Política

“CONDENADOS AL ÉXITO”

Duhalde visitó a Fernández en la Rosada: “¿Presos políticos? No quiero discutir estupideces”

El expresidente y responsable de la Masacre de Avellaneda se reunió con el presidente. Entre otras cosas,habló de la deuda y dijo que va a ”ayudar” al Gobierno a intentar que baje el precio de los alimentos.

Miércoles 19 de febrero | 00:00

Foto Twitter Alberto Fernández (Archivo)

El expresidente (2002-2003) y exgobernador bonaerense Eduardo Duhalde visitó a su amigo Alberto Fernández este martes en la Casa Rosada. Casi como un asesor más del Gobierno (lleno de funcionarios que otrora se autoproclamaban “antiduhaldistas”) Duhalde conversó largo y tendido con Fernández sobre varios temas, algunos de los cuáles se los relató a las radios Continental y Futurock y a la agencia estatal Télam.

“Argentina está condenada al éxito”

La frase no es nueva. La pronunció el mismo Duhalde al asumir la presidencia (designado no por una elección sino por el Congreso) a comienzos del año 2002, tras la renuncia de Fernando de la Rúa y las efímeras presidencias de Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Camaño. Ahora vuelve a decirla, como si no hubiera pasado demasiada agua bajo el puente en dos décadas.

“La Argentina está condenada al éxito y tiene mucho potencial”, dijo Duhalde, y agregó que solo “falta que los dirigentes lo entiendan”.

Respecto a Fernández dijo “Alberto me chatea” y “hay que poner el hombro” para ayudar a su Gobierno, “porque la situación no es fácil, pero hemos pasado peores. Vamos a salir”.

Y sobre la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Duhalde dijo: “siempre me llevé mal con ella, pero ahora la relación es regular. Cuando yo estaba enfermo en 2018 ella me llamó, preocupada por mi salud. Me sorprendió gratamente”.

“La deuda hay que pagarla y se va a pagar”

Sobre el plan oficial de renegociación de la deuda externa, Duhalde aseguró que Argentina no va a entrar en default. “Nunca me preocupó eso, los usureros siempre quieren cobrar y siempre aprietan. Lo único cierto es que van a arreglar, siempre arreglan. Nunca me interesó la deuda. La deuda hay que pagarla y se va a pagar, siempre se ha arreglado”, sentenció.

Y agregó que “siempre se arregla, el usurero quiere cobrar. El más preocupado debe ser el acreedor, y mejor es preocuparlo un poco más. Macri cometió un grave error, pidió demasiada plata en poco tiempo. La deuda que se ha tomado es un desastre, peor que en 2002. La inseguridad es más importante que la deuda”.

“El precio de los alimentos es un escándalo”

Según dijo, el motivo central de la visita a Fernández en la Casa de Gobierno fue su “preocupación” por el precio de los alimentos en el país. Y hasta planteó que su objetivo “es ayudar al Gobierno” para bajar el valor de la comida. “Hay que hacerlo rápidamente”, porque urge “bajar el precio de los alimentos”, afirmó.

En ese sentido, informó que tuvo una reunión con la secretaria de Comercio Interior Paula Español. “Pero está tan ocupada que voy a ocuparme yo. Todavía están armando equipos. No es solo que los más pobres no tienen para comer; la clase media está afectada, sacan a sus hijos de las escuelas privadas, dejan la obra social”, dijo Duhalde.

La “propuesta” del exgobernador es “intentar que los alimentos se vendan por peso o a granel”. Dice que se la comentó a Fernández y que va a viajar por su cuenta a Europa “a ver cómo funciona”. Y recordó que intentó “trabajar con Macri sobre el tema del precio de los alimentos, pero no se pudo”.

Presos políticos

En las entrevistas que concedió le preguntaron sobre si en la Argentina hay presos políticos. “No quiero discutir estupideces, no hay que perder tiempo en esa discusión”, dijo cortante como para que no se insista en el tema.

Como no se profundizó en el tema, Duhalde zafó de tener que ahondar en sus conceptos e, incluso, de caer en algunas contradicciones. Como se recordará, su presidencia se desarrolló en medio de un oleada de procesamientos y prisiones de miles de luchadoras y luchadores. Un proceso de criminalización de la protesta social que tuvo su pico máximo con el asesinato a balazos por parte de las fuerzas represivas del Estado de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, el 26 de junio de 2002 en la estación ferroviaria de Avellaneda.

Como explica en una columna de este diario la diputada porteña y dirigente del PTS y el Frente de Izquierda Myriam Bregman, “la historia argentina demuestra la existencia de cientos de presos políticos (…) desde los presos anarquistas o comunistas de principio del siglo pasado a la actualidad. Sin ir más lejos, bajo el Gobierno de Macri fueron presos políticos César Arakaki, Dimas Ponce y Daniel Ruiz por movilizarse contra la reforma previsional en 2017”.

Bregman afirma lo que Duhalde niega, que “todo preso por participar de una protesta social o popular es preso político”. En ese sentido, los casos de Milagro Sala, (“detenida por participar de un acampe y luego le abrieron otras causas que el propio presidente del Tribunal Supremo de Jujuy reconoció que lo hicieron por orden del gobernador Gerardo Morales”) y de Luis D’Elía (“preso en un penal federal por haberse movilizado a una comisaría en repudio del asesinato de un militante popular: en el cable 1222 de Wikileaks se ve cómo la Embajada de Estados Unidos reclama su detención”), son claros ejemplos.

¿Habrán hablado de los casos de Sala y D’Elía los amigos Duhalde y Fernández en su cita en la Casa Rosada? No se sabe. Lo cierto es que hablar de eso, al menos públicamente, para el exgobernador bonaerense y presidente interino es “perder el tiempo” hablando de “estupideces”. Sin dudas para él todo es muy sencillo. Sobre todo porque es uno de los tantos funcionarios que terminaron impunes aún en crímenes tan aberrantes como los de Kosteki y Santillán.







Temas relacionados

Masacre de Avellaneda   /    Eduardo Duhalde   /    Presos políticos   /    Puente Pueyrredón   /    Darío Santillán   /    Maximiliano Kosteki   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO