun pelean por su reincorporación.

El conflicto se desató cuando a finales de 2018 la empresa impuso a los operarios de turnos rotativos un cambio de horario para la entrada y salida de la planta que se encuentra a mas de 10km del centro de la ciudad, lo que implicaba para muchos de ellos salir de allí a las 15hs y almorzar en sus casas a las 16 o salir a las 23 horas y llegar a sus domicilios a las 24 hs con sus familias ya durmiendo.

Te puede interesar Los turnos rotativos y la falta de tiempo para vivir

En febrero de este año los trabajadores comenzaron a juntar firmas para presentar en a la gerencia y con un proceso de asambleas lograron el compromiso de rever la medida, a la vez que acordaron una mejora salarial para los empleados precarizados que cobraban mucho menos de lo correspondiente por convenio. Pero la patronal utilizó el acuerdo para ganar tiempo e identificar a los trabajadores que habían juntado firmas y que se pusieron al frente de las asambleas.

Hasta entonces ellos no tenían representación gremial ya que hace diez años se desafiliaron del sindicato de la madera, porque se dedicaba a denunciar ante la empresa cada vez que alguien se acercaba con algún reclamo. Ante esta nueva situación de conflicto, los trabajadores se afiliaron masivamente al sindicato de químicos.

Pero 24 horas después de haber votado a sus nuevos delegados, la empresa despidió a 10 de ellos. A pesar de 6 días de acampe, asambleas y lucha rodeados de solidaridad del resto de la planta y de trabajadoras y trabajadores de la región, el Ministerio de Trabajo de Concordia nunca falló contra la persecución gremial aceptando el falso argumento de la patronal de que los despidos se debían a la baja producción.

Las compañeras esposas y novias de los trabajadores despedidos, ante el silencio del Intendente Enrique Tomás Cresto (PJ) en un conflicto que fue muy conocido en toda la ciudad, entregaron una carta en mano al Gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet (PJ) quien a pesar de haberse comprometido a intervenir, al otro día sostuvo ante la prensa que el recorte de personal se debía a las políticas del gobierno nacional de Mauricio Macri y que por tanto había que esperar hasta las elecciones de octubre.

El martes pasado los obreros viajaron a Buenos Aires para participar de la jornada de lucha votada en el Plenario Nacional de Trabajadores Ocupados y Desocupados que sesionó en el camping del Sindicato del Neumático. Allí tomaron la palabra y denunciaron su situación.

Esta lucha se da en el segundo municipio más grande y el más pobre de Entre ríos donde abunda la desocupación y el trabajo precario golondrina. Allí la resistencia de 10 trabajadores y sus familias que no bajan los brazos y pelean por la unidad es un ejemplo que hay que seguir rodeando de solidaridad.







Temas relacionados

gremiales   /    Concordia    /    Madera   /    Derechos sindicales   /    Precarización laboral   /    Despidos   /    Entre Ríos   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO