Mundo Obrero

Docentes y estudiantes de pie, Andrés Rodríguez de rodillas

El día de ayer martes salió un aviso de UPCN donde anuncia con bombos y platillos un acuerdo para agregar al salario de los estatales dos sumas fijas de $2.000 en octubre y $4.000 en noviembre remunerativas no bonificables, que en mano es mucho menos; y un aumento del 15% del presentismo.

Miércoles 29 de agosto de 2018 | 09:11

A Andrés Rodríguez, conocido criador de caballos y dirigente de UPCN no le tiembla el pulso para seguir negociando salarios estatales por debajo de la canasta familiar, diciendo que “nos preocupa más sostener el empleo que el poder adquisitivo”.

Pero ni chicha ni limonada. Los salarios estatales en muchos casos están por debajo de la línea de pobreza, y los despidos siguen pasando sin que UPCN haga nada más que avalarlos, llegando al extremo de decir en boca de Andrés Rodríguez que son “rumores”, como dijo de los 700 en Agricultura familiar. En estos días los trabajadores del INTA denuncian que se vienen 600 despidos más, y a futuro el Ministerio de Modernización plantea miles de despidos más bajo el eufemismo de dotación óptima, incluidos 7.000 despidos para el 31 de diciembre de los convenios de asistencia técnica que no son otra cosa que contratos precarios del estado a través de las universidades.

Ser faldero del gobierno “garantizando la gobernabilidad” sin salir a la calle, y del acuerdo con el FMI “garantizando el ajuste” en el presupuesto público tiene su precio… el problema es que como siempre quieren que los trabajadores paguemos el costo de los desfalcos millonarios de las cuentas off shore, la quita de retenciones a la soja, la fuga de capitales y los salarios millonarios de funcionarios de todos los gobiernos de turno y de los burócratas sindicales. Y de paso, los subsidios a la iglesia y los salarios de los curas, obispos, cardenales y toda la jerarquía eclesiástica.

Mientras tanto ATE sigue como siempre más enfrascado en sus peleas y divisiones internas que en garantizar un plan de lucha serio a la altura del ataque o en pelear por el derecho de las trabajadoras: formando parte de la CTA Autónoma llamó a elecciones el 8A (mismo día que se votaba la Ley de interrupción voluntaria del embarazo en el Senado) y siendo parte de la CTA de los argentinos llamando a confluir con la CGT moyanista, y esperando el 2019.

Mientras tanto los estatales ven diluirse el magro aumento conseguido en la paritaria de mayo (en cómodas minicuotas de 3%, 6% y 6%). Y ahora, la anunciada revisión de la paritaria tampoco alcanza para cubrir un salario que supere la línea de pobreza. Por si fuera poco miles de estatales de las categorías más bajas vieron menguar su ya magro salario con la quita de las horas extras que ya se empezó a realizar en algunas dependencias.

El acuerdo que está por firmarse incluye, además, la incorporación al Convenio Colectivo de Trabajo del ítem del presentismo, que es un avance sobre los derechos adquiridos de los trabajadores ya que para cobrarlo los trabajadores deben dejar de lado la posibilidad de una licencia por razones personales, asistir enfermos al lugar de trabajo o poder pasar en vez de 28 días de estudio sólo 10.

En los últimos meses el movimiento de mujeres por millones salió a las calles, al tiempo que el movimiento docente, científico y estudiantil se encuentra en este momento luchando contra el ajuste en la educación pública y los trabajadores del Astillero Río Santiago salen a la calle contra el vaciamiento y potencial cierre. Los trabajadores y trabajadoras estatales estamos llamados una vez más a salir a la calle contra los despidos y el ajuste, contra el FMI y la deuda que nos quieren imponer.







Temas relacionados

Andrés Rodriguez   /    Trabajadoras y trabajadores estatales   /    UPCN   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO