×
Red Internacional

GOLPE EN MYANMAR.EE.UU., la UE y la ONU buscan desviar la lucha de los trabajadores de Myanmar

El movimiento de desobediencia civil contra los militares parece fortalecerse, pero el llamado de ayuda a as potencias imperialistas y las instituciones internacionales podría resultar fatal para las aspiraciones populares.

Jueves 18 de febrero | 22:32

Este miércoles Myanmar vivió otra jornada de movilización popular masiva contra el golpe militar del 1 de febrero. Las imágenes que nos llegan son impresionantes. Cientos de miles de personas llenan las calles de Yangon, la antigua capital del país. Estas imágenes muestran que la movilización no se debilita a pesar de la represión y que incluso parece llegar a otros sectores de la sociedad en general y capas de trabajadores en particular.

Los manifestantes no solo asaltaron las calles de Yangon, sino también otras ciudades, grandes y pequeñas, de todo el país. Así, en las zonas rurales, los campesinos se sumaron a los manifestantes con sus tractores, recordando imágenes que hemos visto en la India, que está atravesada por una profunda movilización campesina.

Además, en Yangon la otra imagen que llamó la atención fueron los miles de automovilistas que bloquearon con sus autos las calles, avenidas, puentes y accesos principales a la ciudad. Una “avería colectiva” repentina detuvo los coches, creando no solo enormes atascos de tráfico, sino también impidiendo que miles de trabajadores, que aún no se han unido al movimiento, vayan a trabajar. Esta acción también resultó en la entrada de camiones del ejército a la ciudad.

De hecho, lo que los manifestantes denominan Movimiento de Desobediencia Civil (MDC) tomó en la práctica la forma de una especie de huelga general. Ya hemos mencionado la importante participación de los trabajadores de empresas privadas de las industrias textil, confección y calzado en la resistencia al golpe. La clase trabajadora, que ya se encuentra en una situación muy precaria, se ha dado cuenta de que el régimen militar solo fortalecerá el poder de los empresarios.

Pero esta movilización gana cada vez más sectores: hospitales, empleados de diferentes ministerios y administraciones públicas; según la empresa de transporte de Ferrocarriles de Myanmar, el 99% de los trabajadores ferroviarios de las regiones de Yangon y Mandalay están en huelga; varios bancos privados también han anunciado que han cerrado sus sucursales por falta de personal, ya que sus empleados se han sumado al movimiento de desobediencia civil.

Sin embargo, este movimiento que asume objetivamente aspectos de huelga general y ve una consecuente participación proletaria, sigue siendo liderado e influenciado por fuerzas políticas burguesas, como la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Aung San Suu Kyi. Tampoco se debe creer que en esta movilización sólo participan los trabajadores: hay otros sectores de las clases populares como los campesinos pobres y la juventud estudiantil; pero también sectores de las clases medias, comerciantes, ejecutivos de servicios públicos cercanos a la LND.

Obviamente, no hay garantía de que la LND y Suu Kyi puedan liderar y canalizar esta enorme fuerza social, que de hecho podría escaparse de sus manos. Sin embargo, por el momento pueden imponer en gran medida ciertas consignas. Es en este sentido que podemos observar pancartas exigiendo a Estados Unidos, la UE y la ONU "actuar", intervenir con más firmeza.

Sin embargo, las potencias imperialistas occidentales y sus instituciones como la ONU no son en modo alguno garantes de los derechos democráticos de los pueblos. Todo lo contrario. Solo en la región del sudeste asiático, Estados Unidos se encuentra entre los principales aliados internacionales del régimen dictatorial tailandés, también es socio importante del ejército vietnamita y, a pesar de algunas fricciones con Washington, del gobierno ultrarreaccionario de Rodrigo Duterte en Filipinas que sigue siendo un componente clave de la política de cerco de China.

Además, los trabajadores y las clases populares no se movilizan simplemente por Suu Kyi sino también, y sin duda principalmente, por sus condiciones materiales de vida. Y lo que también hay que decir es que el gobierno de la LND ha permitido en los últimos años que empresarios locales y multinacionales occidentales, japonesas, chinas, surcoreanas, entre otras, exploten en exceso a la clase obrera birmana. Estas corrientes burguesas proimperialistas son en este sentido incapaces de acabar con esta explotación, abusos, humillaciones y represiones patronales contra los trabajadores y las clases populares. Lejos de eso, incluso son cómplices.

Occidente y la ONU se han pronunciado en contra del golpe; Estados Unidos incluso impuso algunas sanciones selectivas a los oficiales militares de Myanmar. Sin embargo, están haciendo un acto de equilibrio en el que intentan asegurarse de que su presión no termine empujando a los militares a los brazos de China, mientras continúan apareciendo como "defensores de la democracia".

China ha sido acusada por muchos manifestantes de ayudar al ejército. Si bien no se puede descartar esta hipótesis, también es cierto que China no tiene ningún interés en desestabilizar la situación en Myanmar, país fundamental para su estrategia global: el corredor comercial que está construyendo a través de Myanmar le permitirá el acceso directo al Océano Índico sin pasar por los países hostiles en su costa este. Además, China no solo mantiene buenas relaciones con los militares, sino también con la propia Suu Kyi. Como dijo su embajador en Myanmar, tratando de preservar la imagen de China con los manifestantes: “ Beijing quiere que las cosas vayan bien con su vecino del sur, en lugar de verlo volverse inestable o incluso caer en el caos (...) Aung San Suu Kyi tiene buenas relaciones con China, y está comprometida a construir el Corredor Económico China-Myanmar (CMEC) - que es parte del vasto programa de desarrollo de infraestructura internacional de Beijing (…) - y para implementar la cooperación práctica en otras áreas ”.

Para preservar sus intereses, China no querría que su imagen se deteriorara demasiado entre la población de Myanmar. Incluso en el caso de apoyo militar, tampoco tiene interés en aplastar, de una forma u otra, la protesta y eso genera una gran animosidad popular hacia China que parecería demasiado pegada a los golpistas.

Pero todas estas consideraciones tanto de parte de China como de las potencias imperialistas occidentales, Japón, y otras potencias regionales o incluso las militares o Suu Kyi y su corriente política están completamente alejadas de los intereses de la clase obrera y las clases populares del país. Sin embargo, si la clase trabajadora no es capaz de desarrollar su propio partido político y organizaciones de lucha, para defender sus propios intereses contra los patrones locales, los militares y los capitalistas internacionales, muy rápidamente se encontrará en un callejón sin salida y con todo su poder social será desviado, incluso vuelto contra él.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias