Política

Editorial de editoriales: ¿a quién le habla el presidente?

Alberto Fernández tuvo dos apariciones públicas de relevancia esta semana: el Coloquio de IDEA y el acto virtual bautizado “75octubres”. El ex presidente Mauricio Macri quiere ganar protagonismo. Dos mundos que se alejan: la política de los de arriba contrasta con la de los de abajo.

Jesica Calcagno

@Jesi_mc

Domingo 18 de octubre | 12:53

Dos actos, dos discursos

Ayer se conmemoraron 75 años del “Día de la lealtad peronista” y el presidente cerró un acto virtual en la sede de la CGT de Azopardo. El discurso presidencial no dejó mucho más que “unidad” como sinónimo de “lealtad”. Pareció más un acto de campaña, hablando de una “reconstrucción que viene” , como si Alberto Fernández no estuviera gobernando hace más de 10 meses. Un mensaje político para mostrar que el presidente conserva un poder sostenido por gobernadores e intendentes y la dirigencia sindical.

Pero… ¿un mensaje para quién? ¿A quién le habló el presidente en el acto virtual de “75 octubres”? ¿Un mensaje al empresariado más concentrado que chateó sus críticas en el coloquio de IDEA? ¿Le habló a su propia coalición para cerrar filas y dejar sus internas de lado? ¿A la militancia de una coalición que no puede equilibrar sus alas y muestra sus dientes antipopulares hasta con el “Cuervo” Larroque? Porque lo que es seguro es que Alberto Fernández no le habló a los millones de trabajadores que ya están sufriendo un ajuste.

A pesar del faltazo de Cristina Fernández, estuvieron todos los sectores de la coalición representados. Así lo refleja Pablo Ibáñez en Clarín: todos los gobernadores del PJ, hasta el cordobés Juan Schiaretti, intendentes de distintos paladares (Fernando Espinoza de La Matanza hasta Mayra Mendoza de Quilmes), las distintas alas sindicales de la CGT y la CTA, y ministros y funcionarios más destacados, incluido Máximo Kirchner. Ibáñez cuenta que Fernández le dijo a Clarín al finalizar el convite que “Cristina está” para desdramatizar su ausencia, que sólo se hizo presente por twitter

Eduardo Van Der Kooy aprovecha para meter una chicana por el inmovilismo de la coalición de gobierno: “la discusión se viene planteando en un terreno ingrato para el oficialismo: la calle”. Eligió esta vez cuestionar a Alberto, Cristina y Mauricio Macri, no ve un liderazgo posible en ninguno. Pero en un sugerente final habla de una proa que “enfila hacia el Fondo Monetario Internacional”. ¿Todo el poder a Kristalina?

En la previa virtual, Hugo Moyano mostró su juego propio: dar apoyo al gobierno pero desmarcardo de la conducción de la CGT de Héctor Daer. Con una caravana que dio la espalda a la virtualidad, bajo el lema de “recuperar la calle” frente a las reiteradas marchas de la derecha de “las señoras bien alimentadas y con buenas ropas”. Moyano suele moverse leyendo tendencias del malestar social de una franja importante de trabajadores formales. Es un dato de su disputa de poder, pero también de que el inmovilismo no cierra.

El salto mortal de un relato que pasó de Perón y Evita a Néstor, Cristina y Alberto, borrando a Menem y Duhalde, hicieron del acto una búsqueda “épica” negando que ya estamos en una crisis. No es casual esa negación en medio de las presiones devaluatorias. Como tituló Diego Genoud esta semana en El Canciller “Fernández quiere ser Kirchner pero se perfila para ser Duhalde”.

Para la militancia peronista de la coalición, la épica sólo alcanzó para que algunos se movilicen en auto por el incidente del hackeo a la página de transmisión. Lo que no logró la desaparición y muerte de Facundo Castro, las amenazas represivas a los sin techo en Guernica, o el provocador 7% que negoció UPCN para los estatales… lo lograron algunos hackers.

Lo que más resonó esta semana fue la participación de Alberto Fernández en el Coloquio de IDEA, que nuclea al empresariado. El discurso presidencial ahí sí tuvo un interlocutor claro. Los que presionan para la devaluación, no liquidan la cosecha especulando como siempre. Pero no es escuchado. O mejor dicho, lo escuchan para “tomarle el pulso”. Después de tantos gestos presidenciales (con beneficios al empresariado y los conocidos retrocesos), los que están empoderados son ellos. El chat del coloquio de IDEA parecía un trollcenter empresarial” . Fue una nueva demostración de que son los más decididos a pelear su clásica agenda de clase: devaluar, ajustar, flexibilización laboral y reforma jubilatoria. Cuanto más habla el presidente a los empresarios, le termina dando más lugar a esta agenda que se puede sintetizar en pocas palabras: reventar a la clase trabajadora.

Macri entre la “autocrítica” y el (no) poder

Tuvo sus dos apariciones televisivas en la semana, la últimafue el viernes. Fernando Rosso sintetizó su mensaje: “ejerce una forma de autocrítica sui generis: autocritica a todos los demás” en el Newsletter “Del Otro lado” (que por cierto pueden suscribirse aquí ). Hoy Martín Rodríguez parte de esa definición para otra conclusión: aunque el ex presidente se ubique diciendo “no tuve el poder”, en realidad llegó al poder para devolverlo a los grandes de la economía, a Comodoro Py, a la Policía bonaerense.

Pero en esa ecuación de “pesada herencia” del macrismo faltan sin embargo las invaluables colaboraciones del peronismo al ex presidente: el Frente Renovador con Sergio Massa, los gobernadores y la CGT. Muchos de los que estuvieron sentados ayer en la primera fila del acto virtual “75 octubres”.

Las apariciones del ex presidente tienen variadas interpretaciones. Para mostrar que lidera la coalición opositora de Juntos por el Cambio y prepara el escenario electoral 2021. Hay otras hipótesis: que se quiere anticipar a la publicación de su hermano, Mariano, que no lo dejaría bien parado.

Como sea, adelanta que los usos de la grieta y la polarización siguen vigentes. Aunque tenga dudosos resultados electorales, como dijimos la semana pasada, hay que verlo en el cuadro de la crisis que reconfigura las relaciones entre las clases fundamentales y la disputa por el péndulo de la llamada clase media.

Dos mundos

Mientras el presidente le sigue hablando a los grandes empresarios y propietarios, la economía continúa perfilándose contra los trabajadores. No da tregua, a cada paso, a cada dato o anuncio, el bolsillo de las grandes mayorías laburantes se sigue licuando. Por eso el acto “75 octubres” se pareció más a un fantástico mundo que a la vida real de millones.

En el mundo real el martes arrancamos con un aumento del pan del 10%. Siguió el miércoles con los datos de INDEC de la inflación de septiembre que arrojó 2,8% y acumula en tan sólo 9 meses 22,3%. El Consejo del Salario avaló el mismo día un salario mínimo de indigencia en cuotas, que sigue muy atrás de la inflación. Además el gobierno hizo dos anuncios que prometen limarlo más todavía: aumentó las naftas 3,5% en promedio en todo el país (con subsidio a las empresas incluido) y anticipó el regreso de los tarifazos de luz y gas para fin de año.

El viernes el dólar terminó, una vez más, con la escalada del dólar blue. Llegó a los $178, aumentando $12 en esta semana corta. Nuevos saltos del dólar que muestran la presión empresarial para profundizar el saqueo. Alfredo Zaiat describe hoy el negocio de la brecha cambiaria, y se entusiasma con algunas medidas que tomaría el ministro de economía Martín Guzman. Grandes empresas endeudadas en el exterior, sobrefacturación de importaciones para stockearse con el dólar oficial más barato, son algunos mecanismos con los que siguen ganando los mismos de siempre.

Los costos de una economía extranjerizada y dependiente que no encuentra, ni encontrará, una salida favorable al pueblo trabajador con la agenda que debate el gran empresariado y la política tradicional. Pablo Anino muestra aca que hay otra salida, de otra clase.

En el popurrí que hace Horacio Verbitsky en su editorial dominical, dedica un apartado al conflicto en Guernica por tierra y vivienda digna. Busca dar una visión tranquilizadora de la negociación. No casualmente, Verbistky no hace referencia a cuál es la propuesta del gobierno de Kicillof. Eso es justamente uno de los cuestionamientos de los vecinos: piden que la propuesta sea por escrito y firmada por el gobernador y Andrés Larroque y que todas las familias reciban una copia para decidir en sus asambleas. Quieren precisiones sobre los terrenos y que cese el amedrentamiento del desalojo.

Las y los trabajadores informales son los primeros que están siendo atacados por la crisis en desarrollo. Guernica es la expresión de esa realidad. La que le pone caras a los casi 4 millones de puestos de trabajo perdidos entre abril y junio. Este mundo se está multiplicando, y empieza a pelear y abrirse paso. Expropiar a los usurpadores o la miseria generalizada, esa es la cuestión.

PostData. Hoy son las elecciones en Bolivia. Desde ayer circularon imágenesde la militarización del gobierno golpista a horas de abrirse las urnas. Les recomiendo la lectura de este artículo de Javo Ferreira que pone el eje en la conflictividad social del país hermano y sus perspectivas.







Temas relacionados

Fernández-Fernández    /    Guernica   /    Alberto Fernández   /    Coloquio de IDEA   /    Axel Kicillof    /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO