Cultura

DEBATES //

EREA: Sobre la coordinación entre artistas, estudiantes y trabajadores

A propósito del Encuentro Regional de Estudiantes de Arte abrimos el debate, sobre la organización y las perspectivas futuras.

Jueves 21 de julio de 2016 | Edición del día

El fin de semana pasado, se llevó a cabo en el edificio del EMAD, el Encuentro Regional de Estudiantes de Arte. Fueron dos días donde los centros de estudiantes de la UNA, de escuelas municipales de la Ciudad de Buenos Aires, del Gran Buenos aires, del Astor Piazzolla, EMAD, IMTA, UNDAV, EMBA, Manuel de Falla, organizaron talleres, charlas y paneles de discusión, de las cuales participaron cientos de estudiantes y artistas.

Quienes somos parte de estas escuelas, nos encontramos muchas veces en las calles luchando en defensa de la educación pública, por los reclamos de edificio propio, en defensa de nuestros espacios, y otras tantas manifestaciones. Por eso consideramos que este encuentro es muy importante, ya que sienta un primer paso para una coordinación efectiva entre estudiantes de arte a nivel regional.

Desde La Caja Roja, ilustradores de La Izquierda Diario, apoyamos el Encuentro participando de las exposiciones colectivas. Somos estudiantes, artistas y trabajadores que acordamos con el objetivo de, más allá de sacar nuestro arte de los salones; crear un espacio de organización para luchar y reflexionar políticamente alrededor del arte.

Queremos transformar esta sociedad capitalista que solo trae penurias a las masas populares, ya sea bajo los gobiernos llamados progresistas, como para muchos era considerado el gobierno de los Kirchner o con los más de derecha como el actual gobierno de Macri.

Una transformación verdadera tiene que arrancar de cuajo las raíces de esta sociedad basada en la explotación y en el robo del trabajo ajeno, por eso es necesario ser anticapitalistas, para así derrotar al sistema. Esa capacidad revolucionaria para los marxistas está en la clase obrera y su liderazgo en el poder, por el lugar que ocupan haciendo funcionar los principales resortes de la economía.

Sin embargo, es imposible para la clase obrera por si sola alcanzar el poder y mantenerlo. Para ello necesita como sus aliados a aquellos que también son oprimidos y explotados por el capital.

Por eso, los estudiantes y artistas debemos buscar la unidad permanente con sus luchas, que también son las nuestras, y juntos construir una poderosa fuerza social que enfrente este sistema.

Hoy tenemos la importante tarea de organizarnos frente al ajuste, expresado en los despidos, la falta de presupuesto, la suba de precios y los brutales tarifazos. Para el actual gobierno de los Ceo´s la cultura y el arte son también un negocio, y la designación de Ángel Mahler como ministro de Cultura de CABA es un claro ejemplo de esto. Estudiantes y artistas no podemos ser indiferentes, tenemos que sumar todas nuestras fuerzas y creatividad para enfrentar esta política.

Nuestro lugar como parte de esta lucha apunta también a enfrentar todas las limitaciones a la producción artística. La falta de presupuesto y el abandono de las escuelas son parte de nuestros cuestionamientos, como también cualquier intento de censura o reglamentación para la producción artística y cultural.

El arte tiene sus propias leyes y no podemos imponerle límites. Por eso defendemos la más completa libertad para la creación. Pensamos que el arte no puede estar restringido a una función política, a los dictados de un partido o del estado.

Total libertad en el arte! como afirma el “Manifiesto por un arte revolucionario independiente” (1938) que Trotsky escribió junto a Breton y firma también Rivera, en un claro enfrentamiento al “dirigismo” autoritario y unilateral del estalinismo.

Todas las iniciativas, expresiones, diversidad estética y formal pueden y deben tener su lugar entre los artistas que apostamos a la transformación social. Porque, como dice E. Grüner en el prólogo al libro El encuentro de Breton y Trotsky en México, Lo que sí puede hacer el arte con su "autonomía", su imaginación y su libertad formal es indicar la existencia posible de un mundo de libertad no enajenada, cuya realización sólo puede ser llevada a cabo por los hombres y mujeres de carne y hueso operando sobre sus condiciones materiales de existencia.

Saludamos el EREA, convencidos que su camino de lucha nos encontrará organizados como estudiantes y artistas junto a la clase trabajadora para poder transformar radicalmente esta sociedad.







Temas relacionados

Arte y política   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO